El hombre ante la muerte

La muerte está presente siempre en nuestra mente.La muerte da sentido a nuestra vida ya que la dota de tiempo.La tenemos como cierta aunque nunca la hayamos experimentado.No me importa ahora si luego o antes hubo otras vidas, no me interesa hablar de la vida después de la vida.No sé qué es la vida eterna.Vivimos porque morimos.Sólo en la infancia, tal vez, la muerte no existe.Sólo los niños, entonces, pueden vivir el momento, lo demás son vanos intentos.Cuando el niño reconoce la muerte, cuando es consciente de que ella siempre llega, entonces, deja de ser niño.Primero viene la angustia de saber, de reconocer y de admitir que los seres que le quieren morirán algún día.Ésta es la primera pesadilla con sentido de todo el que ha sido niño.También es su primera certeza.

El error que todos cometemos cuando no podemos resolver un conflicto es no enfrentarnos a él, apartarlo de nuestro lado, fingir que no existe.Los seres humanos somos maestros en ese dificil arte.De entre todos los problemas que nos acechan a lo largo de la vida al que más damos la espalda es al de la muerte.Queremos vivir como si ésta no existiera, deseamos ser eternos adolescentes que creen ser inmortales, enterramos la cabeza en la arena y vivimos con el engaño, pretendiendo  que la muerte no vendrá nunca a visitarnos.

No voy a discutir si las religiones son simplemente un consuelo ante la muerte, me dan igual ahora las creencias.El hecho cierto es que vivimos negando la única evidencia, posponiendo encarar este problema por los siglos de los siglos.¿Qué conseguimos con eso?,¿nos sirve realmente de ayuda?

Lo terrible de la muerte es que llega en cualquier momento.No está allá, en un final lejano al que nos enfrentaremos a su debido tiempo.Está aquí ,a nuestro lado, y lo sabemos.No tiene por qué ser un momento culminante al que nos encararemos decisivamente. La muerte no avisa, está detrás de cualquier esquina.Yo no pretendo un adiestramiento para saber morir, no quiero que pasemos el tiempo pensando en que éste puede ser nuestro último momento.Sólo insinúo, que la aceptemos.

De entre todas las diferencias entre los seres humanos y los animales la única que es patente es la consciencia de la muerte.Podemos decir sin temor a equivocarnos que somos los únicos seres vivos que viven sabiendo que su vida tiene un límite.Somos inteligentes, es cierto,tenemos sentido del humor,nos reímos,hemos desarrollado un lenguaje,creado incluso conceptos abstractos, nos enamoramos, el sexo no tiene sólo fines reproductivos, creamos, inventamos y soñamos.Los animales en pequeño o mayor grado algo de todo esto tienen.Lo que marca la diferencia, lo que nos hace verdaderamente únicos es que nacemos sabiendo que moriremos.

¿Qué pasaría, pues,si aprendiésemos a aceptar la muerte?Yo no tengo duda.Aprovecharíamos mejor la vida.Todos somos mortales.Todos somos iguales al menos ante la muerte.Ésta es la única igualdad que no hace falta reivindicar.Vivir sabiéndonos finitos no implica vivir amargados y derrotados.Éste debería  ser el gran triunfo de la vida.Para saber vivir si hace falta entrenamiento. En ello debemos poner todo nuestro empeño.

Cuando una persona tiene que vérselas con cualquier problema siempre se le dice que ha de  seguir adelante, que debe rehacerse y volver a ser lo que era.Cuando nos encaramos con la muerte, sin embargo, la tratamos de intrusa, le damos la espalda  y buscamos bálsamo y consuelo para desvirtuarla, para no creerla.El hombre ante la muerte tiene un único deber; aceptarla y afirmar con ello la vida.Sin muerte seríamos como piedras del camino sin consciencia de estar vivos. La muerte nos hace ser lo que somos: seres humanos, nos regala el espíritu que nos hace únicos.

Lo verdaderamente insoportable de la muerte es que mueran otros, no nosotros.La pesadilla infantil persiste.Lamentar nuestra propia muerte no tiene ningún sentido.Ya no somos,o, si somos,tendremos vida propia.Si aún y todo persistimos en el miedo y en la angustia, es que temores atávicos nos dominan,infundados castigos creados para gobernarnos.Tememos a la muerte y ese temor nos hace menos libres en la vida.

La muerte a todos nos iguala, la vida nos hace irrepetibles.

About these ads

17 comentarios en “El hombre ante la muerte

  1. Si el diablo me diera la eternidad me suicidaría en el acto. Imagina, con sesenta se va la gente por infarto, cáncer y alguna putada que otra contra la salud. A los 70, 80, estás (Normalmente) hecho un cromo viejo, dependiente de los demás, con pañales y sin memoria; imaginar más enfermedades, vivir más guerras, saber de la crueldad del hombre con sus semejantes, Uf. Para vosotros.
    Por otro lado, por mi mala experiencia con la salud, llevo seis o siete ingresos hospitalarios, evidentemente a causa de estados críticos que hoy no vienen a cuento. Confieso un secreto, en los momentos álgidos, entubado y asistido artificialmente, recuerdo el paso a un estado insuperable, donde te sientes libre y en paz, donde no hay dolor ni penar por los demás. ¿Sabes lo más retorcido? Cuando tienes que volver, el trabajo que eso cuesta, con lo bien que se está al otro lado. El esfuerzo consiste en retomar tu vida y sopesar si vale la pena, si ya sufriste bastante, si tienes mujer o hijos, etc. Porque no hay, en esta vida, estado más divino que el de vivir entre dos mundos. Y cuando llevas la mochila muy cargada de años o malas experiencias, no creas que siempre queremos regresar. “Lo más fácil es quedarse en la luz”
    Sin embargo, es mi caso, me enfrento a la muerte desde los ojos de mis hijos, entonces el asunto cambia, pues miro la vida desde su perspectiva y no tengo huevos de abandonarlos. Esta es mi lucha. Con esto creo que te doy la razón. La conciencia de morir (El temor) mata más que la misma muerte.
    Lo más cierto es que para juntar un montón de moscas, para palmar, cascar o irse, sólo hace falta una cosa, estar vivito y coleando.

    Y así acabo, salud, dinero y amor. A vivir que son dos días, hay que aprovecharlos, Profesor Jusamawi.

  2. Hola Eduard,

    Tendríamos que poder tomar las decisiones desde nosotros,pero, ya ves, hasta cuando hablamos de vida y muerte lo hacemos pensando en los otros.

    La gran ventaja de estar entre dos mundos es que allí nada hay que decidir, tan solo estar.Eso es agradable.

  3. Jo macho! Cuando leo tus entradas tengo que tomar apuntes, si no, siento que no puedo comentarlas…
    Os veo animados. En fin. A ver por donde empiezo. Por el final.
    Lo que explicas, Eduard, es muy interesante. La muerte como un sitio donde no tomar responsabilidad ¿cuantos de nosotros no estamos muertos, en esa medida y en uno u otro ámbito de nuestras vidas, a pesar de que nuestro corazón siga latiendo?
    No creo que lo que nos diferencie de los animales sea la conciencia de la muerte. Si no, no se agazaparían los conejos al ver la sombra del águila al sobrevolarlos ni saldrían corriendo las gacelas al ver al leopardo iniciar su carrera. Tal vez, lo que si nos diferencie de ellos sea la conciencia de las consecuencias que nuestra muerte tendría en otros.
    No creo que los niños no tengan conciencia de la muerte, puede que no escriban entradas como esta, pero la tienen. No tendríais más que echar un vistazo a vuestros recuerdos para confirmar esto.
    En esto te contradices pues afirmas que nacemos sabiendo que vamos a morir y que el niño deja de serlo al tomar conciencia de la muerte. Corolario, la infancia no existe.
    ¿A qué te refieres con aceptar la muerte? ¿en qué consiste ese entrenamiento para saber vivir?¿qué quieres decir con que aprovecharíamos mejor la vida?¿a cuantas personas conoces que, a pesar de morir, permanecen vivas y a cuantas que andan por ahí respirando y demás pero que estan menos vivas que una roca?
    Entiendo la reticencia a la creencia de inmortalidad emanada de las religiones pues se puede usar para que uno no considere vida la vida y se deje explotar con la esperanza de un premio “más allá” Pero reconoce que ese miedo atávico a que la muerte sea un punto final es un método de control mucho más pernicioso ¿qué pasa si al tirano que te dice “o me obedeces o te mato” le pudieras contestar “adelante, volveré para seguir haciéndote la tiranía imposible”?
    Tal vez sea una cuestión de escalas graduadas (como te enseña Milla) ¿núnca os habéis sentido (ojo que digo sentir, no creer) inmortales, aunque fuera por un instante?
    Me gustaría daros unas sesiones de auditación de Dianética y, despues, volver a tener esta conversación. En cualquier caso, gracias por las reflexiones y por compartirlas.
    Un abrazo
    Iñaki

  4. Santas noches Iñaki,

    1.En lo referente a la responsabilidad, tienes razón, no sé si la palabra es muerto, pero está claro que hacer dejación de nuestras responsabilidades nos deshumaniza.Otra cosa es que, dadas las dificultades a las que nos enfrentamos al tener que ser siempre responsables, las sensación de no tomar ninguna decisión, de limitarnos a estar es francamente relajante de vez en cuando.

    2.Una cosa es el instinto de supevivencia, mecanismo que nos permite enfrentarnos a situaciones de peligro.El instinto no es un acto consciente.Los humanos lo compartimos con los animales.Otra cosa muy diferente es ser consciente de que vamos a morir, no en un momento determinado, sino en algún momento.Esto no es un instinto y los animales no tienen esa consciencia.Es única del ser humano y es clave en nuestra forma de entender la vida.

    3.Has sido demasiado puntilloso en tu deducción de que la infancia no existe.El niño pequeño no entiende lo que es la muerte, aunque la vea pasar de cerca.En los primeros años de nuestra vida no somos capaces de comprender conceptos como éste ni ningún otro tipo de concepto abstracto.Es más la propia conciencia tarda años en formarse.Hay un momento, no el mismo en todos los individuos, en que llegamos a ser conscientes.Nos identíficamos como individuos y alcanzamos a entender que la muerte existe.La muerte en principio está asociada a otros.Nos aterra la posibilidad de que otros desaparezcan.Por eso nos cuentan historias de angelitos, del cielo y de que a papá o amamá no les vemos pero están ahí viéndonos cuidándo de nosotros.
    Cuando yo hablaba de que que somos conscientes de que vamos a morir me refería a los seres humanos con autoconciencia y uso de razón.Los ninño pequeños, desde este punto de vista son seres humanos pero no son propiamente “personas”

    4.Aceptar la muerte es aprender a vivir con ella.Darnos cuenta de que si vivimos es precisamente porque morimos.El miedo a la muerte es el mayor enemigo de la vida.Aprender a vivir es aceptarla, no mirar hacia otro lado ni por supuesto dedicar toda nuestra vida a superar ese miedo y a prepararnos para lo que pase después de la vida.No se trata de posponer, hay que actuar,hacer.Nuestra vida es única, irrepetible.Nuestro destino, la muerte. La certeza de que todos vamos a morir es el origen del espíritu.El espíritu existe porque somos mortales y lo sabemos.

    5.Hay personas que han muerto y permanecen vivas.La frase es bonita y comprensible.Vivir en el recuerdo de otros.También.Es normal que intentemos dejar en los otros algo de nosotros.No deja de ser un intento de alcanzar la inmortalidad.Sólo lo intentan los que saben que son mortales.

    6.Hay una historia que cuenta cómo un hombre se encontró con un mago y este le dio la oprtunidad de pedirle un deseo. El hombre le pidió no tener penas, no tener deseos insatisfechos,no sufrir dolor alguno,no dudar ante nada…
    El mago extrañado le preguntó si era eso lo que quería, cuando el hombre le dijo que sí, el mago lo convirtió en una piedra.

    7.La búsqueda de la inmortalidad es lógica sólo en quién se sabe inmortal.El espíriu humano ha luchado desde siempre por busvar una solución a esta situación.Es comprensible.Lo que no loe tanto es que renuncemos a vivir por la esperanza de un premio futuro. Esto no sirve más que para que aceptemos sin rechistar nuestra situación en el mundo,sea esta la que sea.

    8.Lo siento pero no creo que las escalas nos lleven de la mortalidad a la inmortalidad.Yo no critico ninguna creencia mientras esta no anule nuestra vida mortal.Yo sólo digo que el ser humano sabe que va a morir.Qué haya vidas anteriores o posteriores no anula esto.

    9.¿Se pueden dar sesiones de auditación a través de un blog?

    Gracias a ti

  5. Todos morimos, es sencillo, tal vez cruel, pero inevitable. Es una buena broma que nuestra única certeza sea la muerte, cuando la muerte en sí, el no-ser, es algo que no podemos comprender. Al morir desaparecemos, nada de fantasmas ni de eternidades con los brazos abiertos. Nada de conciencia. Así lo imagino pero, claro, no tiene ningún sentido.

  6. Por eso nuestra obligación es que no nos paralice.Por eso la muerte da sentido a la vida.Es lo que tenemos.Tu puedes imaginar la muerte porque estás vivo.Si comprendes todo esto surge en tí una dimensión espiritual(que no religiosa), que va más allá del cuerpo y de los instintos.No quieres ser sólo un cuerpo,surge tu conciencia.

  7. Ya que se ha mencionado mi hermoso nombre no me queda más remedio que intervenir. Lo haré lo menos posible, para no hacerle bypass a Iñaki… No hay ninguna escala, obviamente, de la mortalidad a la inmortalidad. No estoy segura, pero me parece que Iña se refiere a una posible escala entre nuestra autopercepción como criaturas mortales y nuestra posible autopercepción como seres inmortales/eternos/infinitos….

    El punto de vista político que plantea Iñalki, de la muerte como mecanismo de control, es escalofriantemente cierto. Es la típica trampa de “no mires hacia allá, que sólo los tontos lo hacen” y como no quieres ser tonto, no miras y no ves, entonces, la salida.

    No puedo determinar si la última pregunta es en serio o en broma, pero la respuesta es no, no se puede. Me temo que tendrás que Invitar a Iñaki a tu casa por un fin de semana o algo así, pienso que estará encantado de ir. (O al revés, que él te invite a ti). Yo, me recostaré en el piso mientras tanto, me iré poniendo verde, me arrastraré estilo Patricia por unos cuantos metros e, inevitablemente, moriré de envidia.

  8. La autopercepción como seres infinitos o eternos o inmortales tampoco me parece que pueda estar en ninguna escala.En todo caso me parece una capacidad de la que carecemos la mayoría de los humanos.
    Si esa percepción es a través de los sentidos no la entiendo y si es extrasensorial no creo que pueda ser transmisible y por lo tanto nunca podría estar en una escala que por definición es medible.

    En lo que respecta al punto de vista político del que hablas, estoy de acuerdo.Dos puntualizaciones: Si alguien diese como respuesta al verdugo que está a punto de matarle “volveré” no sonaría demasiado convincente.Lo mismo han hecho algunas religiones al amenazar no con la muerte sino con la condenación eterna para evitar que alguien pudiera ver la salida.

    Por último, en lo referente a la última pregunta, sí era en broma, pero si realmente te vas a poner verde concertaré una cita con Iñaki a medio camino entre nuestras casas.Serás la réplica femenina del increible Hulk.

  9. Siento no haber podido volver hasta ahora e, incluso ahora, no tener bastante tiempo como para extenderme lo que quisiera. Por eso me alegro de la intervención de Milla, que puntualiza algunas cosas que quería expresar y no sé si me salió.

    Creo que te entiendo un poco mejor ahora, J, y que estamos más de acuerdo de lo que nos parece a simple vista. Tal vez más adelante te vaya respondiendo punto por punto.

    Por cierto que mis motivaciones son otras. Pero si se trata de poner verde a Milla tú me dirás cuándo y dónde…

    Un abrazo. Me vuelvo al tajo…
    Iñaki

  10. J, el tema de lo que los seres humanos somos o “no somos” capaces de percibir es inmensamente amplio y no se me ocurre qué podría no abarcar. Es una cuestión casi tan subjetiva como la estética y bien difícil de transmitir. Pero haré el esfuerzo, me gusta lo difícil… Déjame buscar algo con qué compararlo…. OK, al fin y al cabo es un asunto de nivel/calidad de conciencia. Mira, por ejemplo, más de alguna vez tú te has quejado amargamente que tus estudiantes (u otras personas, no importa) parecen ser incapaces de ver/comprender/percibir algo que tú si ves/comprendes/percibes con claridad meridiana, por ejemplo, no sé… déjame ver…. bueno, la necesidad/importancia de conocer o de saber o la importancia o la falta que nos hacen mayores niveles de responsabilidad. Y para ti es algo tan pero TAN obvio, tan vital tal vez… lo puedes VER, tienes miles de ejemplos para ilustrarlo, te importa… casi lo puedes tocar incluso: Es, en dos palabras, SUPER REAL. Se lo comentas a la otra persona y se te queda mirando con una expresión de total vacío en el rostro…. Piensa… ¿de qué diablos me está hablando? si es que piensa algo en absoluto. Tú lo notas y concluyes, no sin bastante pesar, que esa persona “carece de la capacidad de percibir” esas cosas… Lo mismo sucede con la próxima y la próxima y la siguiente a quien se lo comentas…. Concluyes, quizá, dependiendo si te has levantado con el pie izquierdo o el derecho, que es toda la raza humana la que carece de tal capacidad. Pero en el fondo SABES que no es así. Que se trata de un embotamiento de la conciencia. De una pérdida aparente o transitoria de esa habilidad. Lo mismo le ocurre a una persona bajo el efecto de una droga, sea del tipo que sea. Disminuye su nivel de conciencia = su capacidad para darese cuenta de. Pasa el efecto de la droga y recupera la mayor parte de ese nivel. En Oriente, la mayoría de las personas se encuentran bastante concientes de su naturaleza inmortal. Y si consideras la población china… no estoy nada segura de la exactitud de tu afirmación de que percibirse inmortal es una “capacidad de la que carecemos la mayoría de los humanos”. Hay personas, estoy segura de que puedes hacer la prueba, que no son capaces de recordar a mediodía lo que desayunaron por la mañana…. eso no hace que “no se pueda recordar”, mucho menos significa que no haya desayunado. En general, las personas no recuerdan sus vidas anteriores. Sin embargo, es algo que ya se puede conseguir con bastante facilidad, sin hipnosis ni drogas. Se requiere, claro está, de cierto valor par atreverse…

    Sobre el verdugo, depende de cómo se lo digas… pero es cierto que, al menos en occidente, tendrías que emplearte a fondo para crear el efecto que buscas. Lo de la condenación eterna, el árbol del bien y del mal, la torre de babel… todos son mecanismos de control, son formas y estilos de decirte “no mires, no mires…”

    Me pondré verde si es menester, pero nada de ropa rajada, gruñidos ni caras horripilantes. Me avisan por favor cuándo irán a Molinos de Duero. ¡Qué enviiiiiiiiiiiiiiiidia!

  11. M,hay algo más grave que no tener capacidad, es no tener voluntad.Yo no dudo de que todos tenemos la suficiente capacidad de percibir.Lo que me parece MAL es no tener voluntad, dejarse llevar por lo cómodo y no mirar de cara a las cosas, a los problemas , a las realidades que se nos ponen delante.Peor todavía, contentarse con hacer lo que nos dicen que hay que hacer, refugiarse en la masa y no decir nunca nada propio.

    Lo que me subleva no es la falta de capacidad sino la capacidad desperdiciada,la voluntad anulada.Las drogas,siguiendo con tu ejemplo, pueden no tener nada de malo si son utilizadas como medio de conocimiento,así lo han sido en muchas culturas durante siglos.La droga hoy en día no es más que un medio para embotar los sentidos y hacernos despojos humanos sin criterio alguno ni ganas de tenerlo.
    Muchas conciencias están absolutamente embotadas, tienes razón, pero no hay malos culpables que nos engañan como a niños.Nosotros nos comportamos como niños que buscamos que nos engañen para no tener que hacer ni decidir nada y encima, echar la culpa a Obama de todo.

    Vivimos una vida de manera consciente,ésta.El hecho de que parte de la humanidad crea que ha vivido o que vivirá otras no modifica demasiado lo que yo trato de decir.Eso no es ser inmortal.Por otro lado, no creo de verdad que puedan compararse las certezas que RAZONABLEMENTE tenemos en nuestra vida presente con los recuerdos y percepciones que poseamos de otras vidas.Los recuerdos nunca pueden ser certezas.

    Sospecho, en cualquier caso que muchos orientales, a pesar de estar convencidos de su inmortalidad al fin y a la postre lo olvidan, del mismo que el resto de la humanidad no quiere aceptar que es mortal y que eso es pieza clave para vivir.

    Molinos de Duero suena más que bien para una cita.Iré buscando día y hora.

  12. Iñaki,

    Yo tambíén te contesto tarde.Lo siento.Ando muy ocupado estos días.Me alegro de que estemos más de acuerdo que al principio.
    Puntualiza si quieres y cuando quieras.

    Salud

  13. El haber sufrido la muerte de mi ser amado, me ha dejado
    sobreviviendo por màs de seis años. No obstante haber perdido antes a mis padres y otros familiares, hasta que
    perdì a mis esposo, entendì la muerte. lo que me hace seguir viva, son mis nietos, mis hijos….. creer que èl està
    en un espacio muy cercano y muy lejano pendiente de
    nosotros quienes lo seguimos recordando con amor. Desde
    que èl muriò mi consciencia cambiò. Percibo màs cosas
    que otros no perciben. Cuando observo fotografìas adivino
    el estado de ànimo de las personas reflejado en su rostro.
    Fotografìas que antes las miraba sin interès, ahora tienen
    un significado diferente para mì.¿ Alguien ha sentido èsto
    despuès de perder a un ser amado?

  14. Antonia,
    Bienvenida al blog.Entiendo lo que dices.La presencia de la muerte real hace que vivamos de otra manera.De la misma forma los niños dejan de ser niños cuando son conscientes de la existencia de la muerte.La muerte existe, es inútil pretender lo contrario.
    Ánimo y sigue desarrollando tus potencialidades.

    Gracias por tu visita y comentario.

  15. Veo que aquí se habla de la muerte con mucha naturalidad pero nadie es capaz de admitirla o entenderla con un explicación con fundamento, siendo meras suposiciones o pensamientos .
    Trabajo en un tanatorio y he aprendido mucho sobre la ella, y he llegado a una conclusión. Y es que, después de saber el significado de la palaobra muerte, que es, separarse de, cómo decía alguien por ahí, creo que la peor muerte no es la física, es decir, separarse de este mundo, si no, la espiritual, y digo esto porque yo como vosotros no entiendo a la muerte si no la veo desde el punto de vista espiritual., Me explico; Si hablamos. de vida tenemos que hablar de muerte pero porqué hablamos de vida de forma tan natural y de la muerte no?? Yo tengo que verlo desde ese punto de vista sino no soy capaz de darle sentido y ahora viene cuando se de Dios y la gente piensa que estoy loco y todo eso. Y es que Dios no nos crea para morir (separarnos de Él, ok?) es el hombre quien se separa de Él a causa del pecado, por eso mandó a su hijo para que hubiésemos vida ( unión ) junto con Él, y es por eso que él hombre no concibe de forma natural la separación. Así que no tengo otra forma de analizar las tres clases de muerte, que a mí entender son las importantes. La física, cuando dejamos este mundo. La espiritual, la que nos hace estar viviendo en este mundo deseado de Dios, siendo nosotros nuestro propio dios y la de del alma que es y aunque diga él profesor que no l importa o no la tiene en cuenta, pero después de ver tantos cuerpos inertes sin vida, yo me pregunto :”dónde está lo que le ha estado dando vida a este ser durante su estancia aquí? dónde está lo que lo hacia ser diferente? lo que lo hacia ser especial? En definitiva, dónde está su alma que ccómo decía este otro que no podía dejar de pensar en sus hijos cuando piensa en “separarse” . Mí conclusión y espero que sea respetada, o con Dios, dónde no habrá más sufrimiento, ni más dolor. O “separado” de Él, dónde dice la Palabra :”toda una eternidad de cruzar y rechinar de dientes” Y ahora viene lo más importante y que veo que al final seguramente no se publicará este comentario. está vida es para escoger si queremos estar ocon Dios o si Él …Si decides UNIRTE (vivir)con Él, sólo diselo arrepintiendote de haber sido tú propio dios y aceptandolo en tú corazón y procurar hacer si voluntad, llevando a cabo sus propósitos para contigo. si quieres saber cuales son sus propósitos, mandame e-mail y te lo explicó …jeje .
    Diego. uno que ha visto que la vidasin Dios no tiene sentido. Por cierto, también mí vida no ha sido fácil. Espero haberme explicado .

  16. Ves, Diego, que tus temores eran infundados. Nadie ha eliminado tu comentario. En él expresas tus ideas y yo, aun no compartiéndolos, los leo. Ahí quedan para quien quiera leerlos.
    No te mando un e-mail porque no me parece bien que dios me hable por vía interpuesta.
    Un saludo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s