Medicina

El síndrome de la bata blanca sería un buen título para una novela.En este caso no lo es.Sucede a veces que cuando una persona se mide la presión arterial en presencia de un médico obtiene resultados extrañamente altos para los que en él serían normales.¿Por qué ocurre esto? Se suele pensar que esto se debe a un miedo atávico a la enfermedad.La presencia de esa bata blanca nos recuerda que nosotros no somos dignos de ponernos una y que, querámoslo o no, nos van a diagnósticar algo muy malo. Pués no, el síndrome en realidad lo padecen los que usan batas blancas.No todos, gracias a diós, pero el número no es despreciable.De momento no se ha hallado cura alguna para este mal.Lo que sí se conoce es cómo actuan los que lo padecen, todos parecen seguir el mismo patrón de comportamiento. Al enfundarse la bata blanca, ésta les marca las pautas a seguir:

-No mire nunca al paciente, concéntrese en la pantalla del ordenador.

-Cuanto más ininteligible sea, usted será mejor médico.

-Nunca redacte una receta que sea legible, se perdería el misterio.

-No pase más de cinco minutos con cada paciente, su tiempo vale oro y hay muchas vidas que salvar.

-Las preguntas de los pacientes no son dignas de ser contestadas.

-El horario del hospital o del ambulatorio es para los enfermos no para los médicos.

-Cada cinco años muestre interés por colaborar con una ong, pero no mucho.

-Como le interesa salvar vidas trabaje también por la tarde en su consulta privada.

-Nunca de una factura a sus pacientes,eso es cosa de albañiles.

-Aprenda a mirar de arriba a abajo, los pasillos de los hospitales son muy traicioneros.

-Nunca dé demasiadas explicaciones a pacientes o familiares,sea oscuro como Heráclito.

-Defienda siempre a sus compañeros, aunque no tengan razón.

-Jamás diga la hora a la que pasará por la habitación del enfermo,su entrada sería menos espectacular.

-Haga que le llamen doctor aunque no lo sea.

-Desprecie profundamente otros tipos de medicina, pero perdóneles porque no saben lo que hacen.

-Elévese treinta cencímetros del suelo, esto cuesta, pero practicando mucho se consigue.

-Jamás se quite la bata blanca delante de un paciente.Se daría cuenta de que es un ser humano.

Estos mandamientos se resumen en dos:

-Lo que sepa se lo calla

-Lo que no sepa también.

Según los resultados de las últimas investigaciones parece ser que se atisba un rayo de luz en la posible curación de este terrible síndrome.Experimentos realizados con voluntarios demuestran que la solución pasa por no usar la bata o al menos por desabrochársela. ¡Pardiez!el tratamiento no es cuestión baladí, pero al menos se abre una puerta a la esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s