My favourite faded fantasy

IMG_6130

Ocho años de silencio son demasiados años. Ocho años sin decir nada es demasiado tiempo. Ocho años sin nueva música es demasiada espera. Ocho años que se han terminado hoy a las ocho. A esa hora he roto el celofán que envuelve su nuevo disco. Lo he introducido en el reproductor y se ha roto el silencio de ocho años. Son ocho nuevas canciones. Ocho nuevos caminos que se abren al futuro pasando por el pasado de una vida ya vivida y ahora revivida, recordada, celebrada y lamentada. Ocho experiencias que finalmente son una y sólo una: la celebración de la música como expresión y transmisión de sentimientos. Música que se escapa por los cuatro costados. Yo escucho, él canta. Ella en el recuerdo. Yo escucho, él habla. Yo siento y aprendo. Cincuenta minutos después se hace el silencio. Me siento mejor, más lleno. Ocho años de silencio borrados de pronto. Ocho años no son nada y son todo.

Quien tenga oídos que oiga.