Una clase en silencio

Miro por la ventana y veo una chimenea. Tras ella, más lejos, el mar. Octubre se acaba, pero hoy parece junio. Más de veinte grados y un cielo azul transparente. Sólo un par de nubes enturbian la monocromía.

Estoy en clase. Aprovecho este rato de sorprendente silencio para dejarme llevar por estas lineas. Silencio y sosiego, ya que ellos, los alumnos, están cada uno ensimismado en la pantalla de su ordenador. Milagros de la tecnología. Sólo se oye el sonido de las teclas y algún que otro susurro. No sé cuánto tiempo aguantarán trabajando, pero yo,  de por sí verborreíco en las clases, me refugio gustoso hoy en este silencio regalado. Magnánimo como soy, les he permitido además, acompañar su trabajo con música. Veo caras concentradas, auriculares, portátiles, la ventana, la chimenea y el mar de fondo.

Ellos, imagino, creen que preparo clases o corrijo sesudos trabajos. En realidad dejo que el lápiz mueva mi mano del mismo modo que el vaso es transportado en la ouija. Es placentero escribir de corrido, sin pedir nada a cambio. Las palabras surgen de la nada, como si ellas mismas lo decidieran. No sé a dónde me llevarán en este viaje.

Me fijo en alguno de ellos, ahora que están distraídos, y pienso en su pasado y en su futuro. Muchos proceden de países lejanos. Dejaron sus casas, sus amigos y el paisaje de todos sus días para buscar aquí un presente que les lleve a un futuro mejor o, al menos, seguro. Ellos han tenido que hacer algo que la mayoría no osaría hacer. Han sido valientes, por eso me gusta ayudarles. El futuro será mezcla o no será. No me queda duda. Lo pienso, lo digo, lo escribo y me gusta. Ellos y ellas son la prueba.

Mi mirada se posa ahora en los ojos azules de ella. Sé, porque me lo ha contado, que ha tenido demasiados problemas en el pasado. Ha sido la triste y vergonzosa víctima de los demás. Los demás como un todo. Un absoluto terrible y dañino. Unos formando la voz activa y otros la pasiva pero todos realizando la acción del verbo. Acción y omisión. El resultado es el mismo: crueldad que deja huella. Inseguridad, falta de confianza y de afecto por uno mismo. No hay nada peor que ver a alguien considerarse menos, sintiendo que los demás poseen cosas que uno jamás podrá tener. Debilidad que tiende a dar la razón a la fuerza.

Me gusta tratar de ayudar a gente como ella. Cierto, lo sé, es duro. Ver como ahora se atreve a mirar al frente es suficiente.

En ratos como este, de reflexión, observación y silencio, con el cielo azul tras la ventana uno se reconcilia con el mundo. No es que me sienta útil, es que lo soy. Lo sé y me gusta. Ellos son la prueba.

Curioso recordar cómo esta misma mañana, sólo hace unas horas, el lunes recién estrenado me producía angustia. No tengo remedio. I don’t like mondays. Al menos durante unas horas.

Él me pide ayuda, tiene una duda. Quiere que se la resuelva. Le cuesta hacer lo que está haciendo. Sabe que siempre le ha costado estudiar. Mi objetivo es que no tire la toalla. A veces a mí mismo me cuesta transmitirle entusiasmo. Conoce sus limitaciones pero insiste. Lo admiro por ello. Lo digo ahora que este silencio me permite ver el mundo con más perspectiva, con más color, con más dulzura.

Nunca pensé que una clase en la que no he dicho ni una palabra pudiera ser tan provechosa.

Ellos están en su lugar y  yo estoy en el mío. Cuando eso lo ves, todo queda claro. Al final, como todo en la vida, esto sucede sólo de vez en cuando. Lo importante es no olvidarlo.

Va pasando el tiempo. Comienzan de nuevo palabras y movimiento. Se cierra el paréntesis. La vida sigue, es lunes y no me importa. Ya he tenido mi dosis de optimismo. Tan sólo falta que dure.

2 comentarios en “Una clase en silencio

  1. No había vuelto a leer el texto desde que lo escribí. Ahora lo he hecho después de ver tu comentario. Ojalá todas fueran así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s