Hello world! Cinco años después

Hello world. No sé si celebrarlo. Lo cierto es que sí que me acuerdo. Hoy hace cinco años nació este blog. En este tiempo ha pasado a ser parte de mi vida cotidiana. Nunca he pensado en tirar la toalla. Lo que sí ha cambiado es mi forma de verlo. Creo que hay partes de la vida de un blogger de las que sí estoy cansado. La promoción, por ejemplo. La red está llena de consejos sobre cómo debe uno dar a conocer su blog. Al principio, como todos, esta actividad se convierte en obsesión. Lo que empieza siendo algo lógico y normal acaba convirtiéndose en una obligación tiránica. Conocer a otras personas que escriben, leerles y discutir en diferentes foros es algo vivificante. Tener la obligación de buscar más y más, dejar comentarios insulsos o simples acuses de recibo acaba siendo cansino. He comprobado además, y no deja de ser desilusionante, que uno baja en su número de visitas si no cumple con este rito de comentar en otros lugares. Gente que te lee e incluso alaba cuanto escribes, deja de hacerlo (de leerte) porque tú no cumples con el requisito de dejar tu huella escrita en sus dominios. Así, este mundo se convierte en intercambio y cambalache. Leo porque me leen, comento porque comentan y si no, me enfado y dejo de hacerlo. Eso, definitivamente, no me gusta. Sé que es tirar piedras contra mi propio tejado. Es tiempo de ser sinceros. Yo leo los blogs que me gustan. Busco nuevos y los encuentro. Algunos, es verdad, se visitan por amistad y por costumbre. Esto no tiene nada de malo. También lo hacemos con los amigos y la familia. La inercia, ya se sabe, mueve el mundo.

En el último año casi no he dejado un comentario en otros blogs. Sí los he seguido leyendo. Mi cifra de visitas ha descendido a la mitad. Ahora no me preocupa porque ahora el número de visitas no me importa como lo hacía hace cinco años. Lo que sí es descorazonador es comprobar que muchos lectores fieles se retiran dolidos por tu infidelidad.

Si soy sincero, no lo entiendo. Yo he leído y comentado en blogs de gente que nunca me lee ni deja comentario alguno. Quiero pensar que lo normal es seguir leyéndolos simplemente porque me parecen interesantes.

A parte de esto, hay otras muchas cosas que he encontrado satisfactorias. El concepto mismo de blog, la primera. Todo al alcance de todos. He leído más opiniones sobre casi todos los temas en los blogs que en los periódicos. Esto, para alguien como yo, que no tiene muy buena opinión de la prensa es altamente gratificante. He visto más fotografías estos años que en toda mi vida pasada y he descubierto intereses que ni sospechaba que tenía. Además, por supuesto, he conocido personas a las que de otro modo nunca habría conocido. Pienso en ellas como personas, como amigos que existen en mi vida real. No importa que no les ponga cara. Conozco su palabra, sus ideas, opiniones e inquietudes. Hay mucha gente en mi vida cotidiana de la que puedo decir justamente lo contrario. Y si tengo que escoger, no tengo duda.

Las estadísticas son otra cosa curiosa. Si echo un vistazo a las entradas más visitadas y comentadas no dejo de sorprenderme. No coinciden con aquellas de las que estoy más satisfecho. No me parece mal ni bien. Es curioso. Hay una entrada, por ejemplo, que ha recibido más de quince mil visitas. ¿Es la mejor? No, por supuesto. A veces el destino es tan duro que hace que tu trabajo se conozca más o menos por una anécdota. En este mundo bloggero suele suceder que un título o una etiqueta logren más que mil palabras bien escritas. Algunas de mis entradas predilectas están perdidas en el fondo del tiempo con decenas o, a lo sumo, centenas de visitas. Esto no hace más que constatar lo que todos sabemos que sucede. Vivimos bajo el imperio del marketing y el merchandising. Basta con mirar cualquier ranking y comprobar cuáles son los blogs más leídos. Uno se abochorna y consuela pensando que es mejor no estar entre ellos.

Confesaré otra cosa. Ahora que lo escrito empieza a ser abundante, me he convertido en uno de mis mejores lectores. Me resulta agradable releer lo que escribí hace tres o cuatro años. Me gusta recordar dónde y cómo lo escribí. No siempre asiento cuando me leo pero en general creo que sucribo hoy casi todo lo escrito ayer. Nunca corrijo el contenido. Tan solo alguna letra olvidada o un error ortográfico detectado. Teniendo en cuenta lo cómodo que sería reescribirlos, no sé por qué no lo hago. Algún día, tal vez. Es un reto interesante. Me da miedo, en caso de hacerlo, caer en el estilismo. Primar la forma sobre el fondo. Yo, ya lo he dicho otras veces, casi nunca preparo lo que escribo. Si tengo un tema en la cabeza, me lanzo también de cabeza a escribir. Si no tengo un tema claro me lo impongo y escribo. He llegado incluso a improvisar, a practicar la escritura automática. Cuando hablamos hacemos exactamente lo mismo. Las mejores opiniones no son siempre las más meditadas.

He dejado un hueco en el blog a la fotografía. Creo que es un trabajo apasionante. Yo que no sé nada lo disfruto. No puedo imaginar lo que será si sabes y, ya puestos a soñar, puedes vivir de ello. Esa sensación de mirar, buscar y encontrar algo que quieres reflejar o transformar es apasionante. El resultado, para uno mismo al menos, es muchas veces sorprendente. Me gusta tanto pasear, mirar y sacar la foto de un árbol solitario como captar el detalle de un lápiz sobre una mesa. Me falta probar la pintura. Para eso, me temo, tendré que esperar a otra encarnación.

Con esta, curioso el dato, son ya trescientas las entradas publicadas. Trescientas entradas y cinco años de persistencia. Todas juntas ya van tomando cuerpo. Nunca las he visto en papel impreso. Me tienta.

Antes de empezar a escribir lo escrito había pensado publicar un resumen de datos, entradas, más y menos visitadas, visitantes, lugares de procedencia, curiosidades … Antes de hacerlo quería decir algo y compruebo, una vez más, que ya he dicho demasiado. Ya se sabe, el hombre propone…

El veinticinco de marzo de dos mil ocho escribí la primeras palabras en este blog. Lo hacía sentado junto a mi ventana y frente a mi Ubuntu saludando a los que por casualidad pudieran llegar hasta aquí.

El veinticinco de marzo de dos mil trece, cinco años después, sigo haciendo lo mismo. La ventana y Ubuntu, fieles compañeros, continúan a mi lado. Algunas cosas espero que hayan cambiado. Una seguro. Empecé escribiendo con un dedo. Ahora lo hago con dos. La otra es que espero que ahora haya gente que no llegue aquí por casualidad.

Tres o 3,14159265358979323846…

El tres es el número natural que sigue al dos y precede al cuatro. Platón lo consideraba la imagen del ser supremo. Representaba sus tres personalidades: la material, la espiritual y la intelelctual. Aristóteles coloca dentro de él el principio, el medio y el fin. Para los cristianos el tres es el número celeste.

Tres por tres es igual a nueve; nueve por tres igual a veintisiete; veintisiete por tres da ochenta y uno; ocho más uno es igual a nueve; y nueve dividido entre tres, nos lleva de nuevo al tres.

Uno, dos, tres es una estupenda película de Billy Wilder. James Cagney está tres veces soberbio. Uno, dos, tres es lo que dicen los músicos antes de entrar en faena con el cuatro. Uno, dos, tres son los lugares privilegiados. El podio guarda un lugar para cada uno de ellos.

Al primero y al segundo siempre les falta un tercero. No hay dos sin tres. El tercero suele ser el de la discordia.

Tres son los colores primarios, tres eran los tres mosqueteros, tres días hay en el año que relucen como el sol, tres fueron las carabelas de Colón, tres son los magos de oriente, tres cosas hay en la vida. Hasta el mismo dios es trino.

El número pi es un tres seguido de infinitos decimales. El número pi representa la esperanza de encontrar algo más allá del tres. Un mundo que nunca acabaremos de explorar.

El jazz encuentra su lugar en el trío. Nada falta y nada sobra pero, aun y todo, no cierra sus puertas al cuatro  y al cinco.

Pedro negó tres veces.

El uno se cree completo. Cuando conoce al dos trata de cerrar el círculo pero casi nunca lo consigue. El tres representa la huida hacia adelante, la tercera vía. Ni la una ni la otra. Otro mundo es posible. En esta opción desmarcadora reside su encanto.

Tres años no son nada para una piedra del camino. Tres años son algo despreciable en el infinito transcurrir del tiempo. Tres años de blog es algo casi inconmensurable. Esperanza de vida superada. En este universo el índice de  mortalidad infantil es terrible, descorazonador. El primer año se alcanza ya la madurez, en el segundo aparecen ya los primeros achaques de desidia. Cumplir el tercero significa aceptar sin género de duda que detrás de la coma hay infinitos decimales.

Espero que no suene a condena pero mañana cumplo tres años y un día.

Time it was, and what a time it was. A time of innocence, a time of confidences. Long ago, it must be, I have a photograph. Preserve your memories; they are all that’s left you.

Blogs y blogs

Voy a hacer un experimento.

Entro en un blog  que suelo  visitar con frecuencia.Escojo, al azar, la bitácora de uno de los comentaristas.Empieza el viaje.Primera parada: Sabadell.Un pobre padre de familia nos cuenta sus cuitas.Un diario de  alguien a quien le gusta compartir lo que se le pasa por el magín.Pañales y biberones mezclados con algo de tecnología.Fotos de amigos,  una tendencia a caer en la amistad sagrada que une, supuestamente, a todos los que habitamos la blogosfera.¿Un mundo feliz?

El viaje continúa y de Sabadell otra comentarista me  lleva a León.Allí, parada y fonda.Me entretengo en recorrer sus entradas y sólo descubro autopublicidad de un programa de radio  por internet en el que la autora participa.Además, los textos están llenos de ja,ja,ja y je,je (tres jas y dos jes).Eso, tengo que admitirlo, puede conmigo.

Me voy más al norte y aterrizo en Vitoria.Allí me encuentro con una exposición de pintura y un breve comentario tras cada cuadro ofrecido al mundo por la autora del blog.Suena  bien en un principio.El problema se convierte en espinoso si uno tiene que dejar un comentario.Es un claro caso de No comment.Me escapo y huyo pero vuelvo a caer en Vitoria. No vale.Descubro el truco.En esta ocasión compruebo  que se trata de una poeta que alaba los cuadros de la anterior y la anterior gimotea de placer ante los poemas de ésta.Autobombo y mutuobombo.

Salto sin darme cuenta el charco y sigo hablando español.Estoy en Chile.Aunque nadie me crea, juro que en poco más de dos minutos he visto aparecer a Jim Morrison,Sócrates,Juan Gabriel,el Che,por supuesto,Sade(no el marqués),Victor Jara,Durruti,Raphael,con p. y un largo etcétera.Todo esto aderezado con tiernos y lúbricos versos acompañados de fotografías insoportablemente perfectas.Ad hoc.

De Chile a la República Dominicana,lo juro.Blog de muchos autores.Nos muestran sus escritos y fotografías.La cosa se va poniendo mejor.Ya no hay rosas  y  lilas de fondo.Hay gente que dice cosas.Voy de flor en flor, picoteo.No todo está bien pero me gusta.

Seguimos con escritores.Este caso es curioso.El autor se nos presenta como escritor y hace una declaración de intenciones.No puede vivir sin escribir y piensa utilizar ese espacio para dejarnos todas las palabras que escapan de sus manos.El blog tiene una sola entrada.O algo malo le ocurrió,dios quiera que no,o esperaba un aluvión de visitas y se descorazonó o es hombre de pocas palabras.Extrañado abandono Colombia.Llego a Mexico ligeramnete cansado pero soy bien recibido en casa de una peculiar mejicana que llena su blog de anime.Dibujos,vídeos y un sinfín de gigantescos ojos brillantemente chispeantes.

Estoy atrapado, por más que lo intento no puedo escapar de una red de fanáticos del manga y anime. Parece que todos se han concentrado en torno a mí. Viajo de un sitio a otro y aunque nadie es japonés sólo hablan de Japón. Manga,Ovas,fansubs,otaku, kodomo,doujinshi,tankoubon…Es demasiado.Si es necesario haré trampa para abandonar este mundo que no entiendo.No,eso sería injusto. Yo, el nuevo Willy Fogg de la Red,cumplirá su palabrá e irá donde los enlaces le lleven.

Salgo,al fin, de Japón, pero sigo en México.De la transcendencia nipona a chistes y anécdotas de octava categoría.Hoy no es mi día de suerte.Cuando alguien va de viaje las cosas suelen salir bien.Se conocen lugares interesantes,personas diferentes y a la vuelta lo adornamos un poco y contamos a los demás grandes experiencias.Yo debo de estar en el viaje equivocado.

Un blog de autor es mi próximo destino.No sé qué hacía en el anterior.Caer en un mal blog es muy fácil, detenerse y comentar cuando allí nadie te conoce es ya otra cosa.En fin.Fondo negro,temas serios pero una transcendencia forzada.Dios, la muerte y los sueños profundos del alma llenan de palabras   este paseo por una bitácora y un país desconocido.Respiro aliviado pues creo que el sueño manga se terminó.

Guatemala me recibe con los brazos abiertos.Música de fondo.Bonita, como bonitas son las palabras que se desgranan a lo largo de este espacio creado por una mujer mayor,según se mide la edad en la blogosfera,que nos habla de escritores guatemaltecos y nos deja leer  aquello que escribieron en el siglo pasado.Blog discreto, personal e interesante.

Esto no hay quien lo pare.Reconozco Madrid desde el cielo.Aterrizo en una página que hace daño a la vista.Puestas de sol,gaviotas volando,rosas rojas sobre fondo blanco y poemas escritos con letra azul fosforito.¡Qué desengaño! ¿Por qué gustará tanto la transcendencia de telenovela?El blog tiene, y no exagero, diecisiete premios.Repaso los nombres de los galardones y siento una profunda arcada.Regalo Blog Ángel,Premio Blog con Duende,Premio Cadena de Amistad,Premio Escritos de Oro.No puedo más, aquí me quedo.¿Cómo puede alguien sentir orgullo por tales cosas y exhibirlas?

Primer país de habla no hispana:Portugal.Mi estancia ha durado tan sólo unos segundos: la primera entrada que he visto nos regalaba una canción de Il divo.Por ahí no paso.Uno tiene sus principios.

Rio de Janeiro me recoge terriblemente cansado.Ropa para muñecas, alguna receta de cocina brasileña y más y más premios para el blog.Esto es terrible.

Tengo que admitir que el experimento ha fracasado.He viajado,he leído, he visto y me he aburrido profundamente.Estoy a punto de borrar todo lo que he escrito.¿Cómo vuelvo a casa? Tendré que encontrar un blog en el que yo haya dejado un comentario y así poder entrar por  mi ventana otra vez.Tal vez pase un millón de años vagando por esta galaxia de premios y lugares inauditos.

Que la suerte y la fuerza me acompañe.

En el mundo existen decenas de millones de blogs.Por lo que cuentan, se reproducen como conejos.Se duplican en número a una velocidad pasmosa.Bien es cierto que su esperanza de vida es corta.Sólo un pequeño porcentaje de ellos llega a la edad adulta.Al final comprobamos como la blogosfera también está sobrepoblada y no existen métodos anticonceptivos que ayuden a controlar la natalidad.Nada que oponer a que cada uno haga lo que quiera y cree lo que lo que se le antoje. Sólo falta que Darwin tenga razón y que la selección natural vaya poniendo las cosas en su sitio.El viaje por la blogosfera no es sencillo.Es un espacio lleno de planetas al que todos tenemos acceso.Eso es bueno y es malo al mismo tiempo.Bueno porque ese espacio está abierto a todo el mundo.Malo porque hay demasiadas estrellas que nos impiden ver el espacio.

Bloggers

No es cierto que haya tantos tipos de  bloggers como blogs.Las estadísticas hablan de millones y millones de blogs que han ido apareciendo como setas a lo largo de los últimos años.Muchísimos son el juego de un día,el sueño de una noche de verano o  de invierno, un mero intento , un arrebato .Luego quedan flotando vacíos y oscuros por la blogosfera.

Si pudiéramos saber cuántos blogs cumplen más de dos o tres años observaríamos que  la blogosfera es el país con el mayor índice de mortalidad infantil y la menor esperanza de vida.

De entre los que llegan a ser adultos son muy pocos los que alcanzan una difusión suficiente como para justificar ,por ese motivo, su existencia.La mayoría, no nos engañemos,están condenados a un casi absoluto anonimato.Aun y todo, la gente persevera y acomete la cotidiana actividad de sentarse frente al ordenador y dejar que sus ideas, opiniones,aficiones,reflexiones u obsesiones pasen a través de sus dedos a la pantalla.

De entre los que alcanzan la gloria de ser vistos y leídos por una legión de seguidores, poquísimos consiguen el beneficio económico que sustente el tesón necesario para seguir adelante con esta árdua empresa de ser siempre interesante,inteligente y atractivo.La mayoría, no nos engañemos,no aportan  nada en especial y nadan en la mediocridad y el aburrimiento.

De entre los que alcanzan gloria y dinero casi ninguno es deslumbrante.No hay relación directa entre fama y calidad.Casi nunca lo más visto ni lo más leído se corresponde con lo mejor o con lo bueno, por muy difícil que sea definir tales conceptos subjetivos.

De entre los deslumbrantes muy pocos son entretenidos y tienen,por ello, una barrera infranqueable para llegar  a ser populares.

Lo que mueve a la gente a crear un blog puede analizarse desde dos puntos de vista.Por un lado podemos considerar  que es la temática la motivación principal.Del mismo modo que un aficionado a la fotografía o a la música, por ejemplo, busca encontrar en su círculo social gente con la que compartir su afición, la blogosfera ofrece la opción de aumentar el número de posibles interesados en una materia determinada, dando,además, la oportunidad, según sea el caso, de exhibir aquello que hacemos mostrándolo públicamente.

Por otro lado, y no menos importante,está el hecho de publicar anónimamente todo aquello que pensamos.Temas que jamás trataríamos en público,poemas que nunca osaríamos leer delante de nadie o material que permanecería guardado en cuadernos o cajones, tiene ahora la posibilidad de ser mostrado.Es más fácil,además,esperar la reacción de quien lee lo que escribimos con una pantalla de por medio.Hay distancia y hay tiempo.No se da la inmediatez del cara a cara  y no hay que hacer piruetas verbales para no herir a nadie.El silencio de los otros será , en todo caso, nuestro mayor enemigo.Nada comparado con la cara inexpresiva o la palabra hueca de alguien a quien tengamos delante.

No hay datos que lo confirmen, pero parece claro que, gracias a los blogs y sus adláteres, hay mucha más gente que da un paso al frente  y  escribe, opina, comenta y abre la posibilidad de descubrir cosas que dormían olvidadas en su interior.Hay muchas más palabras navegando que las que nunca hubo escritas en cuadernos y diarios.Hay más poetas, pensadores, opinadores,comentadores,fotógrafos, creadores, divulgadores…de los que,de otra manera, nunca hubiéramos sabido antes.Que haya más no sé si es bueno pero es cierto, que los haya mejores es sólo un presentimiento.

Cuando ya se ha dado el paso, cuando ya habitamos este planeta universal de letras, teclas y pantallas, cuando cómodamente instalados hacemos público lo que sabemos o pensamos, llega el momento de plantearse,¿qué estoy haciendo?, ¿por qué lo hago?,¿hasta cuando?

Hablaré de mi.Tengo un blog.En unos meses cumplirá dos años.Lo que me motivó a empezar no puedo resumirlo en una causa.Fueron varias.Escribir.Escribir para otros.La decisión personal de publicarlo.La satisfacción de verlo negro sobre blanco.Saber lo que los demás pensaban.La oscura esperanza del aplauso.La disciplina.Obligarme a vencer la pereza que inundaba  tantos cuadernos en blanco, tanto proyecto inacabado,tanta palabra dormida en los desvanes.Sacar de mi cabeza  todo aquello que me daba vueltas,ordenar ideas,pensar en alto y lograr la paz después de expresar lo que pienso o lo que siento.Concentrarme.Hablar de lo que me gusta para que otros lo conozcan.Dejar de ser egoísta.

Nunca me motivó, lo confieso, conocer gente, establecer relaciones  ni intercambiar sentimientos.Ver sin ser visto. Escuchar sin ser oído era una tentación mucho más dulce.

Casi dos años después  ninguno de los motivos ha desaparecido.Estoy más tranquilo.Escribir es ya para mí un hábito.Eso me gusta. Siento,eso sí, una obligación que no siempre  es agradable.El tiempo se consume en leer otros blogs, hacer comentarios y responderlos.A veces, como en mi vida diaria, prefiero el silencio.Si pasan días y no publico nada algo me empuja a hacerlo.Yo no he firmado ningún contrato, detesto la sensacíón de tener que hacerlo a la fuerza. Una cosa es el hábito y otra la rutina.Una la devoción y otra la obligación.Me gusta recorrer los blogs amigos, descubrir otros hasta entonces desconocidos.Caigo con gusto en la tentación de ser tajante, de discutir y de intentar ser brillante.No me gusta decir lo que no pienso.Me produce cansancio dejar siempre constancia de que he estado.Sentir que me quito un peso de encima cuando ya he terminado.No soy cumplidor y por eso no me siento mal educado.No puedo decir hola y adios, qué bonito, nos vemos.No quiero agenda que me indique un horario.Odio los protocolos.

Cuando miro hacia atrás, no me arrepiento.

Pienso en las horas que he pasado escribiendo y leyendo.Me detengo a recordar momentos y compruebo aliviado que mi paso por este nuevo planeta está lleno de buenos recuerdos.

Desde tu ventana

img_3775

Querido Jusamawi,

Te escribo estas líneas pues acabo de darme cuenta de que tu blog cumple hoy un año. ¿Quién lo iba a decir,verdad? Recuerdo muy bien lo dudoso que estabas cuando comenzaste con esta aventura.   Escribir es algo que te ha gustado toda la vida. De hecho, yo sé que si pudieras escoger sería la actividad a la que más te gustaría dedicarte. (A este paso tendrás que  esperar a la jubilación). No sólo por el hecho concreto de la escritura en sí, sino por la libertad de movimientos y de horarios que esto te permitiría. No se me hace difícil meterme en tu cabeza y comprobar que estás contento con los resultados. Has conseguido uno de tus principales objetivos: obligarte a escribir con asiduidad. Siempre vas ahora pensando en temas que te parezcan interesantes para reflexionar.Antes también lo hacías, lo sé, pero poner todas esas reflexiones negro sobre blanco te sienta muy bien.Te ordena la mente y eso es una cosa que tú siempre has buscado.Escribir,no sé por qué, resulta ser algo íntimo y los demás lo suelen ver como algo raro o especial.Al principio  casi nadie de tu entorno sabía que tenías este rincón secreto.Con el paso de los meses se han ido enterando e incluso algunos te leen.Casi ninguno de ellos suele hacer comentarios.No te importa.Has dado un paso más importante: escribir y que no te importe que lo sepan.Hace muchos años, cuando empezaste a escribir, lo hacías siempre a escondidas.Tus poesías, malas o buenas no las leyó casi nadie. Participaste en algún que otro premio literario pero siempre bajo seudónimo. Todavía recuerdo los textos que mandabas a aquel programa de radio, donde los leían con música de fondo.Un tal Álvaro los firmaba. Sé que dejaste inconclusa una obra de teatro. Más de una vez me has dicho que hoy te daría vergüenza que alguien la leyera. Cuentos, novelas, y reflexiones han rondado siempre por tu cabeza. Has inventado historias, has tenido ideas que a ti te parecían buenas pero luego siempre olvidabas ponerlas por escrito. Ya era hora de que todo eso que te bulle por dentro se vea plasmado en algún sitio. Ahora llevas siempre contigo tú cuaderno negro. En él apuntas cosas que se te ocurren. A lápiz. Es curiosa tu manía de escribir a lápiz. Con lo literarias que son las plumas. El autobús, el parque o un rato libre en el trabajo son lugares que ahora utilizas para rellenar hojas en blanco. Hay una cosa que me llama la atención. Te he oído decir alguna vez, y no sé si creérmelo, que sueles escribir de corrido, que apenas corriges. A veces en el cuaderno y otras veces directamente tecleando. Algunos temas de los que tratas son clásicos para ti. Son recurrentes en tu vida. Otros, sin embargo, los has desarrollado como si de un ejercicio se tratara. Piensas en un tema y te lanzas a escribir. Normalmente te enrollas demasiado, perdona que te lo diga. No creo que tus lectores sepan cuáles han sido escritos a vuela pluma o cuáles han sido más reflexionados. No quiero decir con esto que mientas en lo que escribes. ¡Dios me libre! Siempre escribes de asuntos que te interesan, sólo que a veces piensas a la vez que escribes. ¿Te gusta hacerlo así o no puedes evitarlo? Los resultados, curiosamente, no guardan relación alguna con el tiempo dedicado a la reflexión y la escritura. Algunas de tus entradas más leídas han sido escritas casi improvisadamente y otras muy meditadas, están perdidas en las estadísticas. El blog para ti no es un entretenimiento, no es una mera afición. Ocupa ya un lugar importante en tu vida y los que te conocemos sabemos que no pasa un día sin que le dediques un buen rato. El rincón donde escribes en tu casa, la mesa blanca, la silla negra, tus papeles, tu ubuntu y el pequeño mac son tu santa santorum, el refugio donde te resguardas, casi siempre de noche, robándole tiempo al tiempo, para, a través de tu ventana, comunicarte. Ahora que menciono esto, no quiero dejar de señalar el aspecto que más te ha sorprendido de esta aventura. Cuando empezaste querías por encima de todas las cosas escribir. Pensaste incluso en la posibilidad de hacer que tu bitácora fuese privada. Al final,y no me engañes, te picó la curiosidad de ver si alguien te leía e, incluso, lo sé por que me lo han contado, te levantabas cada mañana y mirabas si había algún comentario y cuánta gente, al menos, se había pasado por el  sitio de tus desvelos. Decía, yo también me enrollo, que nunca se te había ocurrido pensar que iniciarías una vida virtual, con nuevos amigos, con los que hablarías, con los que te uniría una amistad que tú eras absolutamente incapaz de concebir. Hoy es el día en el que, al menos algunos de ellos, ocupan un lugar importante entre tus afectos. ¿Quién te iba a decir que personas de las que tan sólo has visto un avatar,pasarían a ser amigos tan verdaderos, y en ocasiones más cercanos, que muchos de los que ves a diario? Tú , que te las das de asocial, estás incrementado tus relaciones, salvando mares y distancias, gracias a una de las cosas que más aprecias: la palabra. El huraño aprendiz de escritor que se jacta de no necesitar prácticamente nada ni a nadie, tiene ahora nuevos amigos que le importan mucho más de lo que dice. La verdad, es que siempre se te ha dado mal eso de expresar afectos, confías siempre en que ellos ya se darán cuenta. ¿No te parece demasiado cómodo? En fin, genio y figura. Un año ha pasado y ahora ellos están allí y tú lo sabes. Ya no quieres que tu blog sea privado. Aunque cuando escribes no piensas en nadie en concreto, a veces creo que esto no es verdad, imagino que ayuda mucho saber que tus amigos están siempre allí para leerte, aplaudirte o reñirte.

Miles de palabras escritas, algunas inspiradas, otras no tanto,muchas más leídas, partes de ti desveladas, reflexiones, opiniones, pesimismo, optimismo, humor y nostalgias a partes iguales. Amigos,lectores,comentarios y silencios. Necesidad de escribir, de comunicar, de hablar, de contar, de pensar y de tranquilizar tu mente hiperactiva. Falta de sueño y ganas, muchas ganas de seguir haciendo lo que te gusta.

Como eres mi amigo, y los amigos de mis amigos  son mis amigos, no quiero terminar sin darles de tu parte ( ¡mira que eres raro!)las gracias, pues gracias a ellos estoy yo aquí escribiéndote. Como esto no es la entrega de los Oscars no voy a citarles aquí  uno por uno. Ellos saben que son parte fundamental de que sigas tecleando. (Por cierto, es asombroso que ya uses más de dos dedos.Ahora sólo te falta levantar la vista del teclado).

Se me ha hecho tarde, te tengo que dejar.Dales un beso de mi parte a Ju, Sa y Ma. (También ellas saben que son la base de todo esto. Además te soportan, en vivo y en directo).

…y que cumplas muchos más.

Tu amigo,

JLV

Revolución

Dicen que existen más de 60 millones de blogs en el mundo.Esto quiere decir que más o menos 1 de cada 10 habitantes del planeta ha hecho lo que yo: sentirse original y exponer en público lo que piensa.¿Adónde nos llevará esto? Nadie lo sabe todavía.Lo que si pòdemos asegurar es que es la primera vez en la historia en que tantas personas escriben,leen,comentan y discuten de lo que saben y les importa.Hasta ahora la voz cantante, la opinión estaba en manos de unos pocos y ellos determinaban lo que era bueno y era malo, lo que nos convenía ,lo que teníamos que leer,ver, escuchar,votar y comer.La segunda consecuencia de esta incipiente revolución sin fronteras es que mágicamente, millones de personas colaboran unas con otras y dichosos sean los ojos; lo hacen desinteresadamente.Cuando uno consulta una enciclopedia,mira la wikipedia, cuando vamos al cine o queremos comprar un disco o un libro leemos la opinión y aceptamos las sugerencias de personas que se han molestado en escribirlas para nosotros.Si vamos de viaje a Laponia seguro que encontramos un blog de un Lapón que nos explica todo lo que sabe sobre su tierra.La receta de mi abuela ya no sólo la sabe mi madre, está disponible para que alguien la deguste en Cincinnati.Y si yo puedo escribir esto es porque gente de Honduras,Canadá y Ciudad del Cabo me ha enseñado a no perderme en esta selva de bits,gigas,kernels y links que hasta hace poco eran para mí un secreto de iniciados.

¿Quién sabe más de cine, un especialista o miles de espectadores?¿Quién más de cocina, un chef o 2500 comensales?¿Y de Brasil, los brasileños o tu agencia de viajes?.

Escribamos,leamos,opinemos,discrepemos,comentemos,colaboremos,

enseñemos,ayudemos,discutamos,pensemos y hablemos una sola lengua.

¡Viva la revolución!

¿Por qué?

El martes 25 empecé con esta historia del blog. He pasado estos días buscando aquí y allá información sobre este tema. He escrito algunas entradas para ir comprobando cómo funciona todo esto. Llegar a WordPress, escoger un tema y empezar fue cosa fácil. Lo que se me está haciendo más complicado es todo lo relativo a links,feeds etc (Todo se andará). ¿Por qué he empezado este blog? No lo tengo muy claro. Me apetece escribir sobre cosas que me interesan. ¿Por qué no lo hago en papel? Buena pregunta. Imagino que la posibilidad de que otros lo lean e incluso lo comenten hace de esto algo más atractivo. También considero que así me será más fácil coger el hábito de escribir y compartir cosas más habitualmente que si lo hago para mi solo. Puede que sea más fácil dar a conocer un blog si trata sobre un tema específico. Pero el cuerpo me pide escribir y hacer un poco de todo. El mero ejercicio de hacerlo me satisface. Pero no me voy a engañar. Escuece un poco cuando miras las estadísticas y te encuentras: visitas 0,comentarios 0. Me consuelo a mí mismo pensando: “Tranquilo, son los primeros días”. A pesar de todo estoy decidido a seguir aunque solo me lea y me vea mi Ubuntu.

Bueno ya es tarde, me voy a la cama.

P.S. :  Se aceptan sugerencias. info-bulb.png