Poesía y realidad

Platón pensaba que tras cada cosa se esconde una verdad inalterable. Sócrates parece que pasó su vida  intentando demostrar la existencia real de conceptos como la bondad y la justicia. Si tales cosas son ciertas, ¿en que queda convertido el mundo al que llamamos real? Platón lo solucionó considerando que nuestro mundo no era más que un lugar poblado por sombras, pálidos reflejos de la  auténtica realidad (ideal) donde no corren  los caballos sino reside la caballidad, donde no vuelan los pájaros sino habita la pajaridad. Este paso de nuestro mundo de sombras al mundo de la realidad ideal sería lo que podríamos llamar un camino hacia la perfección. ¿No será sólo poesía? Y no lo digo en sentido peyorativo. Nada hay tan sublime como algunos logros poéticos que consiguen hacer comprender, intuir o sentir en unas pocas palabras lo que otros somos incapaces de lograr tras una larga vida de peroratas, discursos y razonamientos.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,

quiero apartar la tierra parte a parte

a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte.

¿Cómo expresar más con tan poco? Pero la poesía no es real, como tampoco existen la perfección ni la belleza y por ello no dejamos de perseguirlas. Esa es la condición humana. Escapar de la realidad para olvidarla es tarea de necios. Traspasar el mundo real para comprenderlo es el fin de la poesía. Y poesía a fin de cuentas somos tú y yo, y todo el mundo que tenga consciencia.

Cuando cierro los ojos pienso en lo que permanece fuera, ¿cómo será cuando no lo miro? ¿Será  tan siquiera? No pienso en lo que está dentro, pues eso, mi universo, no es más que pura poesía.

(Para Karen en el lado oscuro)