Pensamientos para Violeta

A pesar de todas las cualidades que te adornan,concluyes manifestándote incapaz de ser feliz.Si uno se pregunta en quë consiste la felicidad se ve rápidamente en un callejón sin salida.Por muchas definiciones que nos planteemos, ninguna se nos muestra satisfactoria.Para muchos  la felicidad es una entelequia.Para otros sólo se atisba la felicidad en unos pocos momentos puntuales de la existencia.Si uno se pregunta ¿soy feliz? y la respuesta se la da a si mismo, sin pensar que otros la escuchan, admitamos que prácticamente siempre la respuesta será negativa.¿Significa esto que todos somos infelices? No.Los valores absolutos  dificilmente se pueden responder con monosílabos.Siempre necesitamos algo más, o dicho de otro modo,siempre echamos algo en falta.La solución pasaría por no necesitar nada en absoluto.Y esto ,que sepamos,o es otra entelequia, o solo lo han conseguido unos pocos iluminados.Curiosamente cuando  nos hablan de la felicidad de estos últimos, no la queremos para nosotros.No somos capaces de concebir una vida sin objetivos, sin necesidades que cubrir, y,tistemente,sin ambiciones.
La ambición es un arma de doble filo que siempre termina cortándonos.
Lo importante es darnos cuenta de que lo contrario de la ambición no es el conformismo o la abulia, sino la satisfacción.En este estado de cosas lo único que me queda por decirte es que lo más cercano  a la satisfacción y por ende a la felicidad es algo tan cabal como ser consecuente con uno mismo.Es una cuestión de dignidad.

Por ahí se empieza.