Culpa y responsabilidad

La mejor manera de no sentirse culpable es hacer lo que nos mandan. El militar que provocó una masacre con su decisión siempre se defiende cuando es acusado con el argumento de que cumplía órdenes. Los niños y los jóvenes no son responsables de nada porque hacen lo que se les dice. Los seres humanos, en general, se escudan siempre en la obediencia debida a los padres, a los superiores, a los jefes o las propias leyes, para eliminar la pesada carga de la responsabilidad de sus endebles espaldas. La falta de  responsabilidad, así vista, nos libera de un plumazo de algo peor: la culpa.

La aspiración de todo ser humano es la felicidad. Partimos de la base de que todos queremos vivir. Para vivir tenemos que tomar las decisiones que creemos más convenientes para nosotros. Si hablamos de hábitos saludables llegar al consenso no suele ser muy difícil. Una alimentación sana, ejercicio y un descanso suficiente son, entre otras cosas, elementos objetivamente necesarios y buenos para conservar la vida. Determinar que el exceso de grasa es perjudicial para el organismo no crea conflicto alguno. Si lo sabemos y la consumimos somos absolutamente responsables de las consecuencias. Nada nos puede salvar de la culpa que acarrearía la irresponsabilidad de querernos mantener sanos y vivir  y tomar decisiones, no erróneas, sino culpables.

En otro orden de cosas, tratar de dirimir lo que es objetivamente bueno y malo para todos es harto difícil. Lo que me conviene a mí puede perfectamente no convenir a otro. Para solucionar esto nos vendrían muy bien  los diez mandamientos. Para eso se inventaron. Si tuviéramos algo objetivo e incontestable que nos quitase la responsabilidad de escoger y de decidir, todo sería más cómodo. Esa panacea no existe. El paso que hemos dado es pasar de la palabra de dios a las palabras de los hombres. De la orden al consenso. De lo subjetivo a lo colectivo.

Uno se siente culpable cuando no actúa siguiendo su conciencia. La sociedad considera culpable al que no cumple con la norma. Uno actúa responsablemente cuando cumple con su deber. Es, de la misma forma irresponsable,cuando hace dejación de sus, valga la redundancia, responsabilidades. e puede, por tanto, ser culpable ante los ojos del mundo pero no serlo para uno mismo.

La culpabilidad tiene un componente más ético. Cada uno sabe cuando ha actuado siguiendo su conciencia y cuando no. La responsabilidad, sin embargo, tiene más que ver con el compromiso adquirido y con la capacidad misma de adquirirlo. Por eso el nazi se declara irresponsable. Ha cumplido órdenes. La relación entre responsabilidad y culpabilidad no es directa. Se puede ser irresponsable pero culpable. El niño no responde por sus actos pero eso no le exime de la culpabilidad. La sanción la pagarán sus padres, se hacen responsables de lo hecho por su hijo, pero no son culpables de la tropelía que su vástago cometió. El niño pega un puñetazo y rompe las gafas de su compañero de clase. El padre las paga. El niño es culpable, el padre responsable.

Cuando nos sentimos culpables pensamos mal de nosotros mismos. Nos sentimos mal. Sin que podamos evitarlo surge dentro nosotros ese sentimiento. Cuando hemos sido irresponsables, cuando no hemos acatado una orden podemos ser culpables para los demás pero sabernos inocentes por completo.

La civilización occidental está traspasada por los valores judeo-cristianos y en ellos  la culpa juega un papel determinante. El pecado original nos obliga a sentirnos culpables desde el momento en que nacemos. La vida consiste en redimir esa culpa y alcanzar gracias a ello el premio de la vida eterna. El valle de lágrimas es el único escenario posible donde esta vida culpable es posible. La muerte de dios, la reafirmación del hombre, tal como Nietzsche nos quiso decir, es la necesaria condición para transformar ese mundo culpable y negativo en otro donde el ser humano se afirme  y consiga cambiar de valores. Esto no nos lleva a un mundo feliz donde hacemos lo que queremos al no estar bajo el mandato divino. La vida sigue siendo trágica en el sentido de que la lucha por la superación y el logro de la libertad así lo son y así lo serán siempre.

La capacidad de elección es la que nos dota de responsabilidad. Somos, por ello, responsables de nuestras decisiones pero no culpables de sus consecuencias o al menos no siempre. Caben ejemplos en todos los sentidos. Cuando yo decido libremente actuar de determinada manera soy responsable de mi decisión. Ante eso sí debo y puedo responder. Si mi decisión ha ocasionado un mal a otro, puedo o no sentirme culpable.Yo hice lo que creía conveniente para mí. La responsabilidad es de aquel que decide, la culpabilidad es de quien la siente.

La conciencia es la que determina la culpabilidad. Si yo decido conducir a doscientos kilómetros por hora y atropello a alguien soy culpable. Cuando una persona hace eso y no se siente culpable del daño causado lo consideramos enfermo o loco. Tratamos de quitarle la responsabilidad de sus actos. La persona que exhibe un collar de diamantes no es culpable de que se lo roben. El que roba para comer es responsable de sus actos pero puede perfectamente no sentirse culpable.

Culpabilidad y responsabilidad, en definitiva, son dos conceptos que se entreruzan. A veces es sencillo deslindarlos, otras, al contrario parece que son consecuencia una de la otra. Una, la culpa,requiere conciencia y sentimiento. Es algo interno, no se puede imponer y nada podemos hacer para evitarla. La otra, la responsabilidad, tiene más que ver con el compromiso y la obligación y podemos vernos sometidos a ella independientemente de nuestra voluntad.

Los jueces se empeñan en dilucidar si el acusado es culpable o inocente. Eso es imposible. Suficiente trabajo tendrían con declararnos responsables o irresponsables.

Tan complicado es este asunto, tan trágico es vivir con él a cuestas que en demasiadas ocasiones nos refugiamos en la obediencia ciega, en el dios que todo lo sabe, en las leyes intocables para no ser valientes. El animal cuando lucha por conseguir comida no es valiente, cuando cuida de sus crías no es responsable y cuando entrega su cuello al más fuerte no es cobarde. El hombre, en cambio, cuando toma una decisión que le conviene, es valiente, cuando cumple con lo que considera su deber, es responsable y cuando no es capaz de decidir u obedece porque se lo mandan no es más que un simple cobarde.

¿Qué se puede hacer cuando es posible lo uno y su contrario? Cualquier combinación entre culpabilidad y responsabildad y sus contrarios es posible.

¿No es suficiente tragedia?

Sábado de gloria por la tarde

Hoy Sábado de gloria, mañana Domingo de resurección. Quo Vadis, La túnica sagrada, Jesucristo Superstar, Ben-hur, via crucis, semana santa, domingo de ramos, huevos de pascua, color morado, procesiones, saetas, pasos, cofradías, Benedicto hablando desde El Vaticano, fieles, ¿dónde están los fieles? Miro por la ventana y no los veo. Salgo a la calle y veo la ciudad llena de coches y  la gente llena los bares y restaurantes. Las iglesias en obras o vacías. Escucho la radio, veo la televisión y las procesiones de remotos pueblos y pequeñas y grandes ciudades se venden como atracciones. Fervorosa Hermandad de Culto y Procesión del Santísimo Cristo de La Crucifixión y María Santísima del Mayor Dolor en su Soledad. Archicofradía del Santísimo Sacramento y Venerable Hermandad de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de La Pasión y María Santísima del Amor Doloroso. Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramentado y Maria Santísima de La Piedad…

Dos mil millones de cristianos. Mil millones de católicos. Dos mil años de historia. Un fundador: Jesucristo. Un texto sagrado:la Biblia.¿Quién da más? Nunca ninguna comunidad humana ha sido tan numerosa. La cultura occidental ha sido marcada por su impronta y hoy, querámoslo o no, la civilización occidental tiene como raíz ese oscuro personaje que nació en una perdida provincia romana hace ya más de dos milenios.

De Jesucristo muy pocas cosas se saben. Cuatro o cinco referencias son lo único que tenemos sobre su existencia histórica. El resto es tradición y un libro, la Biblia, que poco tiene de histórico. ¿Qué queda? La fe. Este es ya un terreno pantanoso del que poco puede ser dicho pues se basa exclusivamente en creencias indemostrables que hemos de suponer se reciben por gracia divina.

La mayoría de creyentes no ha leído la Biblia. Casi ninguno tiene conocimientos suficientes sobre la época histórica en que vivió Jesús. Prácticamente nadie sabe de las transformaciones que el libro sagrado ha ido sufriendo a lo largo de la historia para ir adaptándose mejor a lo que convenía contar. Si hiciéramos un examen entre los cristianos sobre temas que directamente les atañen no quiero ni imaginar el catastrófico resultado que obtendríamos.

  • ¿Qué significa Cristo?
  • ¿Cuáles son las ramas del cristianismo?
  • ¿Cuáles son sus diferencias?
  • ¿Has leido  la Biblia?
  • ¿Cuándo se escribieron los cuatro evangelios?
  • ¿Existen divergencias entre ellos? ¿Cuáles?
  • ¿Por qué sólo hay cuatro?
  • ¿Quiénes los escribieron?
  • ¿Qué son los evangelios apócrifos?
  • ¿Qué es la Reforma?
  • ¿Sabes algo de religión más allá de la historia sagrada que te contaron en el colegio?
  • ¿Fundó o mandó fundar Jesucristo una iglesia?
  • ¿Fue San Pablo coetáneo de Jesucristo?
  • ¿Qué libros componen el Antiguo Testamento?
  • ¿Qué es la paruxia?
  • ¿Qué autores o textos parecen confirmar la existencia histórica de Jesús de Nazaret?
  • ¿Tuvo Jesús más hermanos?
  • ¿Cuándo aparecen las primeras representaciones artísticas  de Jesucristo?
  • ¿Cómo explicarías la Santísima Trinidad?
  • ¿Desde cuándo es un dogma de fe la virginidad de María?

Se pueden incluir algunas preguntas más para que la puntuación no sea tan baja:

  • ¿Existieron Adán y Eva?
  • ¿Mató Caín a Abel?
  • ¿Se han encontrado restos del arca de Noé?
  • ¿Quién escribió el Antiguo Testamento?
  • ¿Por qué Adán y Eva no podían comer los frutos del árbol del conocimiento del bien y del mal?

Sí, ya sé que me vais a decir que en estos temas lo importante no es saber sino creer. Pues yo no me lo creo. Me parece sonrojante que algo transcendental en la vida de alguien sea un asunto en el que nos limitemos a tener conocimientos de un niño de primaria, que no nos haya movido la curiosidad y las ganas de aprender y que se haya dejado todo en manos de quienes nos adoctrinan. Los creyentes probablemente no creerán más, si esto es posible, porque conozcan más, pero, al menos, su actitud sería la lógica. Ganas de aprender y de conocer. La falta de ellas, la ignorancia reinante y el desinterés generalizado no hace más que mostrar a las claras la ligereza, por ser suave, que la mayoría de los autoproclamados creyentes muestran en su comportamiento y en la defensa o explicación de sus creencias.

Inexactitudes, mentiras, errores, disparidades. De todo esto está poblada la Biblia y las cabezas de muchísimos creyentes. Es curioso observar cómo la propia iglesia prohibió durante siglos la lectura del libro sagrado a sus fieles. (Igual es que la razón es tan sencilla como que leer la Biblia es un camino fácil para dejar de creer). Ahora que cualquiera tiene acceso a todo tipo de información no parece que mucha gente la utilice. Cuando preguntas a un cristiano en qué cree su respuesta suele ser muy breve y si intentas comprobar el conocimiento que tiene sobre lo que dice, cambias de tema si es un amigo, no quieres hacerle pasar un mal rato, o te indignas si se trata de alguien que se las da de conocedor pues lo único que utiliza en sus argumentos son los más trillados lugares comunes.

¿Cuál es el papel de la Iglesia Católica en toda esta historia? No cargando las tintas demasiado e intentando no entrar en profundidades no hay más remedio que contestar que la santa madre iglesia es la principal responsable de que todo esto permanezca en la más absoluta oscuridad. Jamás ha facilitado la posibilidad de conocer a sus fieles. Sus intereses son con demasiada frecuencia diferentes a los de sus seguidores. Ha tergiversado el origen del cristianismo a su conveniencia, ha mal informado a sus víctimas, pues eso y no otra cosa son aquellos que son constantemente engañados. Ha ocultado conocimiento. Se ha permitido extender su poder a este mundo no importándole a quién se aliaba con tal de conservarlo. Ha pedido perdón siempre a destiempo. Ha olvidado cuál es su papel, su misión y su ejemplo.

..porque haría falta ser ciego o malintencionado para no ver que en el cristianismo, como en cualquier otra religión, existieron y existen hombres y mujeres buenos, que hicieron el bien, que no hicieron el mal y que, por consiguiente, merecen todo nuestro afecto y respeto. Pero lo que no puede hacerse es identificar a esos cristianos buenos y honrados con la institución religiosa a la que pertenecen. Pues ellos son también sus víctimas. José Antonio de Taboada

Un mundo feliz

Todos queremos ser felices.En ello, se supone, ponemos todo nuestro empeño.¿En qué consiste eso de la felicidad? Si todos anhelamos lo mismo, sería lógico pensar que deberíamos estar de acuerdo en el objetivo.En realidad no vale decir ” quiero ser feliz”.Tendríamos que especificar qué es eso que tanto deseamos.

Empezamos mal, hay tantas definiciones de felicidad como personas.Veamos el otro aspecto de la cuestión:¿qué método utilizamos para lograr nuestro objetivo?No hemos hecho más que empeorar la situación.Los métodos parecen también infinitos.

La conclusión,en principio, es desalentadora.Buscamos algo que no sabemos bien en qué consiste y no conocemos un método seguro para lograrlo.

Unos quieren satisfacer todas sus necesidades, otros no quieren tener ninguna.Hay a quienes les gustaría detener el tiempo en un momento preciso y quedarse en él eternamente.

Seamos más profundos.Los pesimistas, representados por la moral cristiana, por ejemplo, consideran este mundo un valle de lágrimas y posponen el colmar sus anhelos de felicidad para otro mundo, aquél en el que todo será maravilloso. Mientras tanto resignación y a fastidiarse aquí durante ochenta, noventa o incluso cien años.

Los cínicos, con cierto sabor a posmodernismo, defienden el disfrute instantáneo del momento.Piensan, y de momento no les falta razón, que todos los intentos por conseguir un mundo feliz han fracasado. Su conclusión es que esto demuestra que hablar de felicidad en la tierra es una entelequia y por eso ponen todos sus esfuerzos en pasarlo bien, sin importar el mañana. Para disfrutar de este modo hay que estar  preparado y por eso vivimos en una época en la que el cuerpo manda sobre el espíritu.El cuerpo pide satisfacción inmediata, el espíritu una transformación de la realidad que posibilite otro escenario posible.

Los prácticos no piensan mudho. Aceptan las cosas como son(¿?). Nacen, crecen, trabajan, se reproducen y mueren.Suelen buscar su felicidad en los logros materiales obtenidos. El sumum sería una visa oro sin límite de crédito.Los tontos leen “Un mundo felz” y no lo entienden, consumen como posesos libros de autoayuda y hacen colecciones, muchas colecciones.

La clasificación, caprichosa, como casi todas, podría extenderse hasta límites insospechados.Podemos resumir estas clasificaciones en dos tipos: por un lado los que quieren darle la vuelta al mundo como a un calcetín, como condición indispensable y los que han hecho del carpe diem el norte de sus vidas. Por otro, y no son excluyentes,los que buscan la felicidad fuera de ellos y los que la buscan dentro de sí.

Para el común de los mortales la felicidad no depende sólo de uno mismo. Ahí está la trampa. Por mucho que uno se esfuerce, al final, si las hadas están en su contra, y las hadas en este caso suelen ser muy terrenales: salud, dinero  y amor (póngase en el orden que se quiera), no hemos conseguido casi nada.Para alguna excepción aislada, la vida interior, la introspección, la meditación y la calma son la receta de la felicidad. Todos solemos admirarlos, pero no queremos ser ni vivir como ellos.

Entonces ¿qué?, ¿todo depende del azar?,¿es posible ser feliz?,¿será tal vez que los absolutos son inalcanzables?,¿serán sólo productos artificiales creados por el lenguaje?

De la misma manera que es dificil de aceptar que haya alguien intrínsecamente bueno,objetivamente bello, o perdidamente malo, tal vez no exista nadie plenamentre feliz.

¿Qué hacemos mientras tanto?,¿seguimos luchando por transformar el mundo radicalmente o aceptamos nuestra incapacidad de ser felices? También existe la vía del medio, que es la que la mayoría utiliza: tomarse una copa de champán helado en una bonita terraza rodeada de flores y árboles un rosado atardecer en compañia de buenos amigos.Hablando, eso sí, filosóficamente sobre la felicidad.

El mundo ha ido evolucionando a lo largo de los siglos.Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos,que hoy vive más cantidad de gente mejor que hace, por ejemplo, mil años, que la situación de la mitad de la humanidad (las mujeres) es en la actualidad mucho mejor que en el pasado, que el desarrollo tecnológico ha facilitado y hecho más cómoda nuestra existencia, que los avances científicos han mejorado nuestra calidad de vida, que las personas viven más años, que la cultura y la educación se han extendido por nuchas partes del planeta, que la posibilidad de comunicación es enormemente mayor que en  el pasado, que hay más seres humanos que viven en democracia, que la participación ciudadana en la vida pública nunca fue tan grande como ahora, que hay mayor libertad en todos los sentidos. Podemos decir, en fin, que en este cesto actual hay más mimbres que nunca para poder desarrollarnos como personas.

¿Podemos decir, sin embargo, que somos más felices que nuestros antepasados?

P.D.: El gran error de base es considerar la felicidad como un objetivo.

Cerezas compartidas

Estaba yo comiendo cerezas, mi particular fruta de la pasión, y, al ver que no podía parar, me he tenido que contener y obligarme a dejar alguna para los demás. Ha sido un acto heroico puesto que estaba sólo y nadie más sabía de su existencia. Esto me ha llevado a reflexionar sobre lo difícil que es compartir. Probablemente el primer concepto que un niño tiene claro, además de los consabidos mamá y papá, es el de propiedad. Mío, mío, mío es el peculiar maullido de todo niño que se precie. No hacemos esfuerzo alguno para que un niño nos quiera, pero conseguir que asimile el concepto de compartir es un empeño muchas veces abocado al fracaso. En muchas ocasiones el máximo logro es que comparta como algo impuesto, por disciplina. ¿Es compartir algo antinatural? ¿Viene la propiedad privada incrustada en un gen? ¿Somos acaso rubios, altos, de ojos marrones y propietarios por naturaleza? ¿Han fracasado el socialismo,el comunismo y el mismo cristianismo por no tener nada que ver con las leyes de la genética? ¿Es este el secreto del capitalismo?

Fuera de bromas, si la vida es un aprendizaje permanente esta es una de la asignaturas más difíciles y a casi todo el mundo le queda pendiente para septiembre. Luego pasa lo que pasa, en verano es muy duro estudiar, tenemos demasiadas distracciones y así es imposible hincar los codos.

No sólo hablo de compartir cosas materiales. Me refiero también a lo difícil que se nos hace compartir información, conocimientos, trabajo, amistades y por supuesto sentimientos.

El mundo actual basa su organización en el concepto de propiedad. Merece la pena hacer algo si con ello obtengo beneficios. Desde que nacemos se nos inculca la necesidad de acumular. Primero objetos, luego conocimientos y más tarde información. Esto ya de por sí es un serio problema, pero lo es más aún, cuando nos damos cuenta de lo difícil que se nos hace compartir aquello que poseemos.Todo gira en torno al poder. Tengo más que tú, sé más que tú y dispongo de  información privilegiada. Si ya tenemos poder, pasamos a la segunda fase: el secreto. Cuanta menos gente tenga o conozca lo que tenemos y sabemos mejor. Pertenecemos al club de los elegidos. El resto es morralla. Las relaciones sociales las organizamos en base a estos criterios y los modelos a seguir casi siempre representan estos valores.

Hemos llegado a a tal extremo que cuando sabemos de alguien que hace algo a cambio de nada o por el puro placer de compartir, o bien lo tachamos de loco, si no de idiota, o pensamos que ahí hay gato encerrado. Nos inspira desconfianza. Si en el trabajo sabemos algo que los demás desconocen pensamos que es mérito nuestro y eso justifica reservárnoslo para nosotros. Si tenemos alguna información que los demás no tienen, la utilizamos para conseguir algo. Y si somos más expertos que otros en una materia determinada nos cuesta dios y ayuda algo tan sencillo como compartir lo que conocemos.

Tenemos poder porque tenemos secretos. Nos admiran por ello y nos envidian. Esta es la tercera pata del banco: la vanidad. Somos vanidosos, nos encanta que nos adulen y envidien. Eso nos hace sentir diferentes. La corrupción es una consecuencia lógica. Con tal de conseguir un éxito fácil, con tal de triunfar somos capaces de cualquier cosa. No me refiero a cometer delitos, que también, sino a algo más cotidiano. De niños copiamos en los exámenes, nos reímos de los más débiles para agradar a los demás, de adolescentes fingimos lo que no somos, aseguramos haber tenido experiencias que no hemos tenido para quedar bien, de jóvenes criticamos un mundo en el que luego nos instalamos cómodamente a vivir y de adultos completamos la faena. Bastante tengo yo con lo mío como para pensar en los demás. Si no muerdes te muerden.

En la sociedad actual cuando alguien promueve iniciativas que trastocan el orden establecido es inmisericórdemente atacado. La sociedad capitalista se ha convertido en una constante competición por conseguir más cosas que el vecino. En esa cruel carrera los menos dotados o los más desafortunados van quedando por el camino. Es entonces cuando papá estado tiene que intervenir y acoger en sus brazos a esos necesitados. Son víctimas y así nos los presentan. Nosotros, cariacontecidos, exclamamos: pobrecillos y seguimos comiendo cerezas. El estado somos todos. Esto ya nadie lo entiende. Eso nos obligaría a ser todos los que compartimos y ayudamos. Pero no, hoy el concepto estado se ha convertido en algo abstracto e impersonal que a nada ni a nadie representa concretamente.

La globalización, pese a quién pese y a pesar de todas las dificultades puede abrir una pequeña puerta a la esperanza. Ahora es imposible fingir que no sabemos lo que pasa en el mundo. Nada está tan lejos como para que no nos afecte. Los problemas son, cada vez más, globales. Las soluciones también. Compartamos problemas y compartiremos soluciones.

P.D.: ¡Dios, que mal me han sentado las cerezas!