Paseando entre colores iguales

Paseando entre colores iguales, escuchando tu voz que penetra por todas las rendijas, al acecho como tú que te escondes de presencias no queridas, pisando la tierra seca y todavía caliente, abriendo los ojos para descubrir nuevas luces, cerrándolos para atrapar viejos colores, recorriendo caminos ya pisados, mirando árboles, flores, marrones, verdes y piedras blancas. Pintando, siempre pintando.

jusamawiphoto

 

El ojo y el tiempo

IMG_2926b

De muchos cuadros me gusta que parezcan fotografías. Con las fotografías me suele suceder lo contrario: me gusta verlas como cuadros. En ambos casos me atrae tanto la quietud como el movimiento. Una fotografía o una pintura debe condensar en lo que muestra tanto lo que pasó antes como lo que sucederá después. El momento que vemos es tan irreal como lo es siempre el presente. Un engaño que dejó de ser pasado para ser futuro. Lo que hace sugerente a un cuadro o a una fotografía es que parece detener el presente. Esa es la ventaja de jugar fuera del tiempo. Las fotografías personales se transforman en recuerdos. Memorias que traemos de vez en cuando a la vida. El resto, debe transmitir esa ausencia de tiempo. Sólo colocados fuera de él podemos sentir. Es como parar la vida y observarla con detenimiento. Una fotografía o un cuadro es como un ojo que se apropia de momentos vividos por otros para luego redimensionarlos. Lo que nos sugiere está en nuestra forma de mirarlo. Somos ojo que ve lo visto por otro que lo ha robado al tiempo y a la vida. Se da la paradoja de que algo irreal se nos clava tan hondo. La vida en movimiento nos ofrece experiencias. La vida quieta, detenida en un click o en un brochazo nos sugiere sentimientos, requiere de imaginación para dar vida a lo que ya no lo tiene. Por eso la vida no queda más remedio que vivirla. Un cuadro o una fotografía, desde este punto de vista, una sola y misma cosa, permite la contemplación. La experiencia vivida nos curte y, a veces, nos enseña. La contemplación sólo es posible en la quietud. Por eso el tiempo no se contempla. Un segundo se va según empieza. Un cuadro o una fotografía, sustraídos del tiempo, está ahí para que lo contemplemos. Lo demás, lo que veamos, sintamos o imaginemos,  ya es cosa nuestra.

La luz de Hopper

krsl2

Hay imágenes que sugieren.Otras no.Ese es su problema.Casi nunca coincidimos en aquello que nos dicen.A mi, por ejemplo, lo que casi siempre me atrapa es la luz.La luz, lo que percibimos a través de ella es dificil de expresar.Simplemente uno se encuentra bien en ella.Viene a ser lo mismo que pasa con la belleza:no necesita ser explicada.Por eso, al sacar una fotografía o al pintar un cuadro lo fundamental para mi es atrapar la luz.Nada evoca más. Todos somos sensibles a los cambios de luz y nuestro estado de ánimo suele estar relacionado con ella.Tomemos un cuadro de Hopper por ejemplo.Sé que siempre se habla de la soledad que emana de sus pinturas.A mí lo que más me gusta de sus cuadros es que me encuentro bien en ellos, no me importa que el motivo sea desolado o incluso triste.La luz que crea me produce una imperiosa necesidad de estar allí.El ambiente se me hace sereno y hay siempre un ensimismamiento en sus pinturas que no deja de atraerme.La soledad de Hopper es atractiva.Tal vez sea  dificil de comprender, pero es lo que siento.Sus cuadros no me producen tristeza ni desasosiego. Todo lo contrario: calma, serenidad y distancia.

La fotos que acompañan esta entrada no son  cuadros ni son de Hopper.Las hice yo hace ya tiempo. El tiempo pasó, la luz permanece.Me da igual si tienen o no el nivel de nitidez adecuado o si la modificaciónes que les hecho para “pinturizarlas” son convenientes.Lo que me hace mirarlas es la luz.He emborronado adrede a las personas que aparecen.Me gusta que pierdan realidad.Son entes individuales que simplemente existen, están allí solos, cada uno dentro de sí mismo.Es como si yo pudiera pasear entre ellos y ninguno se percatara de mi presencia.Quiero estar allí y quiero estar solo, aunque esté rodeado de esas figuras que no son más que parte del decorado.No me gustan especialmente las imágenes que nos hacen perder la concentración al tener que fijarnos en infinidad de detalles.No me gusta que me expliquen un cuadro o una fotografía desvelándome el significado de los muchos símbolos que están allí escondidos .Me gusta quedarme boquiabierto, no poder retirar la mirada, pero no por un detalle en concreto sino  por la impresión, por la atmósfera, por algo abstracto que transmite.Casi siempre resulta que ese algo que me obliga a permanecer absorto es la luz.Que Hopper y sus admiradores no eleven sus gritos al cielo  pero mirando estas fotografías me he acordado de él.Pido perdón por adelantado por mi osadía.

8_by_jusamawi2

http://jusamawi.deviantart.com