Inconsistencia de ser

Cada dulce hola es un amargo adiós. Cada noche es principio y fin. Cada palabra dicha escapa para no volver. Cada segundo es y no es. Todo es distinto cada vez.

Cuando pienso en todo lo que he dicho, cuando trato de recordar el tiempo que se fue, cuando casi nada puedo repetir, vuelvo aquí una y otra vez.

Todo se me hace inconsistente. Todo escapa y nada permanece. Todo deja de ser todo para ser cuatro letras perdidas en la nada. Todo fue. Nada es.

Sólo la música queda, llena el espacio infinito que crea el tiempo. Sólo la música hace soportable el silencio.

También estás tú, y tú, y tú. Uno a uno formáis un vosotros. Vosotros que deja de ser palabra, que ya no vuela. Vosotros que siempre vuelve y se queda.

Cada hola es dulce. Cada adiós amargo. Me niego siempre a pronunciarlo. Cuando pienso en todo lo que he dicho, todo se me hace inconsistente. Escucho entonces la música que hay detrás del silencio. Escucho, callo, pienso, siento y me quedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s