Pluscuamperfecto de subjuntivo

Hoy  hablaba con unos amigos sobre las relaciones entre padres e hijos. No hay, evidentemente, un patrón único de comportamiento y toda generalización contiene, por definición, errores.Creo que podemos decir que, en general, los hijos pasan por dos fases opuestas. En la primera,marcada por la dependencia,ven a sus padres como símbolos de totalidad, todas las necesidades se solventan en ellos y no son capaces de concebir un mundo y una vida sin ellos.La otra, la más dura para los padres, es cuando los hijos descubren que sus progenitores representan una intromisión,una molestia y hasta una carga.Los padres pasan a ser unas máquinas expendedoras, que hacen bien su papel si se limitan a su tarea:cajeros automáticos.Puede, en algunos casos haber una tercera fase, y es cuando padres e hijos se reencuentran y aceptan que cada uno debe llevar una vida independiente del otro.Sólo con esa aceptación es posible llegar a tener una relación adulta y civilizada.Tampoco estos encuentros en la tercera fase suelen ser un lecho de rosas, ya que finalizan siempre con la transformación de los padres en hijos y los hijos en padres.Es esa última etapa en la que tenemos la obligación, la cumplamos o no, de cuidar de nuestros padres, que poco a poco se han ido convirtiendo en seres absolutamente dependientes.

Tendemos a pensar que el origen de todos los problemas está en la infancia.Queremos creer que cuado un adolescente o un joven manifiesta un comportamiento que nos parece equivocado, negativo, malo o contraproducente, es porque algo sucedió en su infancia que desbarató la posibilidad de un desarrollo adecuado de su personalidad y temperamento.De la misma manera, es más fácil comprender el comportamiento, muchas veces egoista, de las personas mayores si lo relacionamos con la pérdida paulatina de sus facultades.No niego que en ocasiones sea así.Acepto incluso que la infancia marca de manera indeleble nuestro paso por la vida. Lo que me parece inadmisible es quitar siempre la responsabilidad de los actos a quien los lleva a cabo.Si nadie es responsable de nada, más vale que nos dediquemos a otra cosa.Los manuales de psicología barata son muy aficionados a transformar todos los lados oscuros de nuestro comportamiento en más oscuras vaguedades con el único fin de echar las culpas a entes indeterminados como la familia, el entorno, la sociedad o los estados unidos.Yo nunca tengo culpa de nada.Yo soy víctima de un entorno hostíl que me corrompe con sus tentaciones.Nos gusta, no, necesitamos vivir en el pluscuamperfecto de subjuntivo para poder imaginar que hubiera sido de nosotros si esa etérea sociedad responsable de todos nuestros males no nos hubiera obligado a ir por el mal camino, o , al menos, por el camino equivocado. Yo no quería, yo no sabía, me he visto obligado a hacerlo. Estas son algunos de los más comunes  lugares comunes en los que caemos para justificar nuestros actos.Sé que aceptar que existen niños malos dificulta nuestra comprensión de las relaciones humanas.Ser adulto lo convertimos en ser capaz de tomar decisiones, en ser responsables.De hecho hasta tenemos leyes que nos dicen desde cuando tenemos responsabilidad penal.Ayer no, hoy sí.Esto último no es más que un arreglo práctico a un problema al que de otra forma no encontraríamos solución.Me parece bien. La responsabilidad penal es una cosa.La voluntad de obrar mal y de hacer daño la tienen por igual niños, jovenes y mayores.

Los hijos necesitan a los padres tanto como los padres a los hijos.Los hijos para sobrevivir y los padres para entender, al menos una vez en la vida qué es eso del amor al prójimo.Cuando un padre no duda de que sería capaz de dar la vida por su hijo, está, de alguna forma,acallando sus problemas de conciencia.Ya sé lo que es la bondad y el amor. Hijo mío, yo daría todo por tí, sin pestañear ni titubear.Una vez sentido eso, no nos importa ya reconocer que en ningún otro caso haríamos algo semejante.Si nuestro hijo se comporta mal con nosotros, buscamos la culpa y la responsabilidad en nosotros mismos.¿Qué he hecho yo mal?, ¿en qué me he equivocado?.Necesitamos también, por si acaso, que alguien saque la culpa de nuestro vástago. Pagamos a un psicólogo, para que nos diga lo que queremos oir.La culpa está fuera de nuestro retoño.Tiene malos amigos, malas influencias,ve demasiadas series norteamericanas o dibujos animados japoneses.Problema resuelto y a otra cosa mariposa.Echar la culpa al aire se ha convertido en el deporte favorito de una sociedad compuesta por personas hechas de mantequilla.No está mal buscar explicaciones a los actos humanos.Lo que no procede es echar siempre la culpa a Bush que bastante tiene con lo suyo.Los abuelos, hasta que se convierten en niños otra vez, son seres con voluntad propia que pueden hacer daño y actúan en consecuencia.No todos sufren alzheimer.Quiero decir, en definitiva, que una sociedad, unas personas que buscan siempre la explicación de lo que les incomoda más allá de su voluntad es una sociedad que se engaña a sí misma.El complejo de Edipo, es muy interesante, pero no todos los niños matan a su padre porque están enamorados de su madre.La demencia seníl,es, cada vez más, compañera de viaje del final de nuestras vidas.No podemos, sin embargo, pensar que todos los actos de los mayores surgen de la irresponsabilidad y la inconsciencia.Los hijos,como todo a veces en la vida, también nos pueden salir rana.Cuando no nos quieren como queremos que nos quieran no siempre es debido a un trauma que surgió en su más tierna infancia. Simplemente no nos quieren.Les sobramos.¿Se arrepentirán?Es problable.Ahí estaremos nosotros para perdonar y echar balones fuera.Esa seguridad que tienen los hijos en el perdón perpétuo de los padres es la que les permite actuar en presente.No necesitan pensar ni en el pasado ni en el futuro. A los padres siempre les quedará el refugio del pluscuamperfecto de subjuntivo.Si hubiéramos hecho, si hubiéramos dicho, si no…

Todos somos responsables de nuestros actos.Por más explicaciones e interpretaciones que les demos, por muchos manuales de psicología que leamos, al final, hubo una voluntad que tomó una decisión.Lo bueno y lo grande es que unos pueden rectificar y otros perdonar.

Que así sea.

Para J. y M.E.

Sentimientos

Los sentimientos son caprichosos. Las pasiones lo son aún más. Es curioso comprobar lo fácil que es pasar de uno a otro sin que medien grandes transformaciones que lo justifiquen. Lo llamativo es que el cambio suele ser un viaje de ida, casi nunca de ida y vuelta. Pondré un ejemplo:pasar del amor al odio es un asunto cotidiano. Personas que hasta ayer se querían con locura, pueden hoy llegar a despreciarse e insultarse por lo que antes hubieran considerado pura levedad, una nimiedad o incluso era tenido por peculiaridad que hacía encantadora a nuestra pareja o a nuestro amigo.¿Dónde se sustenta este cambio?,¿por qué esa forma de arrugar la nariz o aquel dedo gordo del pie que hasta hace poco nos parecían arrebatadores, ahora nos parecen insufribles? Hay matrimonios que después de una convivencia feliz de, pongamos 20 años, y de la que todos hemos sido testigos, consideran al poco tiempo de la ruptura que su vida pasada fue una miserable perdida de tiempo, que, en realidad, nunca estuvieron enamoradas y que su ex-pareja es, ahora lo vemos claro, un ser vil y rastrero.¿Estábamos ciegos o nos hemos vuelto idiotas?, ¿eramos idiotas o nos hemos vuelto ciegos? Una vez comprado este billete de ida, el que nos ha llevado del amor al odio, es altamente improbable que recorramos el camino inverso. Parece  que se nos cae un velo de los ojos. Donde había interés, ahora hay abulia, donde atracción, repulsión, donde amor, indiferencia, donde veíamos la mirada irresistible que nos robaba el alma y la palabra, ahora vemos a un simple gilipollas. ¿Qué ha pasado? ¿Será que cuando se acaba el amor o la amistad vemos a la persona real?,¿vivíamos una ensoñación que nos había convertido en seres enajenados?,¿es, en fin, el amor, una fantasía que fue bonita mientras duró?

Poniéndonos más serios, podemos también analizar lo que ocurre en numerosas ocasiones con respecto a nuestros padres.Yo creo que si somos absolutamente sinceros con nosotros mismos, nos veremos obligados a reconocer sin tapujos que en muchas ocasiones, nuestros padres, aquellos sin los que no podíamos concebir la vida cuando eramos pequeños, aquellos seres perfectos que nos libraban de todo mal, nos sobran. Sólo un sentido del deber, una tradición engrosada con el paso de los siglos y una moral que nos hace sentir culpables por lo que no se considera oficialmente correcto, impiden que demos rienda suelta a nuestros sentimientos, que pronunciemos siquiera las palabras que sin embargo no dejamos de oir en nuestro interior. En este caso no se trata del salto al vacío que nos lleva del amor al odio. Es simplemente el paso necesario que hace falta dar para transformar la dependencia en independencia.Tan fuerte era aquella en el pasado que nos da vértigo reconocer que de ella ya no queda nada.

La relación padres-hijos es peculiar, pues con el paso del tiempo se invierten totalmente los papeles que nos toca jugar. El niño desamparado que no puede siquiera concebir la lejanía de sus progenitores, que necesita como el aire su constante presencia y protección, que tiene como el más trágico de sus recuerdos el día, el momento en el que fue consciente de que sus padres no eran inmortales, pasa de mayor a sentirse él necesitado, a representar el papel que antes hacían ellos. Si esa transición no tiene lugar muy paulatinamente, si la transformación de esos seres otrora insustituibles, se hace penosa a nuestros ojos, nos convertimos en implacables desmontadores de mitos o en acomplejados traidores de lo socialmente correcto. En cualquier caso,en nuestro fuero interno, sabemos que el paso ha sido dado.Otra cosa es decirlo, demostrarlo.

Somos seres inestables, no somos uno, somos muchos, como ya se ha dicho muchas veces,vivimos en un mar de dudas,nos aferramos por ello a los sentimientos, queremos que sean inapelables. Al final no podemos. Del mismo modo que pasamos de la  alegría a la tristeza sin apenas darnos cuenta, de la misma manera que la paz se convierte en guerra, también las pasiones, los grandes sentimientos pueden convertirse en su contrario, o al menos en una sombra irreconocible de si mismos.

Somos así, no somos monstruos.Aceptémoslo. No nos queda más remedio que querernos. No importa que lo que hoy digamos, pensemos o sintamos, mañana nos produzca sonrojo cuando menos. Somos cambio no permanencia.

Ciudadanos educados

La Conferencia Episcopal ha lanzado una cruzada en contra de la asignatura Educación para la Ciudadanía.Algunos padres y madres se han cruzado también y solicitan ser considerados objetores de conciencia. Es decir, sus conciencias les impiden que sus hijos sean educados en tal materia.

El contenido de esta asignatura es el siguiente:

  • Familia
  • Amor
  • Convivencia
  • Cuidado de las personas dependientes
  • Dignidad personal e igualdad de derechos
  • Participación en el centro educativo y ciudadanía
  • Identidad y autonomía personal
  • Derechos humanos
  • Estado de Derecho
  • Diversidad cultural
  • Cuidado de los bienes comunes
  • Protección civil
  • Circulación vial
  • Desigualdad:riqueza y pobreza
  • Conflicto en el mundo actual
  • Globalización

Imagínese cualquiera por un momento que es profesor y que le ha tocado en suerte o en desgracia impartir esta materia.Pregunto:¿Es un contenido lógico  para que se trate en las aulas? Parece evidente que sí.¿No hay mil maneras de tratar estos asuntos para que resulten atractivos,interesantes y que no hieran la sensibilibad de nadie?Sin duda sí.¿Estarán todos los padres de acuerdo con el enfoque que un determinado profesor dé a algunos  de estos temas? Por supuesto que no y además así tiene que ser.O ¿a todos nos gusta  cómo  interpretan la historia, o la filosofía, por decir algunos ejempos, todos los profesores de todos los colegios?No es necesario responder.

Inferir que con una programación como la aneriormente mencionada se va a hacer una apología del libertinaje sexual, una celebración de la homosexualidad, un ataque frontal a la familia tradicional, una invitación al aborto y no se qué más cosas, es digno de una imaginación desbocada y calenturienta. Pensar que unos temas tan amplios como los citados van a obligar a todos los profesores a tratar todos estos conceptos de la misma manera ,no pudiendo matizar,explicar, informar y aclarar es  digno ya no de imaginaciones calenturientas sino más bien de seres sin ninguna imaginación y que creen que hablar y explicar es siempre adoctrinar.A veces lo que más tememos está dentro de nosotros mismos.

Sigo preguntando: ¿Qué pensaríamos de un padre o una madre que que se declarase objetor de conciencia de la asignatura de ciencias naturales por estar ellos en contra de conceptos tales como el big bang o la teoría de la evolución? ¿Creerían tal vez que sus hijos ya sólo comerían plátanos  despueś de conocer a Darwin?

¿Qué pensaríamos de padres o madres objetores de la educación de las mujeres por no ser ésta una constumbre  propia de su cultura?

¿Y de los que se oponen a la enseñanza de la anatomía ?¿Les permitirán los jueces no enviar a sus hijos al colegio los días en que haya diapositivas de genitales?

¿Y si no quiero estudiar latín, griego o filosofía porque son de poca utilidad y no me van a dar dinero en el futuro?

Así hasta el infinito y más allá.

La educación debe ser un servicio público. No creo exagerar si afirmo que el 99% de la población (siempre hay alguno raro) acepta esto como algo positivo.El estado se tiene que hacer cargo de sufragar la educación de los ciudadanos.Esto se hace hoy en día bien ofertando el propio estado este servicio (colegios públicos), bien subvencionando colegios privados (colegios concertados).La mayoriá de ellos religiosos.Estos segundos subsisten por dos razones:la primera porque hoy por hoy el estado no dispone de medios suficientes para atender a toda la población, y la segunda porque se ha decidido respetar la voluntad de los padres a la hora de escoger el tipo de centro educativo que quieren para sus hijos.

Esto plantea nuevas cuestiones:

¿Debe el estado sufragar los gastos de los colegios privados religiosos o se tendría que limitar a ofrecer una educación  pública y laica  en centros públicos?

En un estado laico ¿se debe permitir que a los estudiantes se les adoctrine en el colegio en una religión determinada, siendo este adoctrinamiento materia de una asignatura y que además sea evaluable?

Ahora es hora de las respuestas:

El estado debería ser capaz de ofertar plazas para todos los niños en escuelas públicas laicas.

Si cumpliendo lo dicho anteriormente existe una demanda social exigiendo que sus hijos sean educados en escuelas privadas, se podría satisfacer esa demanda si y sólo si se garantiza una enseñanza en contenidos igual al de la escuela pública.

La esnseñanza de la religión, sea esta cual sea, debe quedar fuera del ambito escolar y por supuesto dejar de ser asignatura y mucho menos evaluable.

A pesar de que la mayoría de los ciudadanos profesen una religión determinada, no se ha de hacer distingos entre unas y otras excepto si alguna de ellas promueve creencias o actitudes contrarias a la legislación del país o a los derechos fundamentales de hombres y mujeres.

No es de recibo que continúe habiendo un concordato con la santa sede,es decir con el Vaticano, que haga que de una manera u otra se subvencione con dinero público la propagación y enseñanza de una religión

La educación para la ciudadanía se tendría que estudiar obligatoriamente, siempre que sus contenidos no atenten contra nada ni nadie y no se deberían admitir objeciones, de la misma manera que no se aceptarían objeciones a las matemáticas o al inglés por mucho que el inglés nos parezca una imposición del imperialismo yankee.(go home)

El que pudiendo aprender no aprende es un necio.

He dicho.

Cojón de mamut

Son las siete menos cuarto de la tarde.***** ha comprado zanahorias para dárselas a los conejos de la tienda de animales.El parque está plagado de niños.Unos comen desodorantes con sabor a manzana, otros, simplemente los piden.La mujer de al lado cuenta a su compañera de columpio que su hermano trabaja en una empresa muy importante de energía nuclear.Esto lo dice en alto, y, bajando la voz,añade, que su otro hermano es policía municipal.Un niño pasa a mi lado en su triciclo y casi me tritura los dedos de mi pobre pie derecho.Levanto la cabeza y miro alrededor:madres que persiguen a sus hijos con la merienda entre sus manos, algún padre despistado y un columpio que pasa volando a dos centímetros de la cabeza de un niño abandonado.

“Ya  has comido un huevo kinder, no pidas otra cosa.Mañana que es fiesta compraremos más”

El niño impertérrito hace caso omiso y un par de minutos después vuelve con un cojón de mamut (sic).Llegan las abuelas y abuelos,ellas por delante y ellos por detrás, repitiendo misteriosamente las frases que pronuncian:”vamos, vamos,no te muevas, note muevas,bien,bien, hace bueno, hace bueno, ahora le toca al otro niño, ahora le toca al otro niño…” y así hasta el infinito.

Una niña rubia con abrigo floreado insiste en ofrecerme su balón para que juegue con ella. Yo le regalo mi mejor sonrisa y hago como que me concentro en lo que estoy haciendo.No sirve para nada.La niña  me observa, me analiza desde su microscopio.Yo no se que decir en estas situaciones.Su madre me salva y le dice:”Deja al señor tranquilo” y yo me ofendo porque me llama señor.Y aún me ofendo más cuando la madre se sienta a mi lado en el banco presta a iniciar una apasionante conversación sobre si la brisa que se ha levantado es fresca o no.Miro el reloj, pero el tiempo está ahí, atrapado.Esto parece el día de las marmotas.

Balones, cuerdas, minimotos, patines, bicicletas,diábolos y un largo etcétera componen el armamento con que los niños aterrorizan a las pocas palomas que quedan vivas.

Las mesas del bar están ocupadas. Yo me quedo sentado en el banco  rodeado por este ejército minúsculo.El aire sí es ahora fresco,Busco entre la gente a ***** para ver si se apiada de mí y viene en mi ayuda. Parece que sí. Nuestras miradas se cruzan.Le miro.Me mira y deja de jugar a alturitas para venir corriendo a mi lado.Yo con cara de cansancio y fingiendo estar aterido de frío le digo ocurrente:”¿Vamos a casa?”Ella me mira comprensiva y con sus ojos bien abiertos me dice.”¿Puedo comprarme un cojón de mamut?”(moraleja:Nunca digas no cuando va a ser que sí) ***** vuelve con un cojón para hoy y otro para mañana.Como es fiesta.

Humillado, bajo la testuz, y sigo escribiendo muy interesado.Para reafirmar mi autoridad le digo :”Cinco minutos más y nos vamos” ***** asiente, sonríe y se va corriendo.No se por qué, pero creo observar un atisbo de ironía en su sonrisa.Sumido en mis pensamientos continúo con lo que estaba haciendo, hasta que oigo la voz de un niño preguntando:”Señor,¿me puede decir la hora?”. “Ya estamos”, pienso, miro y el reloj y  digo: “Son las siete menos diez”