11 comentarios en “El silencio de los corderos

  1. No sé en tu caso, pero en el mío, esta clase de entradas sólo “me salen” cuando me ha pasado o mejor dicho he experimentado algo relacionado que me molestó muchísimo. Me da mucha curiosidad saber qué motivó la tuya. Me imagino que a poco más de un día después pueda parecer algo sin importancia, pero seguro que no lo fue en el momento…

    Se me ocurren muchas cosas que escribirle a tu entrada, vecino, entre ellas que es muy fácil para alguien como nosotros sentirse de esa manera frente a los rebaños. Te entiendo por completo. Sin embargo, por experiencia, lo peor es cuando detectamos nuestra propia presencia -aunque sea temporal- en uno de éstos….. a veces sin querer, otras queriendo un poco simplemente nos dejamos arrastrar por la monotonía de tanto y tanto balido hipnotizante, o por la estampida incontenible, depende. Pero siempre podemos salirnos de allí, tarde o temprano y cual cabras monteses en ocasiones o cual águilas reales en otras, encumbrarnos en nuestras propias y solitarias atalayas y entonces ser, respirar y contener todo el espacio que puede abarcar nuestra mirada….. y más allá.

    ¿Me contarás?

  2. No,no fue un arrebato ante un hecho concreto.Al releer lo escrito si te reconozco que pueda parecerlo, pero en este caso, las apariencias engañan.
    Creo no equivocarme si digo que, en general, la gente prefiere no actuar que actuar, callar que hablar, en fin, no hace que hacer.Del mismo modo observo que, tristemente, la mayoría necesita líderes , no como simples gestores sino como responsables de tomar las decisiones.Hay una contradicción entre las ansias de derechos y la desidia,el miedo y la pereza de ejercerlos.Mire por donde mire me encuentro con el mismo panorama.
    Se critica en el bar con los amigos.En la calle no se dice nada.Se pone al jefe a parir pero luego nadie le rechista.Se maldice a los legisladores pero luego se les sigue votando.Todo el mundo se escandaliza ante lo que sucede en el mundo.Del escándalo se pasa al olvido en un abrir y cerra de ojos.
    La sensación que irremediablemente me queda es la de ver un mundo lleno de corderos que todo lo llenan con su silencio.

  3. Probablemente los mansos no conseguirán esa felicidad que debe buscar el ser humano según Aristóteles.

  4. Que triste y veraz, ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar?
    Tal vez deberíamos dedicarle una entrada al protocolo. Hoy todo funciona por protocolos, y cuidadito con salirte de la raya que hay castigo.
    También sirve para proteger al que erra en su trabajo como médico, político, policía, aunque el resultado haya dado un resultado nefasto, mientras no te salgas del protocolo estás a salvo. Ello, de modo inconsciente, la gente lo asume y traga.
    Hoy por hoy todavía se me revuelven las tripas al oír: “Me lo mandó el médico” Hablamos de un mandato, de una orden a cumplir sin protestar. “Me está sentando como el culo pero me lo mandó el médico” Es un ejemplo aplicable al ciudadano de a pie.
    A Misa.

    Abrazo

    Miegoiyo

  5. Jose,
    La mansedumbre, la resignación, la misericordia y otros conceptos similares han sido deformados hasta tal punto que hoy en día se han convertido en los distintivos de un mundo que anda siempre mirando para abajo.Los mansos cabizbajos no osan levantar la mirada y asienten, o bien por resignación o bien por cobardía, a todo aquello que escuchan.

    Eduard,
    El protocolo y lo políticamente correcto que es su nueva, posmoderna y detestable versión, no son más que intentos de constreñirnos.La argucía que se utiliza es relacionarlos con la buena educación.
    Peor que no protestar es protestar a destiempo y fuera de lugar.Eso es sólo provocado por la vergüenza de no haber actuado en el momento oportuno.

    Otro
    Misuperiyo

  6. Solo voy a decir que hay que saber cuando callar y cuando hablar.
    Es verdad que el que calla otorga, pero no siempre, muchas veces es peor el remedio que la enfermedad.

  7. Charlotte,
    Entre hacer y no hacer parece que es recomendable hacer. Entre callar y no callar la elección no es siempre fácil.En todo caso vale callar cuando lo hemos decidido nosotros.

  8. Eduard,

    Me lo mandó el médico. En 10 años de ejercicio no me he encontrado a nadie que haya seguido un tratamiento a rajatabla.

    Entonces, seguiré creyendo en el ser humano, tanto en su sentido común como en su desidia.

    Yo, desde luego, no sirvo para cordero.

  9. “Es lo que hay”, se suele decir para no hacer nada. Vivimos una sociedad gris, donde se maleduca a los futuros adultos en la competitividad agresiva como forma de llegar al éxito (ahora se llama “excelencia”). No importa los medios para llegar, y si hay que callar se calla.
    Ocultarse en la masa es una forma natural de no meterse en líos. Es lo más económico, lo fácil. Por eso es lo más frecuente; pero no me queda claro que sea consustancial con el ser humano: sólo hay que ver la gente que “no cumple criterios”, aunque sea una minoría muy minoritaria, ellos mueven el mundo. Ellos no esperan que la masa lo haga. Se quejan pero actúan.

  10. Poma,
    Das en el clavo. No hay más que pensar que ya desde niños se vende la moto de la competitividad y la agresividad como valores positivos.
    Tal vez me he excedido con lo de consustancial. En cualquier caso creo que el problema se extiende más rápidamente que una enfermedad contagiosa.
    Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s