Juez y parte

Ayer estuve de visita en el Palacio de Justicia. Me acompañaba un grupo de estudiantes.Tuvieron oportunidad de conocer para qué sirve el registro civil. Por muchos esfuerzos que hizo la encargada no logró entusiasmarles en absoluto.Nos enseñaron los quirófanos donde se practican las autopsias a aquellos que han fallecido por muerte violenta.Aquí, la tensión y la atención fueron en aumento,sobre todo cuando la forense puso en funcionamiento la sierra que se utiliza para abrir cráneos.Más tarde los encerraron en un calabozo donde los detenidos esperan el comienzo de su juicio.Les gustó, no cabe duda, querían permanecer más tiempo.Estuvimos también en una sala de reconocimiento desde la que puedes mirar a través de un cristal a los sospechosos sin ser visto. Por último, asistieron a varios juicios.Guardaron el silencio que se les había pedido.Se respiraba seriedad en el ambiente.El que más les llamó la atención fue uno en el cual una mujer denunciaba a un hombre por amenazas e intento de agresión. Pudimos escuchar cómo, primero la mujer, y más tarde el hombre, contaban su versión de los hechos.Por supuesto, cada uno de ellos narró una historia totalmente diferente,o, mejor dicho,la misma historia de dos maneras distintas.Para complicarlo aún más, el único testigo presencial no se presentó al juicio.
Cuando la jueza, una vez oídos los testimonios y los alegatos de los abogados dejó el juicio visto para sentencia, todos nos quedamos pensativos.Salieron, creo yo, decepcionados al no poder conocer el desenlace.
Hoy, al comentar con los estudiantes lo que ayer presenciaron, tampoco hemos podido llegar a ningún consenso.
Para unos estaba claro que el acusado era culpable y que mintió todo el rato.Además, tenía antecedentes. Para otros, al contrario, la denunciante era una mujer histérica que vio amenazas donde no las había.Los partidarios de la culpabilidad del acusado les recordaron que la demandante había sido magistrada.Eso debían tenerlo en cuenta.
Les he pedido entonces que se pusieran en el papel de la jueza y que trataran de argumentar sus veredictos.Eso ha sido como pedir peras al olmo.A nadie se le ha ocurrido que la falta de pruebas obligaba a guardar silencio.Esta opción no la podían contemplar.Al culpable había que castigarle y si la justicia no lo hacía deberían hacerlo otros.
Cuando les he planteado si consideraban preferible que un culpable quedase libre al hecho de castigar a un inocente, me han mirado como si les hablase de algo inconcebible.Alguno,incluso, ha considerado la posibilidad de obtener la confesión del culpable utilizando cualquier medio.No saben lo que es un eufemismo pero sí saben utilizarlo.La rabia de que su presa se les escapara podía más que el tremendo peso de la duda.Les dolía más en su conciencia la injusticia de la libertad inmerecida que la injusticia del castigo sin pruebas.
Parece razonable pensar que alguno se hubiera mostrado más sereno y hubiese admitido que la fuerza de la ley es precisamente no utilizar la fuerza, que la justicia no es infalible pero que hemos de evitar que se aleje lo más posible de la imparcialidad, que lo arbitrario es todo menos justo.Pues, no. Estaban excitados y querían una solución ya.Es como si una película termina sin desvelar el misterio. Se sienten estafados.
Una jueza que deje en libertad a un acusado por falta de pruebas les parece un ser melifluo e indigno del cargo que ejerce.
Creo, y no tengo mucho temor a equivocarme, que prefieren la justicia tomada por la mano de uno, que el triunfo de la duda razonable.
He tratado de ser didáctico y les he planteado casos donde vieran la imposibilidad de llegar a una conclusión clara y concisa.Les he hablado de la palabra de uno contra la de otro, de la falta de pruebas, de la imposibilidad de que un juez base su sentencia en lo que él cree, en fin, he tratado de hacerles comprender que la justicia sólo vale si está basada en hechos, pruebas y datos objetivos.Me he inflamado cual pastor que trata de enseñar a su rebaño y sólo he encontrado decepción.Me miraban como si fuera un cobarde que no se atreve a agarrar al toro por los cuernos, que no tiene agallas para tomar decisiones ni para aceptar responsabilidades.
Visto esto y ante la imposibilidad de convencerles hemos hablado de otros temas. Les he explicado que el sentido de las penas no es, o no es tan sólo, castigar, les he hablado de la posibilidad de los presos de reducir condena,de cómo, a veces, las propias leyes obligan a excarcelar a personas de las que no tenemos certeza de si están preparados para ser libres, de cómo la sociedad y el poder judicial en su nombre no puede decir alegremente quién es merecedor o no de la libertad.
Ellos, jóvenes, han reaccionado con virulencia y clamaban justicia.Preguntaban por qué no existía en nuestro país la pena de muerte o al menos la cadena perpetua.Les parecía sospechoso y en el fondo injusto la posibilidad de reducir condenas gracias al buen comportamiento, trabajo o estudios. La reinserción es un cuento chino.El que la hace la paga.
Todo esto lo he escuchado y no me ha sorprendido.Lo he escuchado muchas veces.
¿Qué falla en una sociedad en la que cuando uno es el acusado exige todos los derechos, pero cuando el acusado es otro no hay derecho que valga?
Al acabar la clase, una alumna me ha contado orgullosa cómo un amigo suyo fue despedido del trabajo, denunció a la empresa y fue a juicio. Lo perdió.Como la justicia no le satisfizo pagó a otra persona para que quemara el coche de su ex-jefe. Para entonces teníamos a nuestro alrededor a un coro que reía satisfecho con el final de la historia.
He recogido mis libros y mis papeles y he abandonado el aula cabizbajo.
En la siguiente clase me he negado a corregir el trabajo de una alumna.Le he dicho que  ella no  era la autora de  esas palabras, que saltaba a la vista que se había limitado a cortar y pegar lo que otros habían escrito. Con el poder de la justicia en su mano, con el derecho que los romanos nos regalaron, me ha espetado triunfante: no tienes pruebas.Yo, que había aprendido la lección, le he puesto un cero.

24 comentarios en “Juez y parte

  1. 1. Afortunadamente los docentes no son jueces, no imparten justicia, sino conocimiento. Así que el cero estuvo bien aplicado.

    2. Las personas aun se enredan con ideas de venganza cuando se les pide hablar de justicia.

    3. Como dijo un escritor, estamos conscientes de nuestros derechos, no de los derechos ajenos (en este caso el derecho a un juicio imparcial, objetivo, con datos duros).

    4. Éste ha sido un artículo muy personal para mí, gracias por compartir.

  2. Jus, pase a saludarte ya que no vengo mucho por estos lares y te vi todo orgulloso y cabizbajo, mezcla de sabores emocionales, pero así es todo lo hecho por el hombre, un aroiris lleno de matices distintos, cada cual lo verá bajo su prisma. NO voy a opinar respecto a la justicia, creo que luego no podría dormir de impotencia y rabia. Si te contara como se desarrolla la justicia en Chile nos pondríamos a llorar los dos, si te dijera que la delincuencia a proliferado ya que los ladrones, asesinos, violadores, etc. etc, entran por una puerta giratoria para salir a los pocos días, gracias a nuestro “excelente sistema judicial”.. en fin. Oye, ese cero salió del alma ahh, pero me pregunto,¿ habrá sido justo?.. un abrazo.

  3. Tu entrada me sacó una carcajada al final. Hasta tuve que taparme la boca para no asustar a los presentes. No es que celebre la desgracia ajena, pero es que no pude evitar imaginarme la escena, los personajes, los ademanes, los gestos, las expresiones, la iluminación y, por supuesto, los diálogos. Fuera del contenido, la entrada, como entrada, está, literalmente ¡de película! ¿De verdad le pusiste un cero? ¿Así, fríamente redondo, pequeño, afilado y, además, subrayado?

  4. Edgar,
    1. Fue un cero justiciero.
    2.¿Por qué algo tan evidente es tan difícil de entender?
    3.Exacto
    4.De nada.

    Patricia,
    Gracias por tu visita y saludo.Cuando quieras lloramos juntos y nos desahogamos.Lo que sale del alma no es justo ni injusto es simplemente inevitable.

    M,
    Me gustan las carcajadas. De niño también quise ser payaso. Lo dejé porque no podía evitar ver algo de tristeza en las caras de los payasos.

    También quise ser director de cine.

    …y enmarcado.

  5. Estos prefesores que dan razones de lo que hacen, que tratan de interpelar y poner en compromiso a sus alumnos. Estos profesores que cuentan sus frustaciones y emociones porque creen en lo que hacen y saben interpretar las emociones de sus alumnos son los grandes, los que dejarán huella y serán recordados más tarde, desde la mesura que da la edad.
    Suerte en tu labor educativa, Profesor.
    Por cierto, el cero no tiene importancia si la alumna aprendió la lección.

  6. Gracias por los ánimos Arístides.
    Si yo hago todo lo que dices,estoy satisfecho.Pero, no sé, a veces tengo dudas.Al trabajar con personas es difícil ser consciente al momento de lo que se ha logrado.Los resultados tardan muchas veces en verse.Sí es cierto que es un trabajo que hay que creérselo. De no ser así, es mejor dedicarse a otra cosa.

    Salud

  7. Jusamawi:
    Trabajar con personas es lo más dificil que hay. Lo saben bien quien han estudiado la sicología de las organizaciones. El factor humano es imprevisible y variado (por eso es único, irrepetible y maravilloso). En las relaciones personales influyen muchas circunstacias que no son ponderables.
    Actuar sobre ello y modificar conductas es muy complicado. Por eso creo tanto en la importancia que tiene la humildad y el testimonio personal de quien las dirige. El saber reconocer errores y ser referente exige ser consecuente.
    Jusamawi, yo tambien trabajo con personas y muchas veces me pregunto para qué salgo de casa. La mejor respuesta que me doy es que necesito VIVIR, como lo hiceron antes los filósofos griegos, los romanos con su Derecho o los místicos españoles.
    No es fácil trabajar con personas si en tu cabeza no tienes elaborado un modelo de hombre y sociedad; si no sueñas con ello y te preguntas el por qué.
    Una de mis mayores satisfacciones es cuando de tarde en tarde alguien ya talludito se me hacerca y te pregunta si no te acuerdas del él. Me dá cierto pudor, pero es maravilloso.
    Un abrazo

  8. La diferencia entre justicia y venganza, la importancia de las formas, la ausencia de verdades absolutas, la necesidad de pruebas de cargo, las penas como última ratio, la presunción de inocencia, el derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable, el ideal de la reiserción…

    Son principios forjados a lo largo de siglos que hoy como alumnos no entienden, pero que mañana como juristas comprenderán.

    Y, entonces, recordarán con cariño el día en el que tú, su profesor, se los mostrastes por primera vez.

    Cómo yo hoy he recordado emocionado cuándo, dónde y quién me los mostró.

    Saludos.

  9. Arístides,
    Las personas son las que nos dan lo mejor y lo peor.Es normal, por tanto, que pasemos de la euforia al desánimo casi sin darnos cuenta.
    Lo que sí es verdad, y tienes razón al decirlo, es que cuando consigues sacar algo positivo de los demás el desánimo se esfuma en un instante.

    jc,
    Espero que así sea, no sólo por mi sino por ellos.

  10. ¡Oh, vamos, por dios! Monsieur JC tiene toda la razón en lo que dice y tú lo sabes perfectamente, por observación y por experiencia.

  11. Sólo quise ser prudente.En estos temas creo que a veces se cae en un optimismo desbocado. Yo no estoy tan seguro de que la comprensión llegue con el tiempo.
    Las entendederas deberían abrirse con el paso del tiempo, la reflexión y la experiencia. Desdichadamente muchos cerebros se convierten en esponjas secas.

  12. Querido amigo, no sé si mi comentario se relaciona más a esta o a tu entrada anterior, de todas formas me han entrado unas ganas de repartir ceros…
    No hace mucho inicié una clase pidiendo a mis alumnos intervenir en un brainstorming sobre héroes, ya casi no tengo claro a donde quería llegar con ello, pero si sé que esperaba sinónimos, adjetivos, en fin sentimientos… Cuando por fín caí en que nadie estaba dispuesto a arriesgar, pedí encarecidamente un ejemplo, sencillamente: ¿Quiénes son sus héroes? : dos batman, un innombrable ex presidente (sin justificación), tres Maradonas (no el médico, que bien merecido lo hubiera tenido) el futbolista (gran jugador, sin dudas, pero lejos del nobel de la paz) dos tetonas actrices, cuatro Jonas brothers (no recuerdo si el mismo pero da lo mismo) y algún cantante del cual no registré el nombre, espero se lo mereciera más que el resto. Traté de indagar sobre el concepto de héroe, dí algunos ejemplos, y para mi estupor terminé originando el empezose del acabose: ¿Quién es Ganhdi? Luther King?… Con un último arresto pregunté: No admiran a alguien de su familia? Mi abuela, por ejemplo una inmigrante española… Teacher, ud. tiene el paty quemado! que en argentino básico significa que estoy como una cabra…
    Paradójicamente, he estado escrudiñando posibilidades, pero que sexies suenan esos ceros!!!

  13. @Karen: merçi beaucoup!

    @jusamawi: Entiendo que, al sufrir sus reacciones en primera persona, seas escéptico. Pero, en mi opinión, no hay que caer en el pesimismo. Pues la tarea del docente es sembrar conocimientos y, unas semillas caerán en terreno yermo y otras, las más, en terreno abonado. Ese día sembrastes y estoy seguro que, cuando recojan los frutos, se acordarán de a quién le deben la cosecha.

  14. Me ocurre parecido con los payasos, pero a mí me ponen los pelos de punta, como de terror. Lo que dices prueba aquello de que nuestro propósito básico en la vida se establece muy temprano y por más que intentemos ignorarlo y aunque lleguemos a “olvidarlo” sigue ahí tras bambalinas y nos asalta y se instala en nuestro hacer cuando menos lo esperamos.

    ¿Enmarcado también?! ¿En serio? Jajaja!

  15. Maria eugenia,

    El consuelo sería pensar que enfrentarse a los alumnos es como ver la cara a lo que todavía está por hacer, a lo que hay que dar forma.La realidad es más dura. Ellos representan la sociedad en la que viven y su ignorancia no lo es porque son jóvenes, tal vez les faltan datos, información y conocimientos, eso es lo de menos. Lo grave es que transmiten el sentir y los tristes anhelos del mundo en el que viven.Salir de ese entorno es tarea de héroes. Por eso tu trabajo y el mío es tantas veces sobrehumano.(Encima la gente se queja de que tenemos muchas vacaciones.)

    jc,

    Sabes que la agricultura es un trabajo ingrato. Puedes poner todo el amor y el empeño en lo que haces y luego una helada, una tormenta echa por tierra todo lo hecho.A veces no, tienes razón,a veces el fruto que se recoge es extrordinario y uno es feliz contemplándolo.

    M,

    Es normal. Cuando alguien se pone una máscara es que oculta algo.Si además la máscara es de risa y alegría la sospecha nos lleva a pensar en su contrario.
    He pensado en lo que dices y no estoy tan seguro. Yo creo que tardé mucho más tiempo en tener algo a lo que poder llamar propósito.

  16. Creo que ha sido una iniciativa muy digna e interesante, pues la cuestión radica en qué es la justicia y qué es aplicar la justicia, ese entretejido de jueces, fiscales, letrados y la madre que los…, la venganza escondida tras esa balanza que delimita el bien y el mal, la sed de resarcir la ofensa, la comida con el fiscal, el acuerdo extraoficial.
    Es un tema complejo y difícil. Me quito el sombrero ante tu labor, pues entiendo la dificultad de la misma.
    Un abrazo.
    Marc Bolan

  17. El tema que más cuesta hacer entender es el de la dificultad de legislar.Cada uno tiene muy claro lo que le pide el cuerpo en cada momento. Hablar de justicia sin pensar en uno mismo es terriblemente complicado.
    Otro

    T.(iranosaurio) Rex

  18. Me es difícil entrar en discusiones tan interesantes como estas por una manía que tengo, creo que es imposible convencer a otro ser humano sobre sus actos o manera de pensar, uff, creo que varios se me tiraran encima, pero que diablos.
    Cuando actúo, lo hago pensando que estoy en lo correcto, si mato, pienso que esa persona debe morir, si robo, me justifico, etc. etc. Con la educación pasa lo mismo, puedo creer que esta mal o bien administrada, mi visión variará según mi pensamiento y éste basado en mi propia experiencia, por lo tanto ya estará contaminada. Si soy profesor, enseñaré tratando de traspasar esos conocimientos de la forma que crea, es la más adecuada o cercana a lo adecuado. Por lo tanto, mi lucha se convertirá en una lucha personalista y tal vez, no objetiva.
    Ni por un segundo pienso que Chavez crea que tiene un gobierno despótico y que esta velando la libertad de su pueblo, o que Castro limitó la libertad de su país o que Pinochet asesinó pensando que estaba actuando mal. Así somos, así vamos caminando día a día, pensando que estamos haciendo lo que debemos, y lo que es mejor para nuestra sociedad.
    Por otro lado, podrán decirme que con ese pensamiento no hacemos nada por cambiar o corregir lo que esta mal, a lo que contesto. Si genero un cambio en mi, si comprendo qué está mal y que esta bien, y nótese, digo, COMPRENDO, que no es lo mismo que entiendo o me enseñaron. Una vez comprendo que ese algo debe ser cambiado, entonces, me prepararé para luego tener las herramientas que generen ese cambio, ahí estoy haciendo algo. Pero ese algo hecho, no esta intervenido por mi propio pensamiento.
    Me explico, cuando miramos algo y ese algo interfiere en nuestro quehacer, entonces opinamos pero porque que está interfiriendo el pensamiento, por lo tanto ya lo estamos manipulando según nuestro propio prisma y no lo vemos objetivamente, sin embargo, si nos depuramos de nuestro propio pensamiento y observamos objetivamente ese algo, tal vez lo veamos distinto. Que hubiera pasado si Jus no hubiera tenido la vivencia de su “historia” con su curso, ósea si no hubiera habido una experiencia previa, y la alumna le hubiera presentado ese mismo trabajo, la nota habría sido la misma?.. no lo sabremos nunca porque cualquier respuesta que de, no será objetiva.

    En cuanto a la poesía, vengo a poner un serio reclamo de parte de mi perro, él ha escrito varios poemas, ¡¡que se creen!!…es sólo que no ha querido publicarlos por pudor.
    Fuera de bromas, si bien un animal no escribe poesía porque, por habilidades no puede, ya que no posee un lenguaje que sea entendible para los seres humanos, creo que si ve la poesía en muchas oportunidades. Vale decir que creo que los animales en sí, ya son un poema, pero eso es algo muy personalista.
    Para ahondar en las reflexiones dadas respecto a la poesía tendríamos que ahondar en un tema que no es el tratado por nuestro anfitrión, por lo tanto me contengo, pero por ahora, me he propuesto la tarea de reconciliar a la poesía con mis queridas amigas, que por lo expuesto en sus “casas” no han transitado por caminos de amigabilidad con ella.
    Lamento haberme extendido, me cargan los comentarios tan largos porque no siempre el lector dispone el tiempo para leerlos y acá estoy… . Nunca más.

    Para partir con esta reencuentro que deseo propinar con la poesía, les dejo un poema que no requiere de mayor explicaciones en mi casa. Cómo describir de mejor forma, de una forma más certera y bella la muerte y lo que ocurre con el muerto. Cuando tengan tiempo se van a dar una vuelta por allá.

    Cariños

  19. No se trata de convencer , basta con expresar lo que uno piensa.Ahí queda lo dicho. Si más tarde surte efecto o no, ya es otro asunto.
    Decir lo que uno piensa es un deber moral.Quedarse callado por la dificultad de la empresa de convencer no es más que pereza, comodidad, pusilanimidad y un cierto punto de cobardía.Si sólo hablamos cuando estamos seguros de convencer es como jugar al ajedrez sólo cuando estamos seguros de la victoria. El intercambio de opiniones no es una batalla.
    He oido en demasiadas ocasiones cosas como: para qué hablar, no sirve de nada,total, si no voy a conseguir nada…Deberíamos hablar como reímos, sin poderlo evitar.
    Cuidar las formas es lo más que se nos puede pedir.

    Muchas veces he querido pensar como tú y creer que todo el mundo actúa convencido de que hace bien. Yo no lo creo. Pinochet sabía perfectamente lo que hacía.Sabía que no estaba bien pero le convenía. Era capaz de vivir con ello. La mayoría de los mortales, como no puede comprender que eso suceda, se convence de que todos actuamos de la misma manera y de que todos pensamos que hacemos lo correcto. Desengáñate. El lobo cuando caza no se plantea nada. Hace lo que tiene que hacer, lo que no tiene más remedio que hacer.Tú si te lo planteas y por eso eliges.Por eso en muchas ocasiones dejas de hacer o de decir.

    No podemos depurar los hechos de nuestra percepción de los mismos.Ni tan siquiera de lo que los produjo. Ya ves, toda causa tiene su efecto.La objetividad y la equidistancia no son más que deseos, esfuerzos que debemos hacer por disciplinarnos.Puedo jugar a pensar qué habría pasado con el cero si no hubiera ido al palacio de justicia.Lo cierto es que fui y eso cambió todo.

    Me intriga saber de qué manera percibe un animal la poesía.Sigo pensando que la poesía la pones tú. Tu perro no se entera.Lo siento.

    Puedes hacer, cuando quieras, los comentarios más largos de este mundo.El tiempo del lector no es cosa tuya. Tus palabras sí.

    Salud

  20. Jusi, tienes razón en todo lo que dices, pero que diablos, soy una mula. No pienso que debamos convencer, pienso que cada palabra dicha ha de tener un objetivo, como dice la biblia “darás cuenta por cada palabra inútil”, es un mal mío, lo admito, soy atípica, espantosa, y todo lo que me llegue.
    No dejo de hablar porque creo que debamos convencer, si no que, siento que no tiene un objetivo final, que no me aporta o no le aportará nada al otro, salvo el conocerse un poco más y saber lo que el otro piensa, pero para ello prefiero tocar otros tantos tópicos que me pueden atraer más o que nos permitan profundizar un poco más en lo que el otro és.
    Ahora, sigo pensando distinto a ti en cuanto al quehacer de los “otros”, no creo que Pinochet haya pensado que estaba mal, dentro de su mente enferma creo que pensaba, al igual que Hitler, que esa gente debía morir, que debía robar y dictar, que debía “salvar” al país. Para que seres humanos hagan eso, deben tener un click que esta haciendo corte, y ese corte circuito les hace tergiversar la verdad o esa realidad que los seres humanos, relativamente normales vemos. (Mejor cambio de tema o las emociones se me disparan).
    Tampoco, como verás, puedo convencerte de mi punto de vista en cuanto a los animales, por favor, insisto no pienso que hagan poesía, pienso que dentro de su falta de maldad, para ellos la belleza, el amor que pueden sentir es un poema. Si pudieras ver la mirada de tantos animales que he recogido, animales que han sido golpeados, maltratados a niveles que seguramente no ves en España al menos, y luego miras sus ojos, lo que te llega de ellos, es el mejor poema del mundo. En fin amigo, eso es otra tara mía, los animales!!!, sólo puedo ver en ellos la maravilla de la creación.

    Ahh, antes que se me olvide, ¡¡¡no me vengas a hablar tan duro porque te acuso altiro a Milla y a Karen, oíste!! 😦

  21. Cada uno habla cuando quiere y como quiere.El objetivo que tenga ,si lo tiene, es suyo.Puede ser convencer, criticar,comentar, alabar o comunicar.Da lo mismo. Lo importante es que diga lo que piensa.Guardar silencio es también un perfecto derecho.
    En cuanto a Pinochet y compañía veo que no estamos de acuerdo. No importa, tú dices lo que piensas y yo hago lo mismo. De eso se trata. Si,además, eso aporta ideas, inspiración o ganas de replicar al otro, mejor que mejor.
    He visto la mirada de la que hablas en los animales.Sé a lo que te refieres, y sé lo que pueden aportar a los humanos. Lo que no podemos hacer es humanizarlos para explicarlos.El concepto de maldad o de bondad, la belleza o el amor no entran en el mundo animal. En todo caso están en tu relación con ellos.
    Siempre quise ser un tipo duro.

  22. ¿Recuerdas algún profesor del que renegaste y al que al cabo de mucho tiempo agradeces sus esfuerzos, comprendes sus enojos y te arrepientes de no haber estado más atento a sus enseñanzas? Yo si.
    Me gustaría ser alumno tuyo.
    Un abrazo

  23. Es triste decirlo pero recuerdo pocos profesores que me dejaran huella.Sí veo la diferencia entre quienes ponen empeño y quienes no y eso sí es de agradecer.
    Sería todo un desafío tenerte de alumno.Para ti también, no lo dudes.
    Otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s