Idea y sensación

Si me preguntaran, no dudaría en decir que no suelo recordar frecuentemente mi infancia.Ahora mismo me pongo a pensarlo y me reafirmo.Mis años de niño pasaron hace ya mucho tiempo y ahí permanecen.No me tengo especial cariño, tampoco me caigo mal cuando me recuerdo, pero siempre he pensado que  no he padecido excesiva nostalgia por  mi infancia.Lo que sí  permanecen imborrables son lo que yo llamaría sensaciones modelo.De niño cuando uno está alegre está alegre y cuando se llora se llora pensando que el mundo se acaba en ese mismo instante. La muerte aparece un día  y se nos abre un agujero negro que se traga de un bocado el  mullido colchón por el que hasta entonces caminábamos. La figuras del padre y de la madre también se desmoronan cuando las hacemos humanas, cuando descubrimos que no están hechos para encerrar nuestras vidas en ellos.Sus manos son de carne y hueso y no pueden abarcar todo lo que quieren, se tienen que conformar con lo que pueden.

Hay sensaciones redondas que, al menos en el recuerdo, se nos muestran como perfectas.Plenitud a nuestro alcance.Cuando un niño juega no escapa de un mundo para inventarse otro, no inventa uno nuevo para escapar de otro.Surge de las ganas, de la curiosidad y de la imaginación en su versión más auténtica.El niño se deja llevar en el juego, no se hacen las cosas por algo, se hacen y punto. Esa invencible capacidad de crear sin propósito es puramente infantil.Los artistas que han tratado de imitar este proceso son por ello llamados naives.

Recuerdo cuando descubrí la lectura y creo que nunca podré ya leer como entonces.El libro te absorbía y parecías vivir dentro de sus páginas.Recuerdo los viernes por la tarde cuando después de jugar con mis amigos, llegaba a casa y me bañaba.Me veo tumbado en la bañera saboreando el cansancio que me cerraba los ojos.Recuerdo, como si fuese ahora,las mariposas que me llenaban el estómago el día anterior a salir de vacaciones.Recuerdo los domingos por la mañana cuando tras salir de misa, mis padres me dejaban asomar mi cabeza a la barra de un bar y comer con fruición una gamba a la gabardina.Recuerdo tan pocas cosas que parece increíble que entre tantos recuerdos futuros sigan todavía ahí asomando la cabeza.Creo que lo que recuerdo son sensaciones.Sensaciones que,aún hoy, representan momentos perfectos.Perfectos y probablemente instantáneos. La diferencia está en que el adulto sabe que lo perfecto es efímero y el niño ni tan siquiera se lo plantea.Por eso las sensaciones modelo se nos muestran repetidamente a lo largo de la vida como ejemplo,como terrible consciencia de que una vez nos sentimos completos.

El paso del tiempo fragmenta las sensaciones.La totalidad es ya inimaginable como una.Aristas diversas se  nos muestran simultáneamente y esa frustración de ver siempre la cara y la cruz,el pro y el contra, la causa y el efecto nos hacen pisar con cuidado ,temerosos siempre de que algo acabe, de las consecuencias,de los efectos.El tiempo, la consciencia y los recuerdos superpuestos van haciendo mella en nosotros.La sensación modelo llega a adquirir la misma dimensión que las ideas platónicas.El mundo inmarcesible  que pueblan llega a ser algo parecido a la sublimación que hacemos de la infancia. No  me refiero a la felicidad  o su falta de nuestra experiencia sino a la forma en que llegamos a recordar lo que entonces experimentamos.Bueno o malo pero total, completo. No había lugar para el resquicio.Tan lejos queda todo aquello, no la infancia,sino la plenitud de sentir que acaban también habitando mundos lejanos e indestructibles.Por eso permanecen. La realidad que se nos viene encima con el tiempo nos hace sensibles al cambio constante.Lo inmutable llega a ser considerado un imposible, una simple entelequia.

Recuerdo un diminuto caramelo de nata que comí una fría mañana de invierno.Recuerdo el caramelo y la sensación de un instante perfecto.Me veo sentado en el suelo,solo en la habitación abriendo con mis pequeños dedos el papel rojo que envolvía el tesoro.No recuerdo el sabor del caramelo, siento la placidez de un momento redondo.Recuerdo la mañana de reyes, la emoción al despertarme y recuerdo los juguetes que me esperaban.Cuando pienso en esos objetos no veo trenes ni pistolas ni camiones, veo ensimismamiento.No quiero comer otro caramelo de nata, no quiero jugar con mi camión de bomberos, quiero sentir que todo está aquí y ahora.

Todo el pasado pasa por el tamiz del recuerdo.Incluso cuando creemos recordar algo perfectamente sabemos que estamos mintiendo.Las sensaciones platónicas  habitan un mundo inaccesible.Ahí las conservamos como referencia, como ejemplo de lo que un día creímos sentir.Nuestro pasado son nuestros recuerdos.Es inútil tratar de ser objetivo cuando echamos la vista atrás.

Creo que los adultos creamos con la principal intención de explicarnos a nosotros mismos.Indagamos recuerdos en busca de sensaciones que ya no podemos experimentar.Es doloroso comprobar que lo que fue real aparece ahora distante e inalcanzable.El mundo de las ideas de Platón es para nosotros el de las sensaciones infantiles.Vistas a través del recuerdo se nos antojan perfectas, eternas e inmutables.La vida de un adulto es cambio constante,devenir.Es, bajo todo punto de vista, imperfecta.Buscamos la perfección en el recuerdo.Añoramos la quietud del círculo.Las sensaciones ,decía Platón, no son suficientes para percibir el mundo.nos ayudan a reconocer, nunca a conocer.

La inmensa tarea que nos hemos echado a la espalda, la aventura del conocimiento nos quita la vida.El ser humanos no puede, con todo, renunciar a ella.En los momentos de desfallecimiento recuerda  y recrea lo que un día sintió y contempló.Experimentar la emoción que de niño vivió   se convierte en añoranza perpetua.Podría ser,después de todo, que tuviéramos que darle la razón a Hume y reconocer que las ideas no son mas que simples copias de las sensaciones.

22 comentarios en “Idea y sensación

  1. [Podría ser,después de todo, que tuviéramos que darle la razón a Hume y reconocer que las ideas no son mas que simples copias de las sensaciones.]
    Es exactamente lo que son.

  2. Veo que leo tus entradas de un modo raro.

    La primera vez, no le hago mucho caso al título ni a nada en particular digamos que me la trago de una sentada (o me la bebo o la aspiro, dependiendo de qué tan sólida o etérea sea), sin prestar demasiada atención a las ideas, sólo a las “sensaciones” que me produce.

    He visto que a menudo tengo que buscar cuál es el punto que tratas de establecer, porque casi nunca me es evidente a la primera, es lo malo de leer de esa manera. Así, cuando llega el momento de afilar el lápiz, como dices tú (supongo que nadie de menos de 40 años entiende a qué diablos te refieres con eso, posiblemente ni sepan qué es un lápiz…) casi siempre tengo que dar una segunda y a veces una tercera lectura. No porque seas ininteligible, sino porque a menudo, en la segunda lectura me pasa lo mismo que en la primera: me dejo intoxicar por el sabor o perfume que muchas veces tienen y la parte “mensaje” pasa sencillamente a segundo plano. Soy terriblemente autoindulgente en ocasiones, lo confieso.

    Gracias al comentario de la sirenita y tu respuesta es que me acabo de dar cuenta a qué te refieres con la idea central de tu post, que no es la primera vez que la planteas. Wow. Claro, por supuesto. Por eso el título, además…. no sé en qué estaba pensando.

    Si lo anterior no es suficiente, me temo que no podría comentar tu entrada en menos de 800 o 900 caracteres. Eso, naturalmente es una entrada y no precisamente breve. No puedo escribirla ahora. Prometo hacerlo alguna vez, por alguna vía. Sólo te adelanto que el problema para mí está o estaba en una de las palabras: sensación. Yo uso otra para nombrar lo mismo. Y que Charlotte tiene razón y es posible que en el fondo lo sepas. No, espera…. ¿Hume……….? […] ¡Aaaaaaah! ¡Claro!!! ¡Ya entiendo por qué le das vueltas! Corrección. 1500 o 1700 caracteres. [Smile].

  3. Ya que hablas de sensaciones te quiero hacer una pregunta pero necesito que la respondas sin pensar (¿serás capáz?) No, no, esa no era la pregunta, ahí va: Cuando recuperas esas sensaciones del pasado ¿te sientes mejor o peor?¿se vuelve el aquí y ahora, al menos por un rato, más brillante o, por el contrario la añoranza lo vuelve más gris?¿Se puede disfrutar de esos recuerdos?

  4. M,
    Cuando escribo no distingo muy bien, en un principio, entre sensaciones e ideas.Cuando se explica una sensación surgen ideas y cuando se explican ideas utilizamos o recordamos sensaciones.
    Hay veces que una sensación es el motor.Otras es una idea.Se sabe de dónde se empieza pero nunca adónde llegaremos.

    ¿Existen las ideas, allí, donde quiera que estén y nuestro único medio de expresarlas es a través de sensaciones sabiendo el carácter mutable de éstas, o es más bien que las ideas no son más que un reflejo/recuerdo de las sensaciones?

    Iñaki,
    Contesto sin pensar a tu pregunta y lo que viene a la cabeza no es ni añoranza ni disfrute. Lo que me sucede es que esas sensaciones del pasado se me aparecen como conceptos claros e inequívocos.No es que me tumbe a pensar en lo feliz que era de niño o cosas por el estilo, sino que frecuentemente me sucede que la explicación más clara de una idea se encuentra en sensaciones guardadas del pasado.La dificultad está luego en expresar eso con palabras y en la fiabilidad del recuerdo. Este último punto no me importa demasiado ya que lo esencial es cómo lo recuerdo ahora.

  5. Había oído que cuando envejeces y pierdes consciencia por desgaste llegan a ti los recuerdos de tu infancia lejana.
    No supe imaginarlo hasta que, por circunstancias ajenas a la entrada, me vi en una situación crítica clínica, cuando de repente recibí esas sensaciones en forma de recuerdos, imágenes olvidadas volvían como si del ayer tratáramos, las batas a rayas, los juegos, los amigos, la época.
    A medida que recuperé las vitales las imágenes se fueron desvaneciendo hasta el punto que jamás he podido recomponer el recuerdo en lugar y tiempo. Pero lo que no olvido es la realidad con que vivía esos extraños mensajes de la mente.

    Extraño en el Infierno

  6. Está bien, tú lo quisiste. Después, que nadie se queje. Haré lo imposible por ser breve y poco técnica, pero no prometo nada.

    El problema de Hume es que parte de la concepción del Hombre como un cuerpo. (El error básico del pensamiento occidental/materialista). De ahí entonces, que el concepto “sensación” se refiera casi exclusivamente a los clásicos cinco sentidos que nos enseñan en el colegio, o cuando mucho, a otras pocas sensaciones corporales.

    Pero no SOMOS un cuerpo. TENEMOS uno. Gran diferencia. Hace que todo cambie. Somos, seres espirituales, fantasmitas, pues. Como tales, tenemos la facultad de percibir tanto nuestro propio universo, como el universo físico a nuestro alrededor, como el universo de los demás. También podemos considerar cualquier cosa y postular, una palabra técnica que significa tomar una decisión que cambia el presente, como el pasado o como el futuro. Por ejemplo, postulo que soy tímida, por tanto desde ese momento lo soy y por tanto actúo como tal, independientemente de lo que piensen, consideren, digan o hagan los demás.

    Combinando estas tres facultades fundamentales, podemos acceder al conocimiento, podemos crear, podemos relacionarnos, podemos construír y destruir universos.

    Que utilicemos sensatamente estas facultades o las desperdiciemos miserablemente es un asunto de nuestras propias consideraciones.

    El término “percepción“, entonces, es el que uso en vez de sensación. Incluye las sensaciones físicas, pero también incluye la memoria, los recuerdos, las imágenes mentales y la emoción. Incluye también el pensamiento. Podemos percibir lo que pensamos y también lo que piensan los demás, de forma directa o a través de vías como la palabra, el arte o cualquier otra forma de comunicación.

    Ahora veo que me es imposible responder a tu pregunta sin ponernos primero de acuerdo en los términos. (Tan bien que iba….)

    Me fui a la RAE y veo que la definición de “sensación” que aplica es “Impresión que las cosas producen por medio de los sentidos”. Pero creo que tú implicas más que eso.

    Cuando hablas de “sensación” ¿te refieres a emoción? La emoción en mis términos es en parte el sistema que usamos nosotros, como seres espirituales, para regular el funcionamiento del cuerpo. Es lo que hace que algo se mueva o se pare en él. Por ejemplo, el miedo, prepara al cuerpo para salir corriendo; la ira, para atacar; la apatía, para morir… etc. Hay otras emociones que regulan otra clase de movimientos. Por ejemplo, la emoción de la estética nos prepara para algo parecido a salir volando… (esto es mitad en serio, mitad en broma). No voy a abundar en esto, ya que es un tema demasiado amplio.

    ¿O te refieres a percepción? Las percepciones, por otra parte, se han listado en 57. Incluyen los cinco sentidos y muchas otras como orientación en el tiempo, en el espacio, temperatura, posición del cuerpo, presión de la sangre, la propia emoción, movimiento exterior, equilibrio, afinidad (la medida del afecto/gusto/amor), realidad (acuerdo), comunicación, dolor, etc.

    La memoria, por otro lado, almacena en forma de imágenes mentales de TODO lo que hemos vivido y experimentado, segundo a segundo. Cada una de estas imágenes incluye todas las percepciones, la emoción y los pensamientos y conclusiones que las acompañaban cuando sucedió. Y nuestra capacidad de acceder a estos registros es muy variable.

    Una idea es un pensamiento, una consideración producida por nosotros y es lo más mutable y desaparecible que pueda existir. Una de las formas de “fijarlas” e impedir que desaparezcan es alterándolas. No sé si es a eso que tú te refieres….

    En tu entrada, en tu pregunta y en el comentario de Edu, se mezclan estos conceptos, desde mi punto de vista. ¿Podríamos aclarar/separar todo lo anterior antes de continuar?

  7. Eduard,

    Has olvidado el recuerdo pero recuerdas la sensación de claridad con que lo percibías.Prevalece la forma sobre el fondo.
    Creo que esto ocurre a menudo. Luego a medida que tratas de narrar lo que recordabas vas deformando, adaptando, adecuando o acercando el propio recuerdo.
    Pienso que lo que dices es lo que nos sucede casi siempre. Un recuerdo imborrable no es mas que una sensación como la tuya que luego transformamos por la necesidad de narrarlo o narrárnoslo.

    El octavo pasajero

    M,

    Me has puesto difícil la respuesta.
    No trataba yo de ser técnico en los conceptos.
    Lo que sí tengo claro es que lo inmediato es la sensación. La percepción es algo posterior que requiere de nuestra interpretación.Dos personas tienen las mismas sensaciones y pueden tener diferentes percepciones. Incluso uno mismo interpreta de manera distinta algo en momentos temporales diferentes.
    Por eso me refiero a sensaciones cuando hablo de algo que quedó claro y diáfano en el pasado.La percepción es inevitable que quede alterada por la interpretación que que le di o que le doy ahora.La percepción desde este punto de vista está relacionada con la creatividad.
    Sensación tal como yo la utilizo está emparentada con emoción y con impresión
    Con la idea es más complicado.
    La idea de Platón nos sirve para entender la posibilidad de una idea preexistente,despegada de las sensaciones.La idea de Hume depende de las sensaciones.Sin ellas no hay ideas.Todo procede del mundo que nos rodea.
    Platón desprecia el mundo que llamamos real pues lo considera un reflejo del verdadero mundo real de las ideas.Hume, por el contrario, no concibe nada que no provenga de nuestras impresiones.
    En esa lucha entre uno y otro nos movemos.
    La memoria almacena y nosotros desechamos y reelaboramos los recuerdos.
    Sensación-impresión-percepción-memoria-recuerdo-idea simple-idea compleja -idea abstracta.Esta sería la cadena que nos lleva a la elaboración de conceptos.
    Lo de que somos seres espirituales además de ser una frase bonita no dice mucho salvo que te refieras con ello al manejo de ideas.En ese sentido pienso luego existo sería espiritualidad.Hume que pasa por racionalista da ,sin embargo, gran importancia a cosas que no los son como las impresiones o las emociones.De ellas surge el recuerdo, del recuerdo la idea de la asociación de ideas las ideas abstractas.

    Si la espiritualidad se refiere a creencias ya estamos hablando de otra cosa por muy interesante que sea.

    Buff, aquí me detengo.Seguiré cavilando.

  8. Jamás olvidaré la sensación. Fue cuando la mili. Sonó diana y observé impotente como todos mis compañeros de armas se levantaban y vestían, con la rápida disciplina que se nos requiere en el ejército. Ante esta situación, me entró el pánico, no lograba moverme, ni un solo músculo, no podía respirar sin dificultad, algo grave ocurría, sin embargo veía a mis compañeros, e intentaba llamar su atención sin éxito, pues allí todos perdían el culo para no formar tarde con el riesgo que conllevaba el hacerlo, riesgo de castigo, de calabozo, de la negativa del permiso de fin de semana que llevas esperando dos meses. La sensación de desesperanza, la taquicardia del corazón a consecuencia del espanto, eso se grabó a sangre y hierro.
    Horas más tarde, volvió a sonar la diana. Esta vez además de oírla me levanté junto a mis compañeros militares, pero sin sacarme de encima el recuerdo de la sensación de ahogo e impotencia, permíteme repetirme.
    Fue la respuesta de un matemático quién me saco del estado angustioso que me había dejado la experiencia. Las respuestas de los matemáticos suelen ser concisas y simples.
    Lo soñé. Soñé que soñaba diana, soñé que me despertaba, pero no soñé que soñaba, lo más significativo para salir del trance.
    Al soñar que despertaba, casi palmo del susto, pues era eso, un mero sueño, pero vivido, tanto que la sensación quedó impresa en mi memoria; a diferencia de la historia, de la cual ya olvide hasta los rostros de mis compañeros de armas.

    David Cassidy

  9. Siempre me he preguntado porqué los profesores de filosofía adoran tanto a Platón. (por lo menos el mío lo hacía)
    El mundo de las ideas de Platón tiene un pase como teoría, pero la Républica ya es otro cantar. Me iba decepcionado a medida que lo leía. Luego llegó Santo Tomas (al que rechazé antes de que abriera la boca), la fuerza de Nietzsche me atrajo inmediatamente y cuando me cansé de él fui a refugiarme en Hume, Locke y más tarde en Sartre…
    Por dónde iba? Ahh las sensaciones. No, yo no, yo dije ya lo que tenía que decir. Para una cosa que tengo clara en esta vida…

  10. Eduard,
    Lo que nos produce una gran impresión puede llegar a desaparecer.La impresión no.Con los sueños pasa a menudo.
    Podemos recordar , por ejemplo, una sensación de paz sin recordar exactamente todos los detalles que nos la produjeron.

    Sé que lees a Primo Levi. Sus libros son un gran tratado sobre la memoria, los recuerdos, las sensaciones, las impresiones y las percepciones .

    Pat Garret

    Charlotte,
    No se trata de adorar a Platón. Se trata de reconocer que con él empezó todo y que el mundo actual no sería como es si Platón no hubiese existido.
    Creo que todo el mundo debería introducirse en la filosofía a través de Platón.

    Me alegra que tengas al menos una certeza.No es nada fácil.

  11. J, lo sabía. Demasiados términos. Siempre me excedo, me dejo llevar, se me va la mano…..

    OK. Vamos por parte. Volvemos al principio.

    [Lo de que somos seres espirituales además de ser una frase bonita no dice mucho salvo que te refieras con ello al manejo de ideas.]

    No sé a qué podrás referirte con que “no dice mucho”. Si para ti no es mucho el determiar a qué corresponde la esencia humana, pues no sé… creo que me he perdido de algo importante. Y sí. Por supuesto que eso tiene TODO que ver con el manejo de las ideas. ¿Con qué más?

    [En ese sentido pienso luego existo sería espiritualidad]. ¡Claro! No podría creer que tú creas la patraña de que son las neuronas “quienes” piensan, “quienes” hacen que exista el pensamiento.

    Si la espiritualidad se refiere a creencias ya estamos hablando de otra cosa por muy interesante que sea.]

    En este caso, no se refiere a creencias, si no, no sé por qué lo habría mencionado. Se trata simplemente del punto de partida de la concepción humana. Qué es. Esto es totalmente clave, fundamental, para poder entender y ponernos mínimamente de acuerdo en conceptos comunes para poder entablar siquiera una comunicación.

    Si somos cuerpos, entonces, por supuesto que todo lo relativo a impresiones de los sentidos, incluso a la discutida memoria celular tendría preponderancia sobre todo lo demás. Esta concepción pone entre rejas muchas de las capacidades que tenemos. Especialmente la de crear y la de ser autodeterminados. Nos animaliza.

    Si, por otro lado, podemos ver que somos alguna clase de energía o fuerza vital o como quieras llamarle, incluso pensamiento puro (es otra forma de verlo, aunque yo le haya llamado “fantasmita”) que puede (o podría en teoría al menos, para no ponértelo tan difícil) existir y ser consciente de si misma y de lo que le rodea, independientemente del cuerpo, entonces el punto de vista es totalmente diferente. A eso me refiero cuando digo: no somos un cuerpo, tenemos un cuerpo.

    Charlotte, adoran a Platón porque nos habla de Sócrates. Claro, es mi opinión como estudiante, no profesora de Filosofía.

    Edu, hay sueños que son sueños y otros que no lo son. Son otra cosa, recuerdos quizá…. mezclados desordenadamente con percepciones del presente.

  12. M, ahora te has expresado como un libro abierto. Lo he entendido hasta yo.
    Te admito que cuando empiezas a escribir tecnicismos y a numerar pasos ya me pierdo en terminologías, pero esta vez palabra por palabra han ido asentándose una a una en mi cabeza.

    Well done!

  13. J, Platón solo abre las puertas, en realidad es Aristóteles su discípulo el que consigue ir más allá al no separar las ideas de las cosas.
    Lo verdaderamente existente no son los “reflejos” de las Ideas, sino los entes individuales, captados por la inteligencia y en los que reside el aspecto universal.

    Aunque ahora que lo pienso esto contradice mi primer comentario.

  14. Charlotte,

    Platón abrió las puertas para que pasara por ellas Aristóteles. De la misma forma Sócrates se las abrió a Platón.
    Se dice que Aristóteles dijo:” Soy amigo de Platón pero más amigo de la verdad”

    En vez de preguntarle a alguien:”¿Estudias o trabajas?” también le podríamos preguntar:”¿Aristotélico o platónico?”

    Contradecirse es absolutamente necesario. Quien no se contradice nunca o miente o no es humano.

  15. M,

    Siento que hemos llegado a un callejón sin salida.
    Cuando escucho cualquier teoría que habla de energía desconfío al instante.
    La palabra cosa se usa en español como comodín de cualquier cosa.(Valga la redundancia.) La ventaja es que casi siempre podemos sustituirla por la palabra adecuada.Es, incluso, un buen ejercicio.

    La palabra energía también se utiliza para designar cualquier cosa. En este caso nos encontramos con el problema de que es imposible sustituirla por el concepto adecuado pues éste o se desconoce o directamente no existe.
    Quienes creen en la existencia de esa inefable energía, sea del tipo que sea, obligan a los demás, cuando les escuchan a realizar un acto de fe para poder seguir hablando.

    Tú me lo complicas aún más pues no sólo hablas de energía sino de conceptos tan difíciles de digerir como esencia humana o pensamiento puro.

    Entiendo por dónde vas en lo que dices, pero sinceramente creo que no se sostiene racionalmente.Con esto no quiero decir que sea mejor ni peor.Lo que no se puede es mostrar como racional lo que es otra cosa. Llámalo creencia, intuición, revelación, iluminación o como quieras.

    Yo no me río ni desprecio la teología, por ejemplo.Es más ,me interesa pero hay que reconocer que trata de un tema del que nadie CONOCE nada.

    Lo mismo me sucede con lo que planteas.Me interesa y sigo con atención lo que planteas.Pero sigo pensando que no se sostiene racionalmente.Exiges al que te escucha que te crea.
    Una energía que pueda ser consciente de sí misma independientemente del cuerpo es una entidad en la que hay que creer.Tú puede que estés convencida de su existencia pero entiende que el que te escucha ha de creerte.

    Estás hablando de algo que puede ser o no ser.Eso es una contingencia.No se puede basar la esencia humana en algo contingente.

    Eso es lo que creo.

  16. Parece que la desconfianza es mutua. Sólo quería indicarlo para comenzar.

    Por ejemplo, luego de leer tu comentario tres veces, a mí se me hace un poco difícil creer que “Me interesa y sigo con atención lo que planteas”, si al mismo tiempo comienzas diciendo que sientes que hemos llegado a un callejón sin salida, más adelante, que desconfías al instante de las teorías que emplean palabra energía (me pregunto si esta desconfianza incluye por ejemplo la teoría de la relatividad) para terminar diciendo que mi planteamiento no se sostiene racionalmente y que “exijo” a quien me escucha que me crea…….

    Por mi parte, no me interesa perder el tiempo conversando ni mucho menos discutiendo sobre cosas irracionales. Por lo menos de acuerdo a mi definición de irracionalidad. Me gustaría, como bien sabes, conocer la tuya.

    No me interesa tampoco el tema de la teología. No sé de dónde sacas eso. Yo pensaba que el tema era la sensación y la idea. Eso no tiene nada que ver con teología.

    Sin embargo, a mí me parece clave para poder dilucidar algo, para lograr algo más que bla bla, el ponerse de acuerdo en los términos que se emplean. Esto es elemental. Para comenzar: qué es una idea, qué es una sensación, quién o qué es el creador (y/o el reproductor) de las ideas y de las sensaciones…..

    Mi lógica (puedo estar equivocada) me dice que cuando alguien se pregunta cosas del tipo de las que tú te preguntas, es porque espera obtener una respuesta. Para mí sería sumamente irracional el esperar obtener una respuesta en contra del convencimiento profundo de que no hay respuestas o de que son kantianamente incognoscibles.

    No lo son. A menos que así lo consideremos.

    No tengo la menor idea, sólo puedo imaginar, qué entiendes por energía que te hace desconfiar. Me gustaría saberlo. Sabes que me interesa el tema sobremanera, pero si en tu caso se trata simplemente de preguntas retóricas, pues te he malinterpretado y me he equivocado esta vez. No será la primera ni la última.

    Sin embargo, tienes razón en algo, la palabra energía es técnicamente incorrecta en este caso. La utilicé por ser un término más o menos común y para evitar meterme en mayores complejidades. Al final es muy simple todo. El problema es que el camino a la simplicidad está minado de conceptos cargados con experiencias desafortunadas, a veces hasta con traiciones, está plagado de datos falsos y de datos claves omitidos. Pero de que se puede alcanzar esa simplicidad de comprensión, se puede. No pretendo que me lo creas en lo más mínimo, pero sólo tienes una forma de averiguarlo.

  17. Como la montaña ni se acerca por los lados del pobre Mahoma…. me fui a tu blog map, cerré los ojos, hice muchos círculos con el ratón y éste fue el post que me tocó cuando paré. Así que obedientemente, acato los designios del destino, vecino.

    No he leído lo que dice el Sr. Hume, pero es muy posible que tenga razón. Primero la sensación y luego el pensamiento….. mmmm… espera, no te vayas, vecino, escuché una conferencia hace unos meses que hablaba exactamente de ese tema, por aquí la tengo, por aquí debe estar….Ah, sí! Aquí está.

    Así es, vecino. Toda idea, todo pensamiento está precedido por una acción física, con una única excepción, pero no entraré ahora en la excepción, ya que es precisamente una excepción. Así es, tienes algún tipo de contacto primero con el Universo Físico a través de una percepción, sea esta agradable o desagradable, y luego vienen tus conclusiones y consideraciones respecto a lo que has percibido. ¡Bien hecho por encontrarlo por ti mismo! Es interesante porque hay un tercer factor que es la emoción, pero tampoco entraré en ello.

    Simplemente quería, como tú dices, una excusa para pasar por aquí y darte un beso.

    Dulces sueños, vecino querido.

    Scheherezada

  18. PS: Tal vez no me lo creas, pero como cosa muy inusual, simplemente leí tu entrada y te escribí. No leí los comentarios. Ahora que acabo de hacerlo, me doy cuenta de que posiblemente éste era el post menos apropiado para escribirte. Pero qué le vamos a hacer… ya sabes, el destino es el destino. Resignación, vecino querido, resignación.

  19. Hume viene a decir que el conocimiento bebe de dos fuentes:las impresiones y las ideas.Las primeras son experiencias directas y las segundas no son más que recuerdos de las impresiones.La combinación de esas ideas por el cerebro dan lugar a creaciones que en la realidad no existen.

    Gracias por el beso.

  20. Una amiga común me invitó a ver “Una Historia Verdadera”, estoy impresionada aunque sólo van 36 minutos. Le pedí un receso porque “algo” me dijo que viniera a verte. Y voila! Estamos de acuerdo el Sr. Hume y yo, vecino, excepto, naturalmente por aquello del cerebro. ¡Qué idea más absurda! No es el cerebro. Somos NOSOTROS quienes hacemos la combinación y la creación.

    Hay más de donde salió ese, vecino. Regreso al cine.

  21. Espero que la impresión continuase después de los 36 minutos.
    Ni nosotros ni el cerebro, dejémoslo en nuestro cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s