Ocho regalos para el día de reyes

Ocho descubrimientos, ocho recuerdos que siguen presentes. Me los he traído conmigo del año dos mil veinte. Compartirlos más que un placer es un deber. Los deberes se cumplen voluntaria o involuntariamente. En este caso no hay duda de que nadie ni nada me obliga. No es necesaria una ley para que quien quiera regale lo que considera importante. Enjoy yourselves, it’s later than you think.