Ellas, ellos y yo

Intento imaginar cómo sería yo sin los libros que he leido, sin la música que he escuchado, sin las películas que he visto.Recuerdo quedarme mudo tras la lectura de un libro y ver pasar los días sin poder empezar uno nuevo, abandonarme durante horas con la música en mi cerebro,ver la vida en blanco y negro y querer atravesar la pantalla hacia otra vida posible.Esos momentos de ensimismamiento,de paz, de iluminación, de razón y verdad son más reales en mi consciencia que cientos de horas vividas con el desasosiego de perderlas.Confunde uno en el recuerdo personajes con autores,compositores,intérpretes,actores y directores.Son amigos,referentes y maestros que se han ido incorporando a nuestra existencia. Miro hacia atrás y los veo.Su recuerdo es parte de lo que soy ahora y tengo la suerte de tenerlos siempre a mano.Puedo tocarlos, leerlos, oirlos y verlos.Ellos permanecen idénticos. Yo soy el que ha cambiado.Ellos son mi geografía y mi biografía.Cuando nos preguntan sobre nuestra vida nos limitamos a contar dónde y cuando nacimos,en qué ciudades hemos vivido y que trabajo tenemos.Datos,nada más que datos.¿Qué es lo que verdaderamente nos define?.Unos dicen que la lengua, otros el paisaje y los más inspirados, la infancia.Yo me siento mejor explicado si hablo de libros que cayeron en mis manos,de músicas que abrieron mis sentidos o de películas que me enseñaron que la realidad no siempre es de carne y hueso.Con el paso del tiempo son innumerables los ejemplos que se amontonan en nuestros recuerdos.Al final, lo mismo que con amigos o amores,sólo unos cuantos permanecen a nuestro lado.De vez en cuando se produce la magia de un nuevo encuentro y nunca nos cansamos de celebrar esa llegada.Cuando es así, le damos cobijo, lo guardamos con cuidado en nuestro fuero interno.El tiempo dirá si permanece o se desvanece por los resquicios del alma.

pantallazo-wordle-applet1

¿Cómo dejar fuera de mí todo esto?Casi todos los momentos importantes de mi vida tienen una banda sonora,imágenes y palabras impresas que me han ido marcando el camino,enseñando y emocionando.Todo cabe en una maleta.Es poco peso para llevar encima.Ligero equipaje que, sin embargo,deja huellas indelebles,tatuajes en el alma que uno lleva orgulloso del mismo modo que se presume de buenos amigos.Son amigos íntimos de los que no sabemos si hablar o quedárnoslos para nosotros solos.Ambiguo sentimiento que lucha por decidir si compartir o no nuestros más queridos secretos.Son parte de mi vida, viven dentro de mi y me acompañan.Sé que hubo y que habrá muchos más.Cuando uno los enumera y no hace esfuerzo alguno por recordarlos es porque están a flor de piel,asoman solos por los poros y  los sentimientos.Palabras, imágenes y sonidos que son tan nosotros como nuestros pensamientos.Soy incapaz de pensar como sería yo sin ellos puesto que no sería yo, sería otro, y a ese otro no le conozco.

Somos también otras cosas, somos a veces paisajes, lugares,luz y cuatro paredes.Somos aquellos a quien queremos,somos amigos y en algunos casos, pocos, somos nosotros.

8 comentarios en “Ellas, ellos y yo

  1. Somos –en gran parte, es cierto– todo aquello que queremos cerca: lo que amamos, lo que nos hala suavemente o con fuerza descomunal. Somos lo que es real para nosotros, en cualquiera de los universos, somos cada cosa que rozan las alitas de nuestra atención. Somos todo aquello con lo que nos comunicamos, todo lo que percibimos. Y cómo no, somos por igual sus correspondientes opuestos. Somos triángulos más o menos mágicos de afectos, realidades y comunicación.

  2. Pero no todo con los que nos comunicamos se instala en nosotros de la misma manera.Todo está ahí, no cabe duda, pero no todo está presente.Hay cosas que ni tan siquiera necesitamos recordar.Están siempre, presentes, como lo están mis manos que teclean y mis pies que andan.

  3. Así es, porque somos egoístas y exquisitos. Reservamos el grueso de nuestra atención/percepción/comunicación (o eso quisiéramos al menos), para las cosas que consideramos “importantes” o trascendentes… y la mayoría de las otras las relegamos al nivel de percepción de tipo monitoreo automático. Por eso, como tú bien dices, hay diferentes calidades de la comunicación.

    Y el nivel más alto de ella es el arte.

  4. Egoístas es dificil evitar serlo, exquisitos es un concepto en el que es dificil ponerse de acuerdo.Las cosas que son importantes o transcendentes a veces las elegimos y otras nos eligen.Hacer del resto de cosas algo automatizado que no nos ocupe ni preocupe es un gran ahorro de tiempo y energía.Apreciar que existen diferentes tipos de comunicación y quedarnos con las de más calidad, eso sí que es un arte.

  5. ¿Un juego? Mmmmh…. ok, busco y busco… veo arte y artistas de toda clase… a la mayoría conozco, muchos me gustan, unos cuantos los venero… Es una nube especial, la verdad… parece un cúmulo suave y mullido, de blancura impresionante y de pronto cambia, se vuelve cirro, parece desaparecer, pero comienza a formarse un pesado nubarrón oscuro, que genera rayos y centellas… llueve torrencialmente y entonces vuelve a ser liviana, casi transparente…

  6. Esa es sólo la primera fase del juego.Como esa ya la has superado por lo que veo, comienza ahora la segunda:se trata de emparejar a cada artista con su obra o a cada oveja con su pareja, como prefieras.No todos tienen pareja, los hay también solteros y viudos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s