Azaroso destino

Aquel lunes,Eutanasio del Campo salió a la calle sin rumbo fijo. No sabía la dirección que iba a tomar. No tenía un destino definido. Echó a andar y recorrió plazas, parques y paseos sin tan siquiera fijarse en si torcía a izquierda o derecha. Empezó a llover, corrió a refugiarse en el primer bar que vio abierto. Allí, calado hasta los huesos, pidió un café para intentar entrar en calor. La lluvia seguía cayendo pertinaz. Sobre la barra del bar había un periódico olvidado. Para matar el rato decidió echar un vistazo a las noticias del día. Al extender el brazo para cogerlo chocó con otra mano que intentaba hacer lo mismo que él. Sus miradas se cruzaron. Los dos querían ceder al otro la lectura del diario. Ninguno se decidió a hacerlo y acabaron sonriendo. Se dijeron frases amables invitando al otro a quedarse con el periódico. De ahí surgió una conversación trivial: el tiempo, la lluvia y lo alta que estaba la música en el bar. No sabían ya qué decir.. Sonó entonces una canción que a Eutanasio le gustaba y que le recordaba tiempos pasados.Comentó  entonces   los años que hacía que no la había escuchado . Ahora sí, siguieron hablando de música, los dos resultaron ser grandes aficionados,y la conversación fluyó más tranquilamente. Se le  ocurrió, animado por las palabras, invitarle a tomar otro café y, para su sorpresa y alegría, aceptó. Música, libros, sus  trabajos y sus días se fueron desgranando y el tiempo pasó sin que ellos se dieran cuenta. El mundo se encerró en torno suyo y nació, tal vez, una relación que cambiaría sus vidas.
¿Quién fue el responsable? ¿La determinación de Eutanasio de andar sin rumbo fijo, la lluvia,el bar, el periódico, la canción…?
Una cosa es que podamos encontrar una explicación a cada uno de los acontecimientos que han provocado el siguiente. Toda causa tiene su efecto. ¿Había en esta historia alguna intención?

A Margarita Concejal  le gustaba pasear. Los lunes por la tarde siempre iba caminando desde su casa hasta el muelle. A la vuelta, se paraba, a eso de las 7:30, en el mismo bar para tomar un café. Ese lunes  empezó a llover a mitad del paseo pero, como era una mujer  previsora y había oído en la radio que se anunciaban lluvias por la tarde, había llevado un paraguas consigo y así pudo continuar su caminata como de costumbre. A las 7:30 como todos los lunes entró en su bar, se sentó en el taburete de siempre y el camarero le sirvió su cortado con leche fría en cuanto la vio llegar. Cuando Margarita fue a coger el periódico que estaba sobre la barra se topó con otra mano que iba a hacer lo mismo.A partir de aquí la historia continúa igual.
¿Quién es el responsable? ¿Haber seguido andando a pesar de la lluvia,el paraguas,la rutina, el café de las 7:30…?

El tema del azar es recurrente en nuestras vidas. El universo físico combina leyes y caos. El espíritu trata de poner orden en el caos. Por eso  necesita predicción. La responsabilidad y la elección constante son esenciales en ese cometido. Eso no nos libra de que el azar desbarate todo lo que teníamos previsto. Es algo grande, por inabarcable, y simple a la vez. La personas pueden ver su vida alterada en un instante. Eso no se puede controlar. Sólo nos queda aceptarlo. A unos les gusta más y a otros menos.
No hay que confundir el azar con lo inexplicable.El azar es aquello que escapa de nuestro control. Evidentemente, es imposible controlarlo todo.
El ser humano no acepta no tener todas las respuestas. Cuando por azar algo nos sucede solemos recurrir al destino para tratar de ordenar lo que no entendemos.
Un tiesto cae por la ventana si alguien lo empuja o se ha levantado un fuerte viento. Esto no es azar. Que me caiga en la cabeza justo a mí, es puro azar, aunque para consolarme quiera pensar que el tiesto me estaba esperando desde que nací.

Cada uno se encuentra en un lugar determinado en su momento presente. Es bonito pensar que siempre hubiéramos acabado aquí de una u otra manera, más tarde o más temprano. Me temo que es bonito pero no cierto.
Lo que es duro de admitir y sobrellevar es que, tras toda una vida prediciendo y eligiendo con responsabilidad ,el tiesto nos caiga en la cabeza.

19 comentarios en “Azaroso destino

  1. El destino sirve como consuelo para no quedarnos estancados en el pasado, para dar sentido a lo que nos ocurre y poder seguir adelante. Pero me temo que no funciona igual para el futuro, el futuro es incierto y en mi opinión lo rige más el azar que cualquier otra cosa…

  2. fire,
    Supongo que nuestra determinación y voluntad deberían ser los que marquen nuestro futuro, al menos el aspecto más importante.A pesar de ellos, el azar, según creo,es muchas veces determinante.El destino es un invento.Bueno o malo pero invento.
    Salud

  3. Vecino querido, el tema del azar, el destino, causa y efecto, está indisolublemente ligado con el de la responsabilidad, que es otra manera de llamarle a “ser causa a sabiendas y por determinación propia”. En la medida en que eres más y más responsable, naturalmente estás en mayor control, la vida (o parte de ella al menos) se hace menos caótica y puedes reservar si quieres, toda la emoción del misterio, lo desconocido, el descubrimiento, el asombro y la sorpresa para la parte que realmente valga la pena…. por decirlo de una forma, no tiene ninguna gracia tener caos, sorpresas, incertidumbres o misterios en el tema de las finanzas familiares, por ejemplo. Sí podría tenerla en el campo de la creación de cualquier clase… si entiendes a qué me refiero. No tiene la mayor gracia que te caiga un macetero en la cabeza, pero si a Newton no le hubiera caído la manzana, o le hubiera caído a Juan Pérez (como seguramente le cayó a miles de Juanes Pérez anteriormente, no sé dónde estaría nuestra civilización actual….

    Tú piensas que la mayoría de la gente le achaca al destino la mayor parte de las cosas que ellos mismos crean y producen, a sabiendas o no, por voluntad propia o no, en sus vidas. Y tienes toda la razón. Y la mayoría de las religiones son expertas en promover, reforzar y perpetuar esta idea, que puede ser bastante perjudicial comenzando porque es falsa. Estamos de acuerdo en todo eso.

    Ahora bien, por otra parte, el “destino” existe (o existirá, para ser más rigurosa gramaticalmente) y está en las decisiones y en las manos de cada “destinado”, le guste o no, lo sepa o no. Siempre lo estuvo y siempre lo estará. Lo sensato es buscar y seguir buscando hasta encontrar cuáles son las llaves que guardan los secretos de toda esta operación. Por ejemplo, ¿Cómo logramos ser cada vez más concientes de que lo que decidimos (causamos) hoy tendrá indefectiblemente una consecuencia buena o mala mañana?

    Una sola vida es ridículamente insuficiente para comprender todos los efectos que experimentamos a diario, provenientes de decisiones pasadas. Pero “aceptar” la idea de vidas pasadas sólo en base a este razonamiento sería pura fe (ciega). Y tarde o temprano la perderías. ¿Comprueba esto que la inexistencia de las vidas pasadas? Por supuesto que no. Al menos no, lógicamente hablando. Quizá entonces habría que replantearse la pregunta. Quizá la pregunta sería, ¿cómo puedo reconocer que he encontrado la respuesta a esta interrogante una vez que la tengo ante mis narices? ¿Cuál método o razonamiento me permite distinguir lo verdadero de lo falso, la realidad (aunque relativa) de la ilusión? ¿Tengo alguno que aunque con fallas me resulte funcional para estos fines? Si la respuesta es no, entonces estaría claro que la siguiente tarea inmediata es buscarlo. Pero para buscarlo, tendrías que saber qué diablos buscas. De otro modo, lo tendrás ante tus narices mil veces y no lo verás. Por lo tanto, más te vale tener claro, para comenzar, qué es exactamente lo que necesitas saber.

  4. Como puede alguien afirmar que el destino no existe? existe a caso algun tipo de prueba que lo demuestre?
    Creo que nadie conoce la respuesta y si queda muy bien decir que el destino esta en nuestras manos, que con cada decisión que tomamos vamos labrando nuestro propio camino claro que si.
    Afirmar que el destino es una chorrada es como decir que dios no existe o afirmar con toda certeza que si existe. Nadie lo sabe. Es in interrogante que siempre se quedará sin respuesta.

  5. fire,
    ¿Cómo puede alguien afirmar que no existen leones de dos cabezas o fantasmas en la casa de mi madre?
    Intenta sin embargo definir destino.
    Verás que algo sobrenatural guía tu vida.En cualquier caso tu no te darás cuenta, no serás consciente y creerás siempre que eres tú quien decide.
    ¿Cuándo te acuerdas del destino?Siempre que quieres consolarte.
    ¿Cuándo se usa el destino?Cuando quieren convencerte de que aceptes una situación determinada.
    ¿De qué sirve el destino?Para absolutamente nada excepto para enjugar tus lágrimas de desconsuelo.
    Vive como si el destino no existe y como si dios no existe o al menos está tan ocupado en sus labores que no tiene un minuto para ti.
    Nadie te vigila, nadie te ve. Tú eres la única responsable de eso que llamas destino.

  6. K,
    Leo tus dos primeros párrafos y asiento con la cabeza.
    Leo el tercero y no sé qué pinta la palabra destino.A no ser que las comillas impliquen la falta de destino.
    Hay una relación directa entre la consciencia de que nuestros actos causan efectos con la libertad.Sólo los seres libres pueden crear causas y efectos conscientes.
    Diferenciar la realidad de la ilusión es algo que siempre nos ha traído por la calle de la amargura.Lo único que podemos hacer para ayudarnos es eliminar cualquier tipo de intervención ajena en la forja de nuestro “destino”.
    El método científico nos ayuda a comprender cómo funcionan las cosas.Las grandes preguntas fueron, son y serán siempre las mismas.Para estas, mientras el ser humano siga siendo humano, no tendrá respuestas definitivas ni podrá establecer verdades universales.

  7. Yo no dejo que el destino guie mis pasos, no me siento en el sofa esperando a que el destino decida por mi, yo actuo y tomo decisiones como cualquier otro ser humano responsable de sus actos. Pero admito que el destino aveces es un comodin, para cuando ya no puedes dar marcha atrás y tienes que seguir adelante.
    De verdad nadie me vigila? jejej yo pensaba que esta vida era el show de Truman, que decepción me acabo de llevar, gracias Jusamawi 🙂

  8. Pues … yo no creo en el destino, pero sí en la fatalidad de que, como comentabas, te caiga un tiesto y te parta la crisma. A eso se le puede llamar broma del destino. Lo de Eusebio y Margarita (qué estupendos apellidos, por cierto) no es destino, los dos son autores de la historia que protagonizan, y responsables, también. La fatalidad sería para sus respectivas parejas, que verían incorporadas a su vida personas que podrían alterar sus relaciones sin tener ellos responsabilidad alguna. pero eso no es destino, es pura mala suerte.

  9. Hola Violeta, es exactamente como dices si usas fatalidad no como algo que ha de pasar inevitablemente sino como desgracia.Los que contemplamos como le cae a alguien el tiesto en la cabeza, ante la ridiculez de un hecho semejante pensamos,para poder soportar el azar que puede cambiar nuestras vidas que tenía que estar escrito, que el destino lo quería así o que dios , por medio de sus inescrutables designios, así lo decidió.

  10. Sabes aunque mi comentario haya sido de listilla total, tus palabras siguen resonando en mi cabeza:
    Nadie te vigila!
    Porque una cosa tan fácil de creer aveces es tan dificil…
    porque si la razón me dice que es verdad luego hay algo en mi que lo duda?
    en fin… rayadas del momento

  11. Sé que es difícil de creer, pero si no lo haces acabarás dominada por la duda. La duda es necesaria siempre que esté provocada por las ganas de conocer y por replantearnos lo que nos muestran cómo verdadero.
    Las certezas, en principio,son sospechosas.

  12. ¿¿¿? ??? La certeza sospechosa de qué y por qué?. La certeza es un estado mental ¿cómo puede ser sospechoso un estado mental? Lo sospechoso sería funcionar como si la certeza fuera la verdad, si confundiéramos un estado subjetivo con un hecho objetivo. Mentras eso no ocurra, viva la certeza, la intuición y todo lo que nos permite diseñar nuestra vida aunque no tengamos el conocimiento o la formación suficiente.

  13. Certeza es estar seguro de que algo es cierto, es creernos en posesión del conocimiento.El abandono de la duda razonable y el salto a la certeza ha dado en demasiadas ocasiones penosos resultados.

  14. Vale, pero si nos instalamos en la duda razonable, ¿cómo avanzamos? Si la certeza es “estar” y no pretende “ser” no me parece tan mal . Claro que puede ser peligrosa, pero cuando no encuentras otra opción y tienes que seguir caminando, ¿qué criterio escoges?. O sea, si estoy en una encrucijada, qué es mejor: dudar razonablemente de cualquier dirección o avanzar con la certeza de que ese camino pude ser (no que lo es) el mejor camino. Lo siento, pero el salto a la certeza, como dices, puede tener penosos resultados, pero la duda razonable también puede inmovilizar. Bueno, claro, a no ser que seas Descartes, que desde luego no es mi caso.

  15. Ni la certeza ni la duda son malas.
    Hay momentos en los que se nos plantea serias dudas y hay momentos en los que parece que nada ni nadie nos hara dudar. Todo depende de nuestro criterio y de nuestra estabilidad mental.
    Descartes tenia mucha razón, pero eso no significa que debamos vivir dudandolo todo. Es imposible y agotador.
    besos

  16. Violeta,
    La duda yo no la planteo como estancamiemto sino como motor.Es precisamente lo contrario de lo que suele procurar la certeza.Lo que nos hace preguntarnos cosas y buscar respuestas es la duda. Tomar decisiones es aceptar la posibilidad de equivocarnos. Las certezas, cuando hablamos de conocimiento,son,intelectualmente,mala compañía.
    Los criterios los escoges cuando hay varios entre los que hacerlo.Nuestras decisiones son fruto de de la falta de certezas.

    Fire,
    Dudar de todo por supuesto que es agotador, por eso tenemos la tentación de agarrarnos a certezas que nos resuelven aparentemente los problemas.Las preguntas son las que nos hacen avanzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s