6 comentarios en “Colores de invierno

  1. Hermosísimas, preciosas, fascinantes. Todas. Mi único problema es que no sé si me gustan más el lugar o las fotografías. 😦

  2. No sé, Monsieur jusamawi, de que parte del mundo eres, si es que eres de esta parte del Universo, pero yo, donde vivo, en lo que supongo es el Mundo, la Tierra o como sea, es verano, no tórrido, porque estoy al final, finisterrae de la América del Sur, pero verano con turistas, transatlánticos que van a la Antártica con miles de personas y que puedo ver desde mi terraza , atracados a los muelles en el mar, y todo lo que significa el verano, por eso ver tus hermosas fotografías me hace reflexionar y concluír: por eso yo siempre digo, no hay como Dios…
    Creencias aparte las fotos son muy hermosas, se agradece que no aparezca gente, y si ese es tu invierno, me agobia un poco, no, mucho, puede ser que las fotos hayan sido tomadas un domingo, pero son aplastantes, con esos cielos bellos pero asfixiantes, la muda puerta simbólicamente cerrada, los campos que se pierden en una lejanía angustiante, eso angustiantes son tus fotos, te felicito, las fotos son excelentes y deslumbran en su despliegue de la Naturaleza, pero son fotos de domingo en la tarde…incluso casi deprimentes, en el mejor sentido…

  3. Mr. Mario,
    Creo que vivo en la otra esquina del mundo.Si miro por la ventana veo calles desiertas, frío y estos días incluso nieve.El termómetro no pasa de dos grados.No creas, me da cierta envidia pensar en el sol y la luz que tú disfrutas.
    Curiosa para mí la sensación que te producen las fotografías.Donde tu ves axfixia,agobio y depresión yo veo refugio, paz y soledad.Te aseguro que ninguna fue tomada un domingo por la tarde, en ese momento de la semana no se pueden sacar fotografías.
    Gracias

  4. No, los domingos a la tarde no se puede, pero tal vez mi impresión se explique porque soy muy citadino, y mi aislamiento es en la altura de una torre muy cerca de la ciudad, lo suficiente para oír el rumor lejano, las veces que voy al campo, me angustia el silencio absoluto, y esos cielos libres de edificios que como simbólicas columnas los sujetan, y es por eso que me parece que se vienen encima y me aplastan. Una vez aplastado, me deprimo por la bajada de presión(o subida) y la asfixia me oprime con el firmamento desafirmado y abatido sobre mi humanidad. La soledad es muy amada y buscada, es una vieja amiga, es por eso que vivo aislado,pero necesito el rumor lejano de la ciudad, el silencio absoluto del campo en el crepúsculo o al amanecer me produce la impresión que todos se murieron y se olvidaron de incluírme. Mira todo lo que producen tus fotos. Desde el punto de vista usual y cortés, son unas fotografías hermosamente tomadas de paisajes bellos.

  5. Yo en la soledad y silencio de mis paisajes me encuentro bien.Estoy cerca de la serenidad y ese es mi estado predilecto.Eso no quita que en otro tipo de paisajes me pasa lo que a ti.La ciudad es un hecho necesario y aun cuando estoy en el retiro necesito dósis de vez en cuando.Durante las épocas de trabajo ya tengo suficiente cantidad de prisa y ruido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s