Antonio Vega

Querido Antonio:

Hace un par de horas que se terminó el concierto.Estoy  en casa ahora, sentado al ordenador escribiendo estas palabras y escuchando tú musica.De vez en cuando tengo que dejar de teclear para prestar más atención. Hay algo en tu voz que embruja. Es dificil escucharte y hacer otra cosa a la vez.Me he preguntado muchas veces dónde está la clave.Qué tienes que engancha.Cualquier canción que cantas la haces tuya.Es dificil hacer versiones.Tú tienes una rara habilidad.Las versiones que haces de canciones ajenas son siempre mejores que la original.No importa cuán famosa o cuántas veces haya uno escuchado la canción.Te voy a poner dos ejemplos: El Romance de Curro el palmo de Serrat es una canción que se clava como un puñal.Todos se la hemos oido cantar a Serrat infinidad de veces y a todos nos gusta.El día que te la oí cantar por primera vez ,la canción pasó a ser tuya.La copla no me gusta especialmente.En realidad menos que especialmente.Pues bien,fue suficiente oirte cantar ¡Ay pena, penita! para cambiar de opinión.

Las canciones que tú escribes atraviesan la piel de cualquier ser sensible.La voz te sale del alma y se me mete tras los ojos.Los cierro y escucho.Nada más.Haces fácil lo dificil.Es cierto que hay algo de tristeza en muchas de tus composiciones.Verte cantando, con la cabeza agachada, oculto tras tu pelo me hace imaginar un ser encerrado en sí mismo,tímido y distante.Tu voz,tu forma de cantar,sin embargo,se encarga de crear el puente necesario que me une a lo que sientes.

Cuando me preguntan por mis músicos favoritos o por mis canciones preferidas no siempre me acuerdo de citarte.Perdóname pero es así.Lo que sí te puedo decir es que no puedo dejar de escucharte.Si al hablar de ti hablo de magia no quiero que suene a un recurso manido para explicar lo inexplicable.Creo sinceramente que creas magia haciendo que lo que expresas cale tan hondo.No sé si para crear hay que haber sufrido.A veces pienso que ayuda.Tu vida no parece haber sido fácil.Si es así, lo siento, pero también te agradezco que nos hayas regalado el resultado de tus desvelos.De haber sido feliz probablemente te limitarías a vivir y sonreir.Tus tristezas y tu melancolía son fuente de creación y tu voz  ha ido cambiando con ellas.Cualquier cosa en tu boca se convierte en poesía.Pienso, al escucharte, en mucha de la música que se hace hoy en día.Ya no quedan casi cantantes, son sólo productos de marketing con fecha de caducidad.Están programados.Son absolutamente artificiales.Me da igual que vendan millones y que el director de moda realice un videoclip para promocionarles entre adolescentes adocenados.Si un día,con un poco de suerte, uno de esos consumidores de productos enlatados se topa con una de tus canciones, tendrá la oportunidad de comprender que lo genuino no se puede programar, que el arte y la sensibilidad no son productos de consumo y que el alma sí existe.

Hoy en el concierto, te he visto  con más energía que otras veces.Sigues pareciendo frágil, a punto de romperte.Tu cara muestra bien a las claras los estragos de tus días y de tus noches.Pero al oirte me tranquilizo.Sé que no te acabas.Respiras música y poesía y sabes que si dejas de respirar te mueres.

Te escribo estas palabras para que sepas ,y sepa quien las lea, que todavía hay esperanza.En un mundo cada vez menos sensible, donde todos hablan de arte pero no lo sienten,todavía quedan seres genuinos.Personas que transforman en belleza hasta sus sufrimientos.No importa que no estés en la primera plana de los periódicos y revistas.No importa que no estés de moda.No importan los gramys ni los emmys. Son casi siempre basura.Lo que importa es que eres auténtico y sólo lo auténtico puede emocionar.Hoy lo has vuelto a hacer y aquí estoy yo, para agradecértelo.

Tu amigo.

J.