Ocho regalos para el día de reyes

Ocho descubrimientos, ocho recuerdos que siguen presentes. Me los he traído conmigo del año dos mil veinte. Compartirlos más que un placer es un deber. Los deberes se cumplen voluntaria o involuntariamente. En este caso no hay duda de que nadie ni nada me obliga. No es necesaria una ley para que quien quiera regale… Sigue leyendo Ocho regalos para el día de reyes

Cinco nuevos amigos que ojalá no conozcas para así poder sorprenderte y darte un poco en las narices

Música para un otoño confinado en el que nos han tapado la boca pero no los oídos. Sed libres y escuchad. Llegará el invierno y pasará como si no hubiera venido y se asomará como siempre la primavera prometiendo un verano que jurará quedarse con nosotros para luego marcharse en cuanto los árboles dejen caer… Sigue leyendo Cinco nuevos amigos que ojalá no conozcas para así poder sorprenderte y darte un poco en las narices

Setenta y cinco años ya

Formas parte de este blog desde su inicio, desde su durante y desde su todavía. Te he mencionado en repetidas ocasiones y he dejado escrito que ningún artista me ha impactado tanto como tú. Ningún escritor, pintor, cineasta o músico ha transformado mi forma de ver el mundo como tú lo has hecho. También confesé… Sigue leyendo Setenta y cinco años ya

Historia de dos canciones

Bill publicó un par de discos en los años setenta. Casi nadie los recuerda. Tan pocas copias vendió que tuvo que decir adiós al sueño de vivir haciendo lo que le gustaba. Ha pasado cuarenta años cantando en el salón de su casa con un vecino y amigo como único testigo. Esas cuatro paredes guardan… Sigue leyendo Historia de dos canciones

Últimamente

Paseo mucho últimamente. Tanto que si no lo hago padezco síndrome de abstinencia. Necesito moverme y cada vez lo hago más rápido. Caminar, poner una pierna por delante de la otra ya no es suficiente. El movimiento me arrastra, me voy con él y me pierdo. A medida que avanzo todo lo demás parece detenerse… Sigue leyendo Últimamente

Mi lucha

Va pasando el verano y aquí me encuentro, colgado en los últimos días de julio. No puedo quejarme. Estoy sentado en el jardín. El día es azul, la temperatura es suave. Tengo ante mí granados, olivos y la gran higuera que cada año me regala más sombra. Me estoy tomando un café y escucho a… Sigue leyendo Mi lucha