Pensamientos oscuros a la luz del día

Ella dijo que se marchaba y yo no lo creí. Ella nunca miente y se fue. La verdad de sus palabras cayó sobre mí y desde entonces quiero vivir desterrado en la mentira. El otro día me detuve en medio de la calle sin saber por qué. Parado, mudo y quieto comprendí. La luz no es luz si no la miras. Los ojos cerrados viven al margen de cualquier verdad. Los pasos dados en el aire no son nada. Son un minúsculo salto en el vacío que nos deja siempre en el lugar de partida. Ir más allá requiere intención, tierra y ojos abiertos. En medio de la calle vi cristal, hierro, asfalto y cemento. En medio de la calle me vi a mi pisando fuerte el suelo bajo mis pies. La verdad que nos rodea se mostró en parte y desde entonces la persigo. No duermo por temor a perder la vista, no hablo para evitar que las palabras escapen de mi garganta para no volver. Camino sin parar, escapando del túnel, aferrándome a la idea de que todo está siempre un paso más allá, de que nada queda detrás de la mirada. El pensamiento es acción. Yo sin él no soy yo. Menos que una mota de polvo, menos que una piedra del camino, menos que una gota de lluvia. Menos que ayer. Menos que nada.

Ella me dijo que la buscara y yo cerré los ojos. El recuerdo nunca encuentra nada. Sólo busca refugio. Los refugios son lugares fuera del tiempo. Son el útero agobiante que siempre acaba por ahogarnos. Tarde o temprano tenemos la necesidad de asomar la cabeza, de escapar de aquel agujero al que nunca deberíamos volver. La vuelta es siempre cobardía. Tentadora y engañosa. Seduce con su apariencia tranquila, como esconder la cabeza bajo las sábanas. Negar la luz del día no crea la noche. El día es día más allá de nuestra ilusión. Los días pueden ser oscuros y las noches blancas. Nosotros habitamos sus luces y sus sombras.

El tiempo no cesa y lo sabemos. La vida se nos escapa de las manos y, a pesar de todo, las abrimos. La verdad nos aguarda y hacemos todo lo posible por olvidarlo. Miramos al sol con los ojos abiertos y nos cegamos. La verdad hay que mirarla con cuidado. La verdad siempre busca caminos oscuros. Nos gusta pensar que resplandece pero prefiere habitar las zonas oscuras del alma. Lo oscuro está ahí, al alcance de los ojos bien entrenados. Lo oscuro es oscuro porque no lo vemos. La verdad no es luz. Es oscura como piedra negra. La luz está en nuestra mirada.

Ella dijo que se marchaba y yo la seguí.

7 comentarios en “Pensamientos oscuros a la luz del día

  1. Anna dice que de las dos, yo soy la valiente y ella no. Yo pienso que eso es relativo, pero en este caso reconozco que se requiere de cierto valor para venir acá y dejar un comentario. El amigo que quizá tuvo en algún punto algo que ver con esta entrada dice que lo más inconfrontable para un ser es el ridículo. Dice que incluso algo como la traición es mucho más palatable. Es muy posible que sea cierto, de ahí la valentía… No pude evitar regresar a pesar de haberme despedido ya. Anna se armó de paciencia hace un rato y comenzó a explicarme tu entrada como si fuera una niña de cinco años. Entonces se me encendieron los ojos y se iluminó lo que tus dedos sembraron, negro sobre negro. Ahora me parece transparente y luminoso. Sólo quería decírtelo. Y que me alegra ver y ver lo que veo.

    Gracias por la canción, los buenos deseos y la luna. El frío y la nieve se empeñan en huír de mí, desde los tiempos de Africa mía y esta Navidad no será la excepción. Es un consuelo, en todo caso, pensar que la tuya posiblemente sea blanca. No me extraña que aún la veas lejos si ni siquiera nieva en tu blog. Brindaré por ti en Nochebuena con champagne, vecino, como debe ser. Hasta pronto.

  2. Me tranquiliza saber que pese a que pueda desaparecer durante algunos meses tu siempre sigues aquí cuando vuelvo. Siempre con el listón alto sorprendiéndonos con nuevas delicias musicales.
    Un abrazo
    S

  3. K,
    Gracias por tomarte la molestia de escuchar detenidamente lo que Anna tenía que decir. Las palabras a veces salen a borbotones y cuando eso sucede, a mi me gusta dejarlas salir. En estos casos yo también acabo releyéndome. Para hacerlo me pareció perfecta esta increíble canción.

    Te guardaré un poco de nieve.(Aunque sea en una foto)

    Auniveau,
    Me tranquiliza ver que hay vida y novedades en tu blog. Entre tus últimas entradas y las anteriores sólo median un par de líneas. Ahí ya no entran meses ni días ni horas.
    Me gusta mucho Russian. La estoy escuchando ahora mismo.
    ¿Por qué si existen estas músicas tenemos que aguantar tanto bodrio? Es triste.
    Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s