Aquí y ahora

Se acerca el fin del verano, al menos para mí.Quedan atrás días que no volverán.Mucho se habla de  utilizar este tiempo para desconectar, para descansar y, cómo suele decirse, para cargar las pilas y así enfrentarse  con renovadas fuerzas a la rutina de las tres cuartas partes del año.Yo he cargado las pilas pero me las he debido dejar olvidadas.Me invade una infinita pereza.

Me gustaría ser un niño en momentos como éste.Son los únicos capaces de disfrutar de la vida a cada instante. No importa lo que les depare el mañana. Viven anclados en el hoy, en el aquí y ahora. Estas fotografías pretenden ser ser aquís y ahoras.Como, en realidad, ya no soy un niño, las veo y no puedo evitar ir más allá de los colores, de las luces  y  de las sombras.Soy un tramposo.Los niños no necesitan hacer ni ver fotografías.

PD: Thanks K.

Si las piedras hablaran

e-1 e-3 e-2 e-4 e-6 g-1 g-2 g-3

Son días de sentimientos, no de pensamientos.El camino del corazón se abre paso entre neuronas dormidas.Hoy he vuelto a recorrer estos caminos y he vuelto a sentir lo mismo: olvido y paz.No sé qué tienen que me absorben. Consiguen extraer de mi hasta el último recuerdo. Me disuelvo entre la tierra y el cielo, veo con el gran ojo de los girasoles, bebo del agua que riega los maizales y me asomo entre el trigo a la luz y los colores.
Hace calor, pasan cabizbajos los peregrinos y yo me asombro de que sólo miren al suelo.Prefiero tomar senderos solitarios, donde las hormigas, las libélulas y alguna mariposa blanca comparten conmigo la tierra seca y el aire caliente.

Ayer y hoy, atardecer y mañana, me he topado al final del camino con estas piedras cargadas de siglos a sus espaldas.Sólo la luz las vestía y yo, como un tonto, me he quedado contemplándolas.

Si las piedras hablaran, ¿qué nos contarían?

Tormenta de verano

m-83-2

Me gustan mucho las tormentas.Más en verano.Más todavía en el campo.El calor aprieta, el aire se hace irrespirable y ansiamos la llegada del agua refrescante. Se vislumbra un relámpago  a lo lejos.Contamos los segundos que tarda en sonar el trueno y luego lo multiplicamos por 340.La distancia es cada vez menor.Las nubes negras, cargadas con el agua prometida, se resisten a derramarla sobre la tierra sedienta.El día se hace noche en unos minutos y el espectáculo da comienzo.

Hoy, al ver que la tormenta se acercaba, he hecho algo diferente.Al sentir que ya llegaba, me he sentado a esperarla frente a una pared blanca.El sol le daba de lleno.Hacía daño mirarla.La luz de la pared cambiaba. No hacía falta levantar la vista  hacia el cielo.Quería plasmar el momento previo al agua.Difícil explicar con palabras los colores.Diferentes tipos de blanco,grises, azules y sombras que aparecen,primero a medias, después trasformando los brillos en mates,finalmente resaltando los colores.Si no se ve el antes y el después no se comprende. La luz es más luz gracias a la sombras.Blanco resaltado por el negro.Colores transparentes.

El agua llega y arrasa con todo. Durante unos minutos todo pierde su color.Todo es monótono. La luz  es igual en todos los rincones.Es un paréntesis de agua. Cuando deja de caer la lluvia y el sol asoma de nuevo entre las cansadas nubes, vuelve a reinar la luz, otra vez distinta.La tierra, la hierba, las plantas y las flores respiran aliviadas.Todo huele distinto.

Miro la pared de nuevo y brilla como antes.La tormenta que llega está ahora atrapada en la cámara.Ya se ha ido pero la tengo.El agua está a punto de caer, sólo falta un segundo.En la fotografía no hay tiempo y ese segundo siempre será eterno. Nos queda la luz para mirarla.

Los restos del día

m-51-1 m-80-1 m-126-1 m-75-1 m-60-1 m-89-1

El gato quiso quedarse a vivir en la casa. Su intención no fue suficiente.Cuando tuvo el estómago lleno su voluntad se debilitó y cayó en la tentación de seguir camino.Ahora cuando nos visita sé que es su estómago quien manda.Ya no me hago ilusiones sobre sus intenciones.

Las horas escondidas de un día de verano.El amanecer que puebla de luces la oscuridad. Un cazador furtivo, oculto en la sombra,atrapa la luz que asoma de la nada.

Luz, colores sobre un fondo blanco.Nadie se sienta en el banco.De pie, embobados, asistimos a un teatro de sombras.

Acaba la jornada, la brisa mueve las hojas de los árboles.El sol escapa, no desaparece.Permanece más allá de las montañas.Sueño con ser el gato con botas y de salto en salto perseguir al sol que nunca se pone.

La casa en ruinas sólo habla de un pasado del que yo ignoro todo.Me acerco e imagino escuchar las voces que la habitaron Yo sólo veo en ella proyectos.Espacios nuevos  y pasos que los recorren.¿Qué es una casa vacía? En todo caso pasado, tal vez futuro ,pero de presente no tiene nada.

Tiempo detenido.Sol de mediodía.Como pintar un cuadro en el que quieres quedarte para siempre de espaldas al mundo y a la vida.

In the garden

m-1a m-3am-1a m-8a

In the garden es una canción extraordinaria de Van Morrison.Es muy espiritual.Mi jardín, para mí, también lo es en cierta manera.Cuando estoy en mi jardín me acuerdo muchas veces de ella.Es aquí donde paso muchas horas del día.Me da luz y me da sombra,calor y fresco.En verano me regala cerezas,ciruelas y albaricoques.En invierno la nieve le sienta muy bien.

Tiene muchos rincones.Dependiendo de la época del año busco uno u otro.Debajo del almendro las novelas son más novelas y junto al nogal las conversaciones no acaban nunca.De día los colores se adueñan de los ojos, de noche no hay más remedio que levantar la vista  y contar las estrellas.

El jardín no tiene límites, donde acaba empieza el amarillo que se extiende hasta donde alcanza la mirada.Poder mirar y no aburrirse nunca de hacerlo ocurre pocas veces.

Las fotografías que acompañan estas líneas no están ahí por ser mejores o peores. Son simplemente las primeras que tomé al llegar este verano.Así me recibió.Desgreñado y seco.Así lo muestro. Hoy tengo ganas de desvelar secretos.

No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature
And the father and the
Son and the holy ghost
In the garden wet with rain
No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature and the holy ghost
In the garden, in the garden, wet with rain
No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature
And the father in the garden

Días de fotos

amanecer1 amanecer-21 barandilla-2 banok mar playa-2 puente-2 lamparafarolas mar-2coche

Caminar observando lo que ocurre a nuestro alrededor. Las horas del día transcurren sin descanso. Los colores cambian, la luz distinta, ajena a nosotros, nos envuelve. Cerramos los ojos para no verla, para saber qué sucede en la oscuridad. Podemos ver dentro de nosotros porque también allí un destello ilumina. Entendemos la luz porque  concebimos la oscuridad, lo mismo que comprendemos la vida porque sabemos que existe la muerte.

http://jusamawi.deviantart.com

La luz de Hopper

krsl2

Hay imágenes que sugieren.Otras no.Ese es su problema.Casi nunca coincidimos en aquello que nos dicen.A mi, por ejemplo, lo que casi siempre me atrapa es la luz.La luz, lo que percibimos a través de ella es dificil de expresar.Simplemente uno se encuentra bien en ella.Viene a ser lo mismo que pasa con la belleza:no necesita ser explicada.Por eso, al sacar una fotografía o al pintar un cuadro lo fundamental para mi es atrapar la luz.Nada evoca más. Todos somos sensibles a los cambios de luz y nuestro estado de ánimo suele estar relacionado con ella.Tomemos un cuadro de Hopper por ejemplo.Sé que siempre se habla de la soledad que emana de sus pinturas.A mí lo que más me gusta de sus cuadros es que me encuentro bien en ellos, no me importa que el motivo sea desolado o incluso triste.La luz que crea me produce una imperiosa necesidad de estar allí.El ambiente se me hace sereno y hay siempre un ensimismamiento en sus pinturas que no deja de atraerme.La soledad de Hopper es atractiva.Tal vez sea  dificil de comprender, pero es lo que siento.Sus cuadros no me producen tristeza ni desasosiego. Todo lo contrario: calma, serenidad y distancia.

La fotos que acompañan esta entrada no son  cuadros ni son de Hopper.Las hice yo hace ya tiempo. El tiempo pasó, la luz permanece.Me da igual si tienen o no el nivel de nitidez adecuado o si la modificaciónes que les hecho para “pinturizarlas” son convenientes.Lo que me hace mirarlas es la luz.He emborronado adrede a las personas que aparecen.Me gusta que pierdan realidad.Son entes individuales que simplemente existen, están allí solos, cada uno dentro de sí mismo.Es como si yo pudiera pasear entre ellos y ninguno se percatara de mi presencia.Quiero estar allí y quiero estar solo, aunque esté rodeado de esas figuras que no son más que parte del decorado.No me gustan especialmente las imágenes que nos hacen perder la concentración al tener que fijarnos en infinidad de detalles.No me gusta que me expliquen un cuadro o una fotografía desvelándome el significado de los muchos símbolos que están allí escondidos .Me gusta quedarme boquiabierto, no poder retirar la mirada, pero no por un detalle en concreto sino  por la impresión, por la atmósfera, por algo abstracto que transmite.Casi siempre resulta que ese algo que me obliga a permanecer absorto es la luz.Que Hopper y sus admiradores no eleven sus gritos al cielo  pero mirando estas fotografías me he acordado de él.Pido perdón por adelantado por mi osadía.

8_by_jusamawi2

http://jusamawi.deviantart.com

Impresiones

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Quiero atrapar el color del atardecer  Equlibrio imposible entre día y  noche, luz que muere y resurge a la vez,  dorado y  verde de la tierra que lanzan su último destello,  sombra agazapada del tiempo que agoniza, oscuridad azul que amenaza con envolver en sombras negras lo que antes palpitaba, silencio que sin ruido se apodera del mundo. El día acaba, el día muere. La noche nos invade el alma, nos asusta  y nos acoge también.

 

Nostalgia del niño perdido  Hace un año pisaba estas piedras por última vez. Hace un año el sol brillaba igual que hoy. Sentado en el atrio, refugiado en la sombra de mi niñez, el tiempo se para a mis pies . Toco los árboles que me vieron crecer, bebo el agua que apagaba mi sed. Cierro los ojos, la música suena lejana y oigo las voces que un día surgieron para no volver. Hace un año aquí me quedé. Hoy he vuelto y no soy el mismo de ayer. Busco al niño que solo jugaba y reía sin saber por qué. Las calles desiertas me hablan de un mundo que ya se fue. Todo inmutable y distinto a la vez. Pasado de un alma tranquila que hoy puedo entrever. Luz que ilumina el sueño de mi niñez. Viaje en el tiempo que me permite ver a aquel que fui y que nunca volveré a ser por mucho que pise estas piedras una y otra vez.