Calor que se va

El treinta y uno de agosto siempre me quedo sin palabras. Es mi último día del año particular. Termina el verano también y el otoño asoma sus garras para atraparme de nuevo en su rutina que por un lado añoro pero por otro temo como se teme a la oscuridad cuando se es niño.

Necesito un poco más de tiempo. Los primeros días de septiembre tienen que engullirme primero para que pueda asomar la cabeza y pensar en lo que viene y en lo que se fue.

Este verano ha sido absolutamente tranquilo, casi quieto, y la imagen que más recuerdo es la del jardín visto desde otro ángulo y el sonido que me viene a la cabeza es la monótona placidez que lo que se repite incesantemente me provoca.

Calor, luz, compañía y quietud. Las palabras llegarán.

Feliz año nuevo.

2 comentarios

  1. Ya comencé a extrañar el verano. Gracias por compartir 😊

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: