In the garden

m-1a m-3am-1a m-8a

In the garden es una canción extraordinaria de Van Morrison.Es muy espiritual.Mi jardín, para mí, también lo es en cierta manera.Cuando estoy en mi jardín me acuerdo muchas veces de ella.Es aquí donde paso muchas horas del día.Me da luz y me da sombra,calor y fresco.En verano me regala cerezas,ciruelas y albaricoques.En invierno la nieve le sienta muy bien.

Tiene muchos rincones.Dependiendo de la época del año busco uno u otro.Debajo del almendro las novelas son más novelas y junto al nogal las conversaciones no acaban nunca.De día los colores se adueñan de los ojos, de noche no hay más remedio que levantar la vista  y contar las estrellas.

El jardín no tiene límites, donde acaba empieza el amarillo que se extiende hasta donde alcanza la mirada.Poder mirar y no aburrirse nunca de hacerlo ocurre pocas veces.

Las fotografías que acompañan estas líneas no están ahí por ser mejores o peores. Son simplemente las primeras que tomé al llegar este verano.Así me recibió.Desgreñado y seco.Así lo muestro. Hoy tengo ganas de desvelar secretos.

No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature
And the father and the
Son and the holy ghost
In the garden wet with rain
No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature and the holy ghost
In the garden, in the garden, wet with rain
No guru, no method, no teacher
Just you and I and nature
And the father in the garden

86 comentarios en “In the garden

  1. K,
    De nada. No exagero en absoluto. El complejo es inevitable, no es una frase hecha.

    M,
    1. Es imposible no tener una lista de pendientes. Luego es un placer ir tachándolos uno a uno.
    2. Lo innombrable tiene al menos un cuerpo a su disposición. Úsalo.
    3. Esa carta encierra un tesoro.
    4. Gracias.

  2. Septiembre me trajo a “In the garden” sin remedio. No tuve dudas (ni certezas). Refugio con aroma de avellanas y música recreada, a medida.
    Aquí llueve, desde hace días… sin embargo el limonero en mi jardín intenta consentirme.

  3. En mi jardín el granado se quedó sólo. ¿Qué será de él?
    Aquí ha vuelto el sol por unos días pero ya la calle está llena de niños que van a la escuela con sus libros nuevos. Las tardes se van haciendo cada vez más cortas y, lo peor de todo, el despertador se ha adueñado de mi mesilla. (No sabes cuánto lo odio).

    Disfruta de tu limonero y sé una niña consentida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s