Música, antípodas y añoranza

S. se fue al otro lado del mundo. Nunca había estado tan lejos. Salvo el espacio, ya no es posible. S. se fue sola. No pude evitar recordar los tebeos que leía de niño. Allí  dibujaban las antípodas con canguros  saltando boca abajo. Yo estaba en el lado correcto, bien colocado. Por qué ellos no… Sigue leyendo Música, antípodas y añoranza

Yo (me) acuso

Qué hago aquí si este no es el lugar donde debería estar. Por qué no he cogido el tiempo de la mano y me he marchado. Qué absurda esta tarde de marzo, aquí sentado, escupiendo palabras de lamento, escuchando una y otra vez esa voz que desde dentro me exige coherencia. Esa voz que, por… Sigue leyendo Yo (me) acuso

A palabras necias…

Pensaba, por parecerme obvio, no tratar de defender la entrega del premio nobel de literatura a un poeta. Me parecía inverosímil que alguien se rasgara las vestiduras al conocer al premiado de este año. Lo cierto es que lo inverosímil ha sido escuchar y leer la sarta de sandeces que muchos han dicho, et tu… Sigue leyendo A palabras necias…

Paseando entre colores iguales

Paseando entre colores iguales, escuchando tu voz que penetra por todas las rendijas, al acecho como tú que te escondes de presencias no queridas, pisando la tierra seca y todavía caliente, abriendo los ojos para descubrir nuevas luces, cerrándolos para atrapar viejos colores, recorriendo caminos ya pisados, mirando árboles, flores, marrones, verdes y piedras blancas.… Sigue leyendo Paseando entre colores iguales

¡Viva la música, muera la industria!

1– De vez en cuando, sólo de vez en cuando, nos damos de bruces con la verdad. Sí, en ocasiones pensamos detenidamente sobre algo y tenemos incluso una clara opinión sobre un tema determinado pero, casualidad, alguien se nos adelanta y lo expresa mejor que nosotros. Nos enfrenta con la verdad que buscábamos. Uno lo… Sigue leyendo ¡Viva la música, muera la industria!

Dear Keaton Henson:

Las sorpresas son a veces agradables. Los encuentros pocas veces sorprendentes. Tú has sido las cuatro cosas: encuentro, sorpresa, agradable y sorprendente. De ti, vergüenza me da confesarlo, no conocía ni el nombre. Una canción, música y palabras que casi siempre pasan desapercibidas, llegó para quedarse. Fulminado. Creo que esa era la palabra. Así me… Sigue leyendo Dear Keaton Henson: