La taza de té caliente

Despertó en medio de un bosque tumbado sobre un charco de sangre. Lo primero que hizo fue palparse todo el cuerpo pero no encontró ninguna herida. No recordaba absolutamente nada. No podía entender cómo había llegado hasta allí. Trató de recordar. Se le hacía imposible. Un muro infranqueable se alzaba ante él. De repente, como un relámpago en una tormenta, se hizo la luz durante una décima de segundo. Ese chispazo sólo le permitió ver la imagen de una taza de té caliente. Se vio a sí mismo en un café. Sentado solo ante una mesa. Eso fue todo. A partir de ahí, nada. El instante de luz se desvaneció y todo volvió a ser opaco.

Aterido de frío, asustado y con la ropa empapada de sangre intentó pensar con claridad en medio de la oscuridad de la noche. Los árboles y un sin fin de ruidos nocturnos le atenazaban. Era incapaz de levantarse. Trató de calmarse. Oyó claramente el ulular de un búho pero no pudo verlo. Fue un sonido terrible. Sonaba desesperado. Parecía un grito de muerte. Se percató de que estaba temblando. Miró sus manos manchadas de sangre y el asco y el miedo le permitieron al fin erguirse. Una vez de pie comenzó a andar entre los árboles del bosque. No sabía dónde estaba. Cualquier dirección era posible. Siguió andando por el camino que marcaban sus pasos. Las ramas mecidas por el viento parecían hablarle. Imaginó voces. Intuyó caras escondidas entre las sombras y supo que estaba perdido a merced de la noche y los sonidos que la pueblan. Echó a correr, pero cada paso que daba le internaba en un bosque más y más profundo. Saboreó el amargo sabor del miedo. Quiso despertar de aquella pesadilla. Soñó en un mundo poblado de luces, voces y olores reconfortantes. Se detuvo entonces. Miró el mundo oscuro y real que le rodeaba y supo sin lugar a duda que estaba completamente solo. Toda la sangre del mundo alimentaba aquel lugar negro y profundo. Todos los recuerdos habían huido. En un claro del bosque se detuvo, miró a lo alto y allí no había nada. Ni estrellas, ni luna. Todo era negrura. Se dejó caer al suelo y lloró como nunca antes lo había hecho. Lloró hasta que no tuvo más fuerzas. Lloró hasta quedar dormido en ese claro sin luna.

No pudo soñar y despertó. Comprobó sin asombro que el mundo había desaparecido. Ya nada era. Ya nada estaba. No había bosque, no había árboles, no había tan siquiera sangre. Silencio sin luz. Tan sólo olvido.

Se levantó y caminó. Caminó eternamente tratando de hallar un horizonte. A la vuelta de un recodo imaginario encontró una taza de té humeante. La agarró con fuerza, lloró otra vez. Vivió, desde entonces, aferrado a su recuerdo.

2 comentarios en “La taza de té caliente

  1. Una taza de té, una copa de vino, un libro, una foto, una melodía propia, ganada. En cualquier caso la búsqueda de algo a que aferrarse, que nos rescate.
    ¿Qué sucede cuando es en vano? Cuando detrás de lo tangible, de algo concreto y familiar ya no queda nada…
    Me atemoriza la idea de perder la capacidad de soñar.

  2. Buscar nunca es en vano. El problema reside en saber cuál es el motor de la búsqueda. Si es la curiosidad, adelante. Si es la necesidad de un asidero, entonces se vuelve peligrosa.
    Con soñar sucede algo parecido. Soñar es necesario. Vivir en sueños no.
    El que ni busca ni sueña está muerto o es dios y desde nuestro punto de vista es exactamente lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s