Los unos y los otros

Ser mentiroso puede, en ocasiones, llegar a ser práctico. No es muy recomendable pero hay situaciones en las que incluso mentimos honestamente. Ser cínico denota cierta inteligencia y puede aderezarse con sentido del humor. Ser hipócrita, por el contrario, es siempre perverso.

El comportamiento de los países occidentales cuando hablan del terrorismo yihadista, al que deberían dejar sólo en terrorismo, sin apellidos, es mentiroso, cínico pero sobre todo hipócrita.

Se oculta la verdad. Se presenta una situación en la que nosotros somos los buenos y ellos los malos. Ellos es una palabra muy genérica que deja que la imaginación se desboque y que incluya en el pronombre a todos los que consideramos diferentes.

Se insinúa insidiosamente que el enemigo siempre viene de fuera. Que nosotros, que hemos alcanzado las más altas cotas de desarrollo, bienestar y justicia social gracias a nuestro trabajo y sacrificio, les recibimos con los brazos abiertos, les damos lo que necesitan, compartimos lo que es nuestro y les tratamos como iguales. A cambio, ellos, los forasteros, nos chupan la sangre, se aprovechan de nosotros, de nuestros avances, de nuestras leyes magnánimamente igualitarias, de nuestra asistencia sanitaria universal, de nuestras escuelas. Si vamos a un hospital hemos de esperar pues allí están ellos, en los comedores de los colegios decenas de nuevas reglas modifican la alimentación de nuestros hijos, la navidad corre peligro de extinción, las viviendas públicas son para ellos y ninguno paga el alquiler correspondiente. En fin, ellos, los forasteros, muerden la mano que les da de comer. Hay quien llega al extremo de afirmar que el mal está en ellos, que ellos violan a nuestras mujeres y en último término nos matan.

Dentro de ellos están incluidos musulmanes, mahometanos, yihadistas, árabes, terroristas. Así, todo mezclado, para que no quede nadie fuera. No son los únicos ellos pero sí los que nos han hecho recordar lo buenos que somos y lo malos que son ellos.

Los asesinos son asesinos, los terroristas, terroristas y los últimos acontecimientos han sido obra de repugnantes asesinos que buscan extender el terror y el miedo. Nos enfrentamos al peor enemigo posible: el miedo. Miedo concreto e irracional también, pues el miedo no es posible delimitarlo.

Para luchar contra ese miedo sí es necesaria la unión y la confianza en los otros. El miedo siempre es menor en compañía. El peligro que corremos es extender la culpa y la responsabilidad de los unos a los otros. De un diferente a todos los diferentes. De nosotros a ellos. De lo homogéneo a lo heterogéneo.

No es una guerra entre ellos y nosotros. No es una guerra entre oriente y occidente, no es una guerra entre religiones. Es una guerra entre civilizaciones, entre los que quieren que vivamos en la edad media y los que queremos vivir en el siglo veintiuno.

Si establecemos los bandos entre buenos y malos caemos en el peligro de las generalizaciones. Lo que no entiendo es diferente, me da miedo luego es malo.

La verdad de toda esta mentira es que todos somos buenos y malos. El que unos asesinos actúen les hace malos a ellos pero no necesariamente buenos a nosotros.

Surgen en estos días difíciles muchos conceptos esquivos: extranjero, forastero, diferente, fanático, terrorista… Surgen estos días foros, debates y discusiones en los que por ignorancia, mentira e hipocresía se cuenta la verdad de la peor manera posible: a medias. Surgen estos días patriotismos de pacotilla, uniones de los iguales, abominación de todo lo diferente y perdida total de conciencia.

No son los países de occidente los que han apretado el gatillo, los que han agarrado el cuchillo ni manejado el volante. Son, lo sabemos, repugnantes fanáticos que quieren imponer a la fuerza sus creencias.

Sí son los países de occidente los que hipócritamente hacen negocios con países que no respetan los derechos humanos que tanto defendemos, los que comparten mesa y mantel con líderes que financian fanatismos asesinos. Somos nosotros los que miramos para otro lado cuando a cambio de conseguir un negocio ofrecemos silencio. Ellos, nuestros líderes y países amigos, son también responsables de todo lo que está pasando. Nosotros, occidente, somos tan cínicos, mentirosos e hipócritas que no queremos reconocerlo, lo disfrazamos de intereses internacionales, dinero y diplomacia. Nosotros también somos responsables.

Echar siempre la culpa a los otros, es decir a todos menos nosotros, es una gran mentira. Como casi todas las mentiras es, además, muy peligrosa.

Yo no manejaba el volante, yo no blandía el cuchillo. Lo sé. Tú tampoco. Los que lo hicieron tienen nombres y apellidos y no merecen el más mínimo respeto. El fanatismo y su fanatismo en concreto es una de las mayores degradaciones humanas. Son completamente despreciables.

No caigamos en la tentación de echar la culpa a los otros. Es un concepto tan grande como peligroso. Donde hay otros empieza el fanatismo.

No seamos cínicos, hipócritas y mentirosos.

Carta a un idiota pagado de sí mismo

Estimado idiota,

Cuando te conocí me pareciste, si he de ser sincero, algo rancio. Tu forma de hablar, de moverte y de vestir me previnieron. Yo, de natural abierto, hice caso omiso de aquellas señales y me juré juzgarte por tus actos. Me dispuse, por tanto, a la tarea de convivir, aunque fuera ocasionalmente, contigo y de compartir proyectos, ideas, intereses y preocupaciones. En tu defensa diré que en un principio la dedicación y el tiempo que ofrecías a nuestra causa compensaban, siquiera levemente, las discrepancias. Yo, por mi parte, cumplía con mi labor de informarte sobre las decisiones que tomaba y escuchaba tu opinión en aquellas cuestiones que yo no podía decidir individualmente.

Hay una cosa que no soporto en la gente, y es que sólo les importe el parecer. En ti, querido idiota, esa faceta se fue haciendo cada vez más evidente. Qué rápido te fuiste desentendiendo de las labores cotidianas, qué lejos estabas siempre de la sombría realidad que nos rodea y sólo mostrabas interés por aquello en lo que tu imagen o tu imagen proyectada resplandecía bochornosamente en actos llenos de ombliguismo y ridícula benevolencia donde sólo importaba el aspecto y no la esencia.

Tuviste la cara dura de simular interés en algo que no te interesaba. Jamás aprendiste nada de lo necesario que te hiciera comprender el mundo en el que te movías. Yo, también idiota, me devanaba los sesos para hacerte ver lo importante que esto era.

La brecha entre tú y yo ha ido agigantándose durante estos últimos años. Hoy, es imposible construir un puente que una ambos lados del abismo.

Hemos pasado de hablar y escribirnos casi a diario a no tener comunicación alguna. No respondías los correos que te enviaba ni contestabas las llamadas que te hacía. Supongo que tras la novedad, la vida sobre la tierra te aburría. Tus nuevos e inagotables cargos te han hecho olvidar no que yo sino que la gente a la que tenemos que ayudar existe.

El mundo está lleno de seres como tú. Mera apariencia. Todo en ti es apariencia y por tanto mentira. Defiendes valores con los que no comulgas, tienes tendencia a meterte donde no te llaman, a opinar de lo que no sabes, a dejarte ver sólo donde hay luces. Eres desesperada y fundamentalmente ñoño. Rancio y ñoño son dos adjetivos que no aprecio en absoluto. Curiosamente son los dos que mejor te definen.

El mundo, decía, está lleno de personas como tú. Personas que se las dan de entregados, de generosos y comprensivos. Personas que como la gaseosa perdéis la fuerza por la boca. Decís buscar la excelencia y sólo buscáis lo deslumbrante. Todo por fuera nada por dentro. Magia potagia.

La generosidad entendida como simple tranquilizador de conciencias. La hipocresía como lema. El clasismo como estilo. Necesitáis y necesitas la pobreza para sentirte importante, confundes la libertad con la libertad de empresa, el dogma con la ideología, el liberalismo con el clasismo, la intolerancia con las convicciones y, por supuesto, la caridad con la galería.

Sois peligrosos. Vais por el mundo haciendo el bien que nadie os pide. El bien que no es tal sino su contrario. Sois una plaga que difunde la intolerancia. Desprendéis un tufo insoportable.

Nada hay peor que estar orgulloso de ser bueno.

Me gustaría decirte que tan sólo pareces idiota. El tiempo y tu negra conciencia me dicen que lo eres.

Ya sabes, yo, entre ser y parecer me quedo siempre con el ser.

Sinceramente tuyo,

J.

P.S.: Lanzo esta carta privada al mundo porque como tú los hay en todas partes. Sois legión. Os escondéis, como secta organizada y secreta, en trajes y vestidos de marca, en zapatos lustrosos, en mercadillos de navidad, en organizaciones noblemente humanitarias, en actos llenos de luz y taquígrafos, en palabras huecas, en babas y en abrazos, en besos de judas, en capas de maquillaje, en propinas, en palmadas en la espalda de los necesitados que dan sentido a vuestras vidas, en lágrimas de cocodrilo. Formáis un club de entrada restringida, miráis el mundo desde la barrera, dais la mano siempre con guante. Cerráis los ojos para no ver lo que tenéis delante. Jugáis a intervenir en el mundo.

Vade retro