Bloggers

No es cierto que haya tantos tipos de  bloggers como blogs.Las estadísticas hablan de millones y millones de blogs que han ido apareciendo como setas a lo largo de los últimos años.Muchísimos son el juego de un día,el sueño de una noche de verano o  de invierno, un mero intento , un arrebato .Luego quedan flotando vacíos y oscuros por la blogosfera.

Si pudiéramos saber cuántos blogs cumplen más de dos o tres años observaríamos que  la blogosfera es el país con el mayor índice de mortalidad infantil y la menor esperanza de vida.

De entre los que llegan a ser adultos son muy pocos los que alcanzan una difusión suficiente como para justificar ,por ese motivo, su existencia.La mayoría, no nos engañemos,están condenados a un casi absoluto anonimato.Aun y todo, la gente persevera y acomete la cotidiana actividad de sentarse frente al ordenador y dejar que sus ideas, opiniones,aficiones,reflexiones u obsesiones pasen a través de sus dedos a la pantalla.

De entre los que alcanzan la gloria de ser vistos y leídos por una legión de seguidores, poquísimos consiguen el beneficio económico que sustente el tesón necesario para seguir adelante con esta árdua empresa de ser siempre interesante,inteligente y atractivo.La mayoría, no nos engañemos,no aportan  nada en especial y nadan en la mediocridad y el aburrimiento.

De entre los que alcanzan gloria y dinero casi ninguno es deslumbrante.No hay relación directa entre fama y calidad.Casi nunca lo más visto ni lo más leído se corresponde con lo mejor o con lo bueno, por muy difícil que sea definir tales conceptos subjetivos.

De entre los deslumbrantes muy pocos son entretenidos y tienen,por ello, una barrera infranqueable para llegar  a ser populares.

Lo que mueve a la gente a crear un blog puede analizarse desde dos puntos de vista.Por un lado podemos considerar  que es la temática la motivación principal.Del mismo modo que un aficionado a la fotografía o a la música, por ejemplo, busca encontrar en su círculo social gente con la que compartir su afición, la blogosfera ofrece la opción de aumentar el número de posibles interesados en una materia determinada, dando,además, la oportunidad, según sea el caso, de exhibir aquello que hacemos mostrándolo públicamente.

Por otro lado, y no menos importante,está el hecho de publicar anónimamente todo aquello que pensamos.Temas que jamás trataríamos en público,poemas que nunca osaríamos leer delante de nadie o material que permanecería guardado en cuadernos o cajones, tiene ahora la posibilidad de ser mostrado.Es más fácil,además,esperar la reacción de quien lee lo que escribimos con una pantalla de por medio.Hay distancia y hay tiempo.No se da la inmediatez del cara a cara  y no hay que hacer piruetas verbales para no herir a nadie.El silencio de los otros será , en todo caso, nuestro mayor enemigo.Nada comparado con la cara inexpresiva o la palabra hueca de alguien a quien tengamos delante.

No hay datos que lo confirmen, pero parece claro que, gracias a los blogs y sus adláteres, hay mucha más gente que da un paso al frente  y  escribe, opina, comenta y abre la posibilidad de descubrir cosas que dormían olvidadas en su interior.Hay muchas más palabras navegando que las que nunca hubo escritas en cuadernos y diarios.Hay más poetas, pensadores, opinadores,comentadores,fotógrafos, creadores, divulgadores…de los que,de otra manera, nunca hubiéramos sabido antes.Que haya más no sé si es bueno pero es cierto, que los haya mejores es sólo un presentimiento.

Cuando ya se ha dado el paso, cuando ya habitamos este planeta universal de letras, teclas y pantallas, cuando cómodamente instalados hacemos público lo que sabemos o pensamos, llega el momento de plantearse,¿qué estoy haciendo?, ¿por qué lo hago?,¿hasta cuando?

Hablaré de mi.Tengo un blog.En unos meses cumplirá dos años.Lo que me motivó a empezar no puedo resumirlo en una causa.Fueron varias.Escribir.Escribir para otros.La decisión personal de publicarlo.La satisfacción de verlo negro sobre blanco.Saber lo que los demás pensaban.La oscura esperanza del aplauso.La disciplina.Obligarme a vencer la pereza que inundaba  tantos cuadernos en blanco, tanto proyecto inacabado,tanta palabra dormida en los desvanes.Sacar de mi cabeza  todo aquello que me daba vueltas,ordenar ideas,pensar en alto y lograr la paz después de expresar lo que pienso o lo que siento.Concentrarme.Hablar de lo que me gusta para que otros lo conozcan.Dejar de ser egoísta.

Nunca me motivó, lo confieso, conocer gente, establecer relaciones  ni intercambiar sentimientos.Ver sin ser visto. Escuchar sin ser oído era una tentación mucho más dulce.

Casi dos años después  ninguno de los motivos ha desaparecido.Estoy más tranquilo.Escribir es ya para mí un hábito.Eso me gusta. Siento,eso sí, una obligación que no siempre  es agradable.El tiempo se consume en leer otros blogs, hacer comentarios y responderlos.A veces, como en mi vida diaria, prefiero el silencio.Si pasan días y no publico nada algo me empuja a hacerlo.Yo no he firmado ningún contrato, detesto la sensacíón de tener que hacerlo a la fuerza. Una cosa es el hábito y otra la rutina.Una la devoción y otra la obligación.Me gusta recorrer los blogs amigos, descubrir otros hasta entonces desconocidos.Caigo con gusto en la tentación de ser tajante, de discutir y de intentar ser brillante.No me gusta decir lo que no pienso.Me produce cansancio dejar siempre constancia de que he estado.Sentir que me quito un peso de encima cuando ya he terminado.No soy cumplidor y por eso no me siento mal educado.No puedo decir hola y adios, qué bonito, nos vemos.No quiero agenda que me indique un horario.Odio los protocolos.

Cuando miro hacia atrás, no me arrepiento.

Pienso en las horas que he pasado escribiendo y leyendo.Me detengo a recordar momentos y compruebo aliviado que mi paso por este nuevo planeta está lleno de buenos recuerdos.